Efectos del estrés sobre el cerebro

El estrés se ha convertido en una parte muy integral de nuestras vidas. Tanto es así que casi nunca nos damos cuenta de que estamos estresados, hasta que la tensión comience a entrar en erupción en forma de problemas de salud física. Puede comenzar como un simple dolor de cabeza o malestar estomacal y puede progresar a la fiebre e incluso provocar un ataque al corazón o un derrame cerebral. ¿Cómo es posible que el estrés pueda causar tales daños colaterales dentro de nuestro cuerpo, a pesar de que tratamos de ignorarlo? Parece que el estrés tiene mucho que ver con el cerebro humano y puede afectarlo significativamente.

Efectos del estrés sobre el cerebro a largo plazo

Daña las células cerebrales
El estrés libera la hormona de glucocorticoides en el cerebro que debilita gradualmente las células cerebrales y finalmente las mata. La adrenalina es liberada durante el estrés, lo que nos agita y nos confunde. Cuando esta adrenalina no se gasta, puede resultar en una producción excesiva de glucocorticoides. En un estudio reciente llevado a cabo en ratas de laboratorio, fueron revelados los siguientes resultados. Examinando los animales, un alto nivel de GC fue causa de las células cerebrales dañadas del animal. La probabilidad que unos resultados similares aparezcan en los seres humanos, es alta; y es más probable si se permite que la tensión persista durante un período prolongado de tiempo.

Debilita la memoria
Un aumento prolongado en los niveles de glucocorticoides debilita la memoria, porque hace difícil para las mayores terminaciones nerviosas conectarse con las células cerebrales nuevas. También hace que sea cada vez más difícil de transmitir información de ida y vuelta, lo que provoca la pérdida de memoria a corto plazo. Esta es una de las razones que induce a la aparición de la demencia y la enfermedad de Alzheimer en las personas.

Reduce el tamaño del cerebro
El estrés afecta al cerebro, causando que la región del hipocampo se contraiga durante un período de tiempo. Esta condición es más frecuente observada en las víctimas de traumas y violencia. La reducción de tamaño del cerebro hace que sea difícil para las personas concentrarse y recordar los hechos. También influye en sus habilidades motoras y hace que sea difícil para las personas planificar el futuro.

Obstruye la circulación sanguínea
El estrés puede reducir drásticamente la circulación de sangre en el cerebro, lo que aumenta las posibilidades de sufrir un derrame cerebral. Los nervios y las venas comienzan a contraerse o apretarse juntos, obstruyendo el suministro de sangre, oxígeno y nutrientes al cerebro, lo que retrasa la capacidad del cerebro de curarse más rápido.

Aumenta el riesgo de ataques cardíacos
Igual con la cantidad insuficiente de sangre que se distribuye en el cerebro, mientras sufre de estrés, llega menos volumen de sangre al corazón para volver a bombear. Esto puede comprometer seriamente el equilibrio del corazón, privándolo de oxígeno y sangre. Puesto que el cerebro consume el 20% del oxígeno total necesario para el cuerpo, si el cerebro se queda con hambre de oxígeno, el resto del cuerpo también se queda con hambre. Esto a su vez causa palpitaciones y asfixia en los pulmones, lo que nos hace difícil respirar. Muchas personas que experimentan el estrés sufren de palpitaciones y muchas otras enfermedades causadas por el estrés. Algunos que lo sufren de manera regular, incluso pueden desmayarse después de ponerse enojados o molestos.

Causa la depresión
El estrés afecta gravemente a la liberación de endorfinas (hormonas de felicidad), lo que hace sentirnos tristes y molestos la mayor parte del tiempo. Puede conducir a la depresión maníaca, donde el individuo pierde la esperanza y lo encuentra todo en su contra. La segunda razón es que el estrés hace que los niveles de cortisol aumenten en el cerebro, los cuales afectan el metabolismo en general, por lo que las personas deprimidas tienden a la inactividad y letargo.

La única manera de reducir los efectos del estrés sobre el cerebro, es tratar los mismos problemas que causan la tensión. Llevar una vida activa y saludable asegurará que todo el cuerpo reciba una oleada de energía positiva, glucosa y endorfinas. Poco a poco usted empezará a sentirse mucho más tranquilo una vez que aprenda a gastar toda la energía excesiva mediante el ejercicio, meditaciones y dedicación a otras actividades recreativas, que le hacen sentir más feliz.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *