¿Cómo aumenta la presión arterial después de comer?

Sabemos de la presión arterial que es la presión de la sangre en las paredes arteriales, que está determinada por el espesor de la sangre, velocidad, grosor de las arterias, vasos sanguíneos y varios otros factores. En términos médicos se mide como la presión diastólica y la sistólica, que determinan un valor alto y un valor bajo de la presión de la sangre en las paredes arteriales y órganos en todo el cuerpo. La presión diastólica es el valor bajo que se calcula cuando el corazón descansa entre cada latido, y la presión sistólica es el valor alto que se calcula cuando el corazón bombea la sangre, que se lee como el valor sistólico sobre el valor diastólico. Por ejemplo, el ideal del valor alto y el bajo para la presión sanguínea es de 120 y 80 por lo que se lee como 120 sobre 80. Cuando la presión sube por encima o cae por debajo de este promedio, nos referimos a ella como presión arterial alta, es decir, la hipertensión o presión arterial baja, la que se denomina hipotensión.

Ahora bien, como sabemos, nuestra presión sanguínea se ve afectada por diversos factores, de hecho podemos decir que tiene un ciclo de fluctuación gradual durante todo el día. El cuerpo también tiene un mecanismo de equilibrio que regula esta presión tanto como sea posible, cuando se pone alta o baja. Se sabe que los alimentos tienen un efecto sobre la presión arterial, además, la presión arterial a menudo se eleva después de las comidas. Ahora ¿cómo influye el sistema digestivo en el nivel de la presión arterial? A continuación se encuentra toda la información relacionada con el aumento de los niveles de presión arterial después de comer.

Aumento de la presión arterial después de comer

Es evidente que el cambio en el gasto cardíaco afectará directamente a la presión arterial, esto es un concepto básico para la velocidad de la sangre, seguido por otros factores como el grosor de los vasos sanguíneos y arterias, así como la viscosidad que se determina por el espesor de la sangre. Con estos dos factores, la presión arterial se ve afectada después de las comidas.

  • Después de una comida, la función principal del cuerpo es la de romper los alimentos consumidos, es decir, la digestión de los alimentos. Este proceso requiere oxígeno, lo que ayuda a la liberación de determinadas enzimas digestivas y ácidos. Para permitir esto, la sangre oxigenada debe fluir a los vasos sanguíneos en el estómago. El organismo le señala al corazón que necesita más cantidad de suministro de sangre a cierto punto geográfico, esto hace que el corazón funciona más rápido, por lo tanto, el gasto cardíaco se aumenta, lo cual puede ser la causa de aumento de la presión arterial después de las comidas.
  • Un aumento en la cantidad de las proteínas del plasma y células sanguíneas puede llevar al aumento del espesor de la sangre. El tipo de alimentos que usted come también tiene influencia en la viscosidad de la sangre. El aceite, mantequilla y alimentos que contienen grasa pueden causar más cantidad de grasas en la sangre, las que se dejan llevar por el flujo sanguíneo, disminuyéndolo. Esto exige un mayor suministro de la sangre por el corazón, lo que aumenta el gasto cardíaco. Los alimentos altos en sodio provocan una presión excesiva sobre el corazón y los pulmones, ya que el sodio provoca la retención de agua, y el exceso de agua a su vez ejerce presión sobre los pulmones y el corazón.
  • Una dieta de fibra baja en grasas puede afectar directamente a la presión arterial y a la viscosidad de la sangre. Por lo que cualquier aumento de la presión arterial anormal después de comer es muy probablemente debido a los alimentos que consume.

Hay que entender que un ligero aumento de la presión arterial después de las comidas es temporal. La presión arterial se normaliza una vez que la comida se digiere y los latidos del corazón vuelvan a la normalidad de nuevo. El aumento de la presión arterial después de comer no es un trastorno, es simplemente un proceso que el cuerpo realiza, es decir: da prioridad al suministro de la sangre cada vez que un órgano determinado lo necesite. Así que ahora sabemos que hay un aumento de la presión de la sangre después de las comidas y también hay muchos factores que lo causan. Por lo tanto, es necesario ayudar al cuerpo en este mecanismo de equilibrio, guardar una dieta saludable y evitar cualquier ejercicio vigoroso inmediatamente después de comer los alimentos. ¡Hay que darle tiempo al cuerpo y el espacio para normalizar sus procesos y centrarse en una función a la vez!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *