¿Cómo cuidar los dientes de los niños?

El cuidado de la salud dental de los niños es importante, así como cuidar de la salud del niño en su conjunto. Los primeros dientes son los llamados dientes de leche y aparecen normalmente de la siguiente forma:

  • Los primeros dientes (los incisivos) brotan en un niño antes del año, aproximadamente a los seis u ocho meses.
  • Los molares aparecen entre las edades de los 12 a 18 meses de vida.
  • Los caninos en la edad de los 18 a 24 meses.
  • Los últimos dientes aparecen a la edad de los tres años.

Sin embargo, vale la pena recordar que estas cifras son muy individuales en cada uno de niños.

Durante la dentición del bebé a menudo aparecen los siguientes síntomas:

  • la inflamación de las encías;
  • las molestias leves;
  • la salivación;
  • la pérdida del apetito;
  • un aumento de la temperatura corporal;
  • una diarrea leve.

Sin embargo, en algunos niños, la dentición ocurre desapercibida y sin ningún síntoma. Cuando brotan los molares, los problemas descritos anteriormente desaparecen.

¿Por qué hay que preocuparse por la salud de los dientes de los niños?

Los dientes de leche de los niños realizan una función muy importante, por eso el cuidado de su salud es muy importante. En la que influyen los dientes de leche:

  • En primer lugar, los dientes de leche ayudan a su hijo a masticar los alimentos sólidos, que tarde o temprano aparece en la dieta de lo niños.
  • Los primeros dientes proporcionan el correcto crecimiento de los dientes permanentes.
  • Influyen directamente en la formación de la voz clara y correcta de un niño.
  • Y, por supuesto, el factor estético. Los dientes sanos proporcionan una hermosa sonrisa.

El cuidado dental en los niños

El cuidado de los dientes de los niños debe ser correcto  y proporcionar una salud oral de calidad, lo que a su vez ayudará a evitar los problemas como las placas en los dientes, la gingivitis y muchos más. Veamos los principales métodos de cuidado de los dientes en los niños.

La limpieza

El cepillado de los dientes debe comenzar sólo después de que aparezca el primer diente de leche. Pero cuidar y limpiar las encías, las mejillas y los labios del bebé, será tan pronto como se empiece a comer los alimentos sólidos. Utilice para esto un paño suave y húmedo. Por lo tanto, de esa forma le enseña al niño a cuidar la higiene oral. Esto puede ayudar en el futuro para evitar una situación en la que el niño se niege al uso de un cepillo de dientes.

Para comenzar a enseñar a un niño a cepillarse los dientes se necesita una cierta preparación. Use solamente un cepillo de dientes de tamaño pequeño, de cerdas suaves y una pasta de dientes con un sabor a fruta. Es mejor no utilizar la pasta dental con el fluoruro hasta que el niño cumpla los tres años. Esta precaución es importante, ya que puede causar problemas si un niño traga accidentalmente la pasta de dientes. La pasta dental con fluoruro se podrá usar sólo cuando el niño pueda expulsarar la saliva de forma individual. Cambie su cepillo de dientes al menos cada tres meses. Idealmente, seria cepillar los dientes de su hijo después de cada comida, pero eso es prácticamente imposible. Por lo tanto, es necesario enseñarle al niño a cepillarse los dientes al menos dos veces al día, por la mañana y por la tarde después de las comidas. Es importante que el niño no vaya a la cama con los dientes sin limpiar.

Cuando el cepillarse los dientes se convierta en un hábito y el niño cumpla uno o dos años, se le puede permitir al niño cepillar los dientes a sí mismo. Pero usted vá a tener que controlo al menos hasta los ocho años.

Una nutrición adecuada

La nutrición juega un papel importante en la salud de los dientes de su hijo. El niño debe comer una grán cantidad de frutas y de verduras crudas, así como los productos lácteos. Las frutas y las verduras crudas ayudan a producir la saliva, que es necesaria para la limpieza de los dientes de los niños, y el calcio contenido en los productos lácteos, es necesario para su salud. Asegúrese de que los niños reciban las vitaminas y los minerales de los alimentos, como el pescado. El consumo de los alimentos dulces y agrios se debe limitar, ya que puede causar la caries dental. Si el niño ya tiene un año de edad, trate de no darle de beber agua de una botella. Trate de enseñarle a su bebé a beber de un vaso.

El hilo dental

El hilo dental es tan importante como el cepillo y la nutrición adecuada. El niño debe ser enseñado a usar el hilo dental en cuanto broten los dietes de leche, y entre ellos haya una ranura común. El hilo dental ayuda a reducir el riesgo de la periodontitis, refresca el aliento, elimina las placas y hace que la superficie del diente sea más lisa.

Las porciones de los alimentos entre los dientes del niño se pueden limpiar solamente con el hilo dental, y, además, puede traer alivio si existe la presencia de las cavidades o de las caries en los dientes. Los dientes de leche deben limpiarse con hilo dental al menos una vez al día. Si se usa el hilo, se puede llegar a aquellos áreas, que no son accesibles para el cepillo de los dientes. Además, el hilo dental reduce el sangrado de las encías del niño. Tal vez deberíamos hablar con el niño acerca de cuándo es mejor limpiar los dientes con hilo dental. Cuando un niño tiene un año de edad, se le puede permitir limpiar los dientes a sí mismo, pero bajo su supervisión.

Instrucción sobre el cuidado dental en los bebés y en los niños de hasta dos años de edad

Desde el nacimiento hasta los 6 meses

  • Los dientes se deben limpiar después de cada comida y antes de acostarse.
  • Si además de la leche materna en la dieta de los niños se han añadido los alimentos sólidos, asegúrese de que no contengan azúcar o sal.
  • Hablar con su dentista acerca de la posibilidad de usar la pasta dental con fluoruro.
  • Planificar la primera visita al dentista para una inspección tan pronto como aparezca el primer diente.
  • Cepillarse los dientes con una pasta dental para los niños con el sabor a fruta, por lo menos dos veces al día después de las comidas y antes de acostarse.
  • En el caso de que el niño sea muy pequeño y no pueda estar quieto en un mismo lugar lugar mientras se cepilla los dientes, tener cuidado de no hacerle daño accidentalmente.
  • Comience a quitar la costumbre del niño de usar el biberón y la taza-pot. Trate de no darle de beber de ellas al menos antes de la hora de acostarse. La mejor edad para quitarle la costumbre de usar el biberón y la taza-pot es cuando cumpla un año, y de enseñarle a beber de los medios habituales.
  • Cepillar los dientes de su hijo por lo menos dos veces al día después de las comidas y antes de acostarse.
  • Ir a un dentista pediátrico regularmente para comprobar y para limpiar los dientes.

De 12 a 24 meses

  • Cepillar los dientes de su hijo por lo menos dos veces al día después de las comidas y antes de acostarse.
  • Ir a un dentista pediátrico regularmente para comprobar y para limpiar los dientes.

¿A qué deben prestar especial atención los padres?

  • La aparición de los agujeros en los dientes, independientemente de su tamaño. Pueden aparecer en las superficies de masticación o entre los dientes.
  • Las grietas en los dientes anteriores debido a un traumatismo.
  • La decoloración de los dientes debido a la caries o a las lesiones. Cuanto más oscuro sea el color del diente, menos probable será que el diente esté todavía vivo.
  • Los dientes suaves, que son por lo general de color marrón. Esto se debe a los problemas asociados con el desarrollo.
  • Si el niño se niega a cepillarse una determinada parte o un diente en específico, entonces esto puede suceder generalmente cuando existe una grán sensibilidad debido a una caries o a las úlceras.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *