Cómo cuidar del sistema esquelético

¿Sabía  que el hueso más pequeño en el cuerpo humano es del tamaño casi igual al tamaño de un grano de arroz? ¿Sabía usted que un hueso es 6 veces más fuerte que el acero, si ambos fueran del mismo peso? ¡Increíble!

El sistema esquelético comprende los huesos y tejidos conectivos. A menudo se conoce como el marco de nuestro cuerpo. Se puede distinguir en el sistema del esqueleto axial que comprende la cabeza y el tronco, y el sistema del esqueleto apendicular, que abarca la parte superior y las extremidades inferiores, junto con la cintura pélvica. Hay 206 huesos presentes en nuestro sistema del cuerpo. Le dan forma y soporte a nuestro cuerpo. Protegen los órganos internos delicados. La columna vertebral protege la médula espinal, los huesos del cráneo protegen el cerebro, y la caja torácica protege el corazón y los pulmones,  todos son parte del sistema esquelético. Ellos son los reservorios de los minerales tales como calcio y fosfato. Cuando el cuerpo necesita minerales, los huesos se los  aportan. Se facilita el movimiento, ya que los músculos esqueléticos están unidos a los huesos. Así que cuando se  contractan los músculos, los huesos se mueven. Los huesos son tambien productores de las células sanguíneas.

Maneras de tomar cuidado apropiado del sistema esquelético

Imagínese cómo los seres humanos serían sin un sistema esquelético. Da miedo, ¿no? La mayoría de la población es ignorante acerca de las implicaciones de no brindar atención al esqueleto. Por lo tanto el cuidado apropiado del mismo es muy esencial. Aquí hay algunos consejos con los cuales usted puede mejorar su salud ósea.

  • Dieta: Todo lo relacionado con la salud se basa finalmente en la dieta. Como se suele decir, tú eres lo que comes. Consuma alimentos ricos en calcio. Productos lácteos, queso y otros lácteos son una excelente fuente de calcio. La investigación dice que para un adulto las necesidades de calcio promedio es de 1000 mg por día. La vitamina D ayuda en la absorción de calcio. Así mismo tome el sol por la mañana. Coma los alimentos que son buena fuente de vitamina D. Los huevos y el pescado son algunos de ellos. Prefiera el pescado como el arenque y el salmón, que tienen alto contenido de vitamina D. Cuando el cuerpo carece de calcio,  comenzará a extraer calcio de los huesos. Así que una dieta rica en calcio es esencial para preservar la densidad de sus huesos. Modere su consumo de alcohol y evite fumar, ya que puede aumentar el riesgo de trastornos del esqueleto. El consumo de alimentos ricos en proteínas y alimentos ricos en fosfato debe ser limitado, ya que puede provocar que el calcio del cuerpo se excrete. Coma el ajo y la cebolla, ya que tienen contenido de azufre. Puede incluir los suplementos de minerales como el silicio, magnesio y calcio en su dieta, si sus requerimientos no se cumplen. Simplemente recuerde que la dieta juega un papel importante para la salud de sus huesos.
  • Ejercicio: Las actividades físicas como correr y caminar con regularidad mejoran la densidad ósea. Levantamiento de pesas, junto con las rutinas de ejercicios de equilibrio han demostrado ser orientados para mejorar la salud del esqueleto. Todo el mundo quiere estar en forma y hacer ejercicio para mejorar la masa muscular, ya que la misma también juega un papel importante para mantener sus huesos fuertes y sanos.
  • Revisiones médicas: Visite al médico para un examen, que le informará sobre el riesgo de osteoporosis. Su historial médico, antecedentes familiares, estilo de vida, también influyen en este riesgo. Lleve a cabo una prueba de densidad ósea, si se lo recomienda su médico. Una puntuación de 1 a -1 en la prueba indican que usted tiene una densidad ósea normal. Siempre es bueno tener esta información con usted.

Y en términos generales, siempre proteja sus huesos cuando esté por ahí haciendo un trabajo peligroso, o si le gustan los deportes extremos y en todas las demás situaciones que puedan ser de peligro para los huesos. Así que use almohadillas, protectores, casco, etc., siempre que lo crea necesario.

La gente tiene una idea preconcebida de que los huesos no tienen vida. Los huesos tienen vida, y es por eso que hay que repararlos en caso de fracturas. Contienen células nerviosas y las células sanguíneas. Los trastornos óseos no muestran síntomas al principio. Por lo tanto, un chequeo médico regular es esencial para las personas en los grupos mayores de edad. El cuidado de la salud del esqueleto es muy importante. Nunca se puede ser inmune a los trastornos esqueléticos tales como bursitis, osteoporosis, artritis, escoliosis y tendinitis, pero los consejos de salud antes mencionados sin duda reducirán el riesgo de estos trastornos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *