Cómo tratar a un mentiroso compulsivo

Vivir con una persona que miente acerca de todo lo pequeño y lo grande puede ser una pesadilla para cualquiera. Si esta persona es su cónyuge, padres o hermanos, su relación con ellos no puede ser nunca la misma, una vez que usted se de cuenta de que no le han dicho la verdad. Sin embargo, sería mejor saber que las personas que mienten de forma habitual y regular, sin ton ni son, en realidad podrían estar sufriendo del trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva. Así que en vez de enojarse con ellos, usted debe buscar algunas formas de ayudarles para superar este problema de mentirosos compulsivos.

Definición de un mentiroso compulsivo
Un mentiroso compulsivo es alguien quien no tiene ningún motivo para mentir, lo hace sólo para impresionarle. Las investigaciones muestran que los mentirosos compulsivos en realidad tienen muy baja autoestima y, ​​por lo tanto, inventan historias falsas acerca de sí mismos para parecer importantes y grandes ante los demás. A veces, la mentira habitual podría ser el resultado de algún trastorno mental de que una persona está sufriendo. Las personas con enfermedades mentales como el trastorno bipolar, déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastorno narcisista de la personalidad y el trastorno límite de la personalidad, a menudo recurren a la mentira compulsiva.

Reconociendo un mentiroso compulsivo
El primer paso en el tratamiento de un mentiroso es averiguar si de verdad es un mentiroso compulsivo. Como se mencionó anteriormente, una persona que sufre de este trastorno suele tener una autoestima muy baja. Por lo tanto, este es uno de los síntomas a tener en cuenta. Después, mire en su lenguaje corporal. ¿Está a sus anchas mientras miente? Las personas que mienten habitualmente, realmente empiezan a creer en sus propias mentiras y, por lo tanto, no son incómodos en absoluto mientras mienten a los demás.

La revelación del hecho que mienten viene con más mentiras con el fin de encubrir las anteriores, disfrutando de la reacción que se obtiene de las personas cuando mienten, tratando muy duro para impresionar a los demás, olvidando muchas veces sus propias historias falsas y dando diferentes versiones de la misma historia – todos estos son signos de la mentira compulsiva.

Tratamiento de un mentiroso compulsivo
La psicoterapia y la consejería son métodos de tratamiento para las personas que sufren del trastorno de mentirosos compulsivos. Sin embargo, como las personas con este trastorno viven en la negación y no reconocen el hecho que mienten, las personas cercanas tienen que convencerles de que ellos tienen un problema que debe abordarse de inmediato.

Enfadarse o culpar a la persona no es una manera correcta de tratar a un mentiroso compulsivo. En su lugar, ser amable, darle apoyo, pero ser firme, mientras le hace frente, es la forma ideal de hacerlo. Además, cuando usted se lo dice a los que son acostumbrados a la mentira, usted debe tener algún tipo de prueba listo, rechazando sus reclamos. La participación de otros miembros cercanos de la familia o amigos cercanos es también una buena idea.

Cuando usted se enfrenta a la persona con respecto a sus mentiras, como de costumbre, la primera reacción sería de rechazo. Se necesitaría una gran cantidad de esfuerzo y poder de convicción de usted para que acepten que tienen un problema. A veces, diciéndole a la persona que perderá a todos sus allegados si sigue mintiendo, ayuda a hacer que se de cuenta de que debe comenzar con el tratamiento.

Antes del tratamiento, el médico primero le hará algunos exámenes como una prueba de detector de mentiras, para determinar este hábito de la persona. El médico examinará a la persona para descubrir cualquier tipo de trastornos mentales también. El tratamiento podría ser cualquiera: una combinación de psicoterapia, consejería y medicamentos, incluyendo los juegos de rol, trabajos prácticos, asesoría a la persona sobre los efectos nocivos de la mentira en su vida personal y profesional, entre otros.

Uno tiene que ser muy cuidadoso y dar apoyo a la persona que sufre del síndrome de mentiroso compulsivo. Sin embargo, si la persona se niega a tomar el tratamiento o incluso reconocer su problema, a pesar de los intentos repetidos de sus amigos y familiares, se aconseja que usted se retire de la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *