¿Cómo ayudar a un mentiroso compulsivo?

La aptitud compulsiva también se conoce como la pseudología fantástica, la mentira patológica y la mitomanía, aunque el término general se utiliza con más frecuencia que los otros. La mayoría de nosotros sabemos lo que significa mentir compulsivamente y hay que entender, que esto no es una enfermedad psicológica grave y puede ser tratada con un poco de ayuda. La mentira compulsiva es cuando una persona, debido a los factores internos, sólo empieza a mentir sobre las circunstancias y los hechos que son completamente ficticios. Estas historias que podemos llamar, podrían tener un pequeño elemento de la verdad al principio, pero después de que pase el tiempo, se convierten en totalmente ficticias, sin ningún elemento de la verdad. Esto podría convertirse en una segunda naturaleza para esta persona, y por lo tanto, es importante conocer cómo ayudar a un mentiroso compulsivo. La mayoría de las veces, estas historias muestran a la persona que sufre de la mentira compulsiva en una buena luz. Por ejemplo, esta persona puede contar cuentos de incidencias donde ha mostrado su inmensa valentía, o en alguna forma u otra se había encontrado en el centro de la atención. A veces, cuando las situaciones exigen lo contrario, estas personas podrían manifestarse en los papeles tristes para ganar simpatía o lástima. El hábito de la mentira compulsiva también puede surgir de la búsqueda de la atención. La cantidad de los mentirosos compulsivos en los niños es cada vez mayor hoy en día, y es importante ayudar a aquellos a quienes creemos que lo padecen.

Consejos para ayudar a un mentiroso compulsivo

Entender a los mentirosos compulsivos
Antes de ayudar a alguien con las características habituales de los mentirosos, usted tiene que entender el problema por sí mismo. La mentira compulsiva se ha explicado en el párrafo anterior, pero también hay que entender que la intensidad de la misma puede variar. Si las características de los mentirosos compulsivos se observan sólo a veces, puede ser que sea más fácil de ayudar a la persona. Sin embargo, si esto se convierte en su segunda naturaleza, las cosas podrían ser un poco más complejas para relajarse. Una vez más, es más fácil para cambiar el proceso de pensamiento de un niño que el de un adulto. El problemas de un mentiroso compulsivo, es que no se puede tratar en un solo día, sino durante un período largo de tiempo, así que es importante que usted mantenga la esperanza y la fé.

Los consejos indirectos
La confrontación directa no es una buena idea cuando se trata de intentar romper a alguien esta costumbre. Hable acerca de ser mentirosos compulsivos con la persona de tal forma que esta no entienda ni remotamente que usted se está dirigiendo a ella. A veces, estas personas ni siquiera saben que son unos mentirosos compulsivos y esto hace que sea aún más importante que usted comience con los toques indirectos. Si usted se enfrenta directamente a esta persona, no se lo tomará bién y la sorpresa podría ser difícil para hacerle frente. Indirectamente, estas personas verán la cuestión de la que se habla de los mentirosos compulsivos, y cómo se puede tratar. Si estas personas entienden que los demás pueden reconocer a los mentirosos compulsivos, individualmente pueden tratar de trabajar en las cosas.

Hable de ello
Una vez que usted note cualquiera de estos signos de los mentirosos compulsivos a menudo, usted podría considerar la posibilidad de hablar con la persona en cuestión y podría ser que la persona lo necesite. Si estamos hablando de los niños en particular, esta podría ser la mejor solución. El proceso de pensamiento de los niños se encuentra todavía en formación, ya que el niño se está creciendo y esto hace que sea más fácil para nosotros para moldearlo de cualquier forma que desee. Si usted piensa que su niño está sufriendo de la mentira compulsiva, debe decirle cuál es el problema y cómo podría afectarlo si se convierte en una segunda naturaleza. Muéstrele las desventajas de la misma.

Busque la ayuda necesaria
Si ninguno de los consejos mencionados ayuda, y el tiempo se les vé ir inútilmente una y otra vez, es posible que desee considerar la posibilidad de consultar a un psicólogo. Es importante que usted lleve de inmediato a la persona en cuestión a la clínica. Usted puede ir a hablar  por su cuenta y ver si algo se puede hacer para mantener esto en secreto. Si la situación empeora aún más, puede que tenga que llevar a la persona para realizar una visita directa. Cuanto más rápido se trate, mejor será para todos.

Estos consejos le habrán mostrado lo importante que es ayudar a las personas mentirosas compulsivas antes de que esto se convierta en una segunda naturaleza para los mismos y empezar a vivir en un mundo completamente virtual. Además, es importante que tengamos en cuenta, que la mentira compulsiva es un hábito, y no puede desaparecer en un solo día. La costumbre de mentir no es tan simple como pensamos, ¿verdad? Esperamos que este artículo le ayude a entender la mentira compulsiva y cómo puede ayudar a las personas a superarla.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Rocio dice:

    Hace un par de meses, en junio creo, tuve un esguince en el dedo anular del pie izquierdo (si, muy raro) por haber aterrizado mal después de saltar en una clase de educación física en el cole. Fui al médico, me hicieron placas y me mandaron con un traumatologo y fui, tuve 2 semanas sin hacer actividad física pero nunca más volvi al traumatologo para chequear como estaba. Y ahora varios meses despues veo que el dedo no puedo doblarlo “normalmente”, osea no duele, pero al doblarlo truena y se va para un costado (Tengo que doblar los dedos del pie porque voy a clases de danza.) ¿esto es normal, o es grave y tengo que volver al medico?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *