Dolor en el nervio del cuello

El dolor que se siente en ambos lados del cuello se llama dolor en el nervio del cuello. Puede ocurrir debido a una lesión o un problema muscular, o debido a un nervio atrapado que es generalmente causado por una protuberancia en uno de los discos entre las vértebras. También puede ser causado por la artritis en el cuello. El dolor puede variar desde una leve molestia de menor importancia hasta un dolor ardiente, agudo y grave. Si el dolor es agudo, súbito e intenso, se conoce como un calambre en el cuello. Esta condición también se conoce como síndrome facetario y reumatismo muscular. El dolor en el cuello que dura más de 3 horas se denomina como dolor de cuello crónico, y es más frecuente en mujeres que en hombres.

 Síntomas del dolor en los nervios del cuello

  • Un dolor general leve, cerca de la región del cuello y una sensación de rigidez en los músculos del cuello.
  • El dolor de cuello general puede reducir el movimiento de los hombros o afectar la región de los dos omóplatos, causando el dolor en el hombro y el cuello.
  • Se puede sentir el dolor, tenso y duro al tacto, en los músculos de la región del cuello.
  • Si el dolor del cuello es agudo, puede dar lugar a una postura anormal, lo que obliga a la cabeza a estar siempre a un lado. Esta condición se llama tortícolis.
  • A veces, el dolor del cuello puede incluso desplazarse a los brazos y las manos o subir a la cabeza, lo que puede causar ya sea un dolor de cabeza unilateral o facial.
  • Se puede sentir el dolor en la región del cráneo y puede ser acompañado de una sensación de debilidad en los hombros y brazos.
  • Es lo mismo que sentir una sensación de hormigueo o una sensación punzante en los brazos y dedos.

Básicamente, hay tres tipos de nervios espinales que conectan la columna vertebral con el resto del cuerpo. Estos tres nervios son los nervios sensoriales, nervios motores y nervios autónomos. Los nervios sensoriales envían sensaciones como la temperatura, dolor y textura al cerebro. Los nervios motores envían impulsos de cualquier tipo de movimiento de diferentes partes del cuerpo, mientras que los nervios autónomos están destinados a controlar las actividades involuntarias como el ritmo cardíaco, digestión, flujo sanguíneo, etc. Si usted confunde la relación entre un dolor del cuello general con un daño en los nervios, déjeme decirle que estas son dos cosas diferentes. En caso de los nervios dañados, puede haber una amplia gama de síntomas. ¿Cómo saber que los nervios se ven afectados? Esto depende de la ubicación y la intensidad de su dolor del cuello. Los nervios en el cerebro y la médula espinal pueden quedarse afectados por los nervios dañados. Incluso los nervios periféricos que se encuentran por todo el cuerpo, probablemente se vean afectados y dañados.

Los siguientes síntomas indican los daños de los nervios autónomos:

  • Incapacidad para percibir y reconocer el dolor en el pecho, tal como angina de pecho o ataque al corazón.
  • Mareo
  • Sudor excesivo (conocido como hiperhidrosis) o muy poca sudoración (conocida como anhidrosis).
  • Disfunción sexual
  • Estreñimiento
  • Disfunción de la vejiga
  • Sequedad en los ojos y la boca

Si los nervios motores son afectados o dañados, uno puede experimentar los siguientes síntomas:

  • Debilidad
  • Tironeos, también conocido como fasciculación.
  • Atrofia muscular nerviosa, también conocida como fasciculación.
  • Parálisis

Un daño en los nervios sensoriales puede ser causado por los siguientes síntomas:

  • Sensibilidad
  • Ardor
  • Hormigueo o picazón aguda
  • Dolor
  • Problemas con conciencia posicional
  • Entumecimiento

Estos son todos los síntomas relacionados con el dolor del cuello causado por los nervios dañados.

Causas del dolor de cuello

  • Mala postura
  • Distensión muscular
  • Trauma
  • Anormalidades en los huesos o articulaciones
  • Tumores
  • Enfermedades degenerativas
  • Osteoartritis
  • Espondilitis

Si usted ha estado experimentando un dolor en el cuello cerca de la región del hombro, las causas pueden ser:

  • Dislocación
  • Cepas de sobreesfuerzo
  • Inestabilidad de las articulación del hombro
  • Hombro congelado
  • Tendinitis por presión excesiva
  • Fractura del brazo o parte superior del hueso
  • Pinzamiento de un nervio (también conocido como radiculopatía)

Usted debe saber que su hombro es una articulación esférica, que cuenta con una amplia gama de movimientos. Una articulación del cuerpo que es tan móvil tiende a ser más propensa a lesiones.

El tratamiento para cualquier tipo de dolor de cuello depende de la localización, intensidad y causa del dolor. Hay varios otros factores que intervienen como parte del tratamiento. El dolor en el cuello también está asociado con la neuralgia. La medicación para un dolor de cuello, por lo general, involucra antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno y naproxeno para controlar y reducir la inflamación y aliviar el dolor. Si usted está experimentando espasmos, generalmente se prescribe un relajante muscular para un corto tiempo, por lo general, de 3 a 4 días. Si el dolor es agudo y grave, se puede tomar un analgésico con los AINE (antiinflamatorios no esteroideos) o un relajante muscular puede ser aconsejado. Otros tratamientos pueden incluir:

  • Bloqueos nerviosos
  • Inyecciones locales para aliviar el dolor (anestésicos)
  • Procedimientos quirúrgicos como la ablación con radiofrecuencia, calor, compresión con globo e inyección de productos químicos para reducir la sensación punzante en el nervio.

Sin embargo, estos procedimientos y tratamientos no garantizan la recuperación total y pueden causar pérdida de sensibilidad y sensaciones anormales. Cuando estos otros tratamientos no logran tener éxito, los médicos pueden tratar de estimular la corteza motora (MCS). La fisioterapia y los ejercicios también pueden ayudar al paciente a aliviar un poco del dolor de cuello. De hecho, usted puede regresar a la actividad normal completa con la ayuda de la terapia física apropiada. Se recomienda tomar este entrenamiento de unos fisioterapeutas cualificados y experimentados. Ellos pueden guiarle con algunos ejercicios para el cuello que están relacionados con la postura adecuada, elevación, diversas técnicas de pie y trabajarán con usted para fortalecer su cuello, región del brazo y músculos del pecho también. Las maniobras de calor, ultrasonido, masajes y estiramientos también pueden ayudarle a disminuir el dolor del cuello.

Si usted experimenta alguno de estos síntomas, es necesario que insista en obtener un reconocimiento médico de su médico de familia. Y lo más importante, el ejercicio debe ser parte de su vida diaria para evitar incluso la más mínima causa de problemas de salud. Los hábitos saludables de comida y el ejercicio diario son la única clave para una vida sana. Se ha dicho con razón que prevenir es mejor que curar.

3 comentarios en “Dolor en el nervio del cuello”

  1. buenas tardes .mi pregunta es la siguiente .tengo desde hace unos meses en el lado izquierdo de la cara y cuello sensacion de rigidez en toda esa zona.me han hecho toda clase de pruebas pero yo sigo con esas molestias.no es dolor ..que me aconseja..gracias..

  2. Hola soy Angélica aquí en Valencia -España, tengo un dolor fuerte que va del cariño al cuello,estoy con miedo que sea un comienzo de un derrame cerebral ó algún tumor,podría ser?xfavor ayúdame pk aquí en urgencias mi mandaran tomar paracetamol e non mi hicieron ningún análisis. ….

  3. Mi dolor es del cráneo hacia el cuello del lado esquierdo,e un dolor de cabeza muy mareante….Que tomar ó hacer para mejorar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *