¿Cómo se contrae la neumonía?

La neumonía es una de las enfermedades respiratorias más comunes que experimentan las personas. Aunque esta condición se encuentra comúnmente en las personas de edad, la condición no se limita a ellos. Como los síntomas de la neumonía y bronquitis son más o menos los mismos, las dos condiciones a menudo se confunden una con otra. Cabe señalar que la neumonía es una enfermedad causada por la inflamación del parénquima pulmonar (excepto los bronquios) por bacterias, virus u hongos. Por el contrario, la bronquitis es una condición causada por la inflamación de los bronquios o pulmones. La neumonía puede ser leve o grave.

¿Qué causa la neumonía?

Las personas que tienen un sistema inmunológico débil están más propensas a contraer neumonía. Es una enfermedad muy contagiosa y se transmite de una persona a otra. Este tipo de contracción se conoce como neumonía adquirida. La infección bacteriana (causada por Streptococcus pneumoniae) es la causa más común de la neumonía. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, también puede ser causada debido a virus y hongos.

  • Bacterias
    • Staphylococcus aureus
    • Mycoplasma pneumoniae
    • Chlamydia pneumoniae
    • Streptococcus pyogenes
    • Haemophilus influenzae
    • Pseudomonas aeruginosa
    • Mycobacterium avium
    • Klebsiella pneumoniae
  • Virus
    • Influenza
    • Virus Sincitial Respiratorio (VSR)
    • Adenovirus
    • Herpes virus
    • Citomegalovirus (CMV)
    • Influenza aviar
  • Hongos
    • Pneumocystis carinii, (o P. carinii)

La neumonía incluso puede ser adquirida en el hospital igual como en personas que han estado bajo el aire acondicionado por largo tiempo. En segundo lugar, la entrada de partículas de comida en los pulmones durante el vómito, es también una de las causas de la neumonía entre personas. Por último, hay que señalar que las bacterias y virus son las causas comunes; al mismo tiempo la infección fúngica es una causa rara de esta enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas de la neumonía?

Los signos y síntomas de la neumonía son similares a los de otros trastornos respiratorios pero son más graves. En los primeros días, los síntomas de la neumonía parecen similares a los del resfriado común o gripe. Los siguientes son los síntomas que usted debe tener en cuenta:

  • Tos
  • Fiebre
  • Dificultad para respirar
  • Escalofríos
  • Dolor de pecho
  • Dolor de cabeza
  • Ritmo acelerado del corazón
  • Cansancio
  • Náusea
  • Debilidad
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Transpiración
  • Dolor muscular
  • Fatiga

Una de las características de identificación de la neumonía es la que los síntomas aparecen muy rápido y también son más severos que los del resfriado común y gripe. Por lo tanto, si usted sufre de cualquier de los síntomas mencionados anteriormente, o los síntomas no pasan incluso después de tomar el tratamiento, debe consultar al médico de inmediato.

¿Cómo se trata la neumonía?

Si es causada por una bacteria, el médico le recetará un medicamento antibacteriano para tratarla. Es esencial tomar el curso completo de antibióticos con el fin de obtener el alivio de la condición. Por otra parte, la neumonía causada por infección viral no puede ser tratada con antibióticos, ya que resultan ineficaces contra los virus. Por lo tanto, a las personas que sufren de neumonía viral se les puede recomendar que tomen un completo descanso y beban mucho líquido. Las infecciones virales desaparecen por sí solas después de un período determinado. En tercer lugar, la neumonía causada por hongos puede ser tratada con medicamentos antifúngicos. En los casos graves, la hospitalización puede ser necesaria para tratar la neumonía. Si se observa la dificultad con la respiración, una máscara de oxígeno puede ser puesta en el paciente.

La neumonía fue una de las causas principales de muerte en los tiempos antiguos, sin embargo, hoy en día se puede tratarla por completo. De cualquier modo, hay que tomar medidas de precaución para evitar que los frecuentes ataques de neumonía causen complicaciones a largo plazo como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). ¡Tenga cuidado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *