Colecistitis, signos y síntomas

La colecistitis es una inflamación de la vesícula biliar que generalmente se desarrolla durante horas. Esto sucede porque un cálculo biliar obstruye el conducto cístico de la vesícula biliar que está conectado con el conducto hepático. Hay dos tipos de colecistitis, a saber, la colecistitis aguda y la colecistitis crónica. La colecistitis aguda es una enfermedad muy poco frecuente y se presenta en personas en estado crítico. Esto ocurre generalmente debido a otras complicaciones como una enfermedad grave, diabetes o infección por el VIH. La colecistitis crónica ocurre cuando la vesícula biliar ha estado inflamada por un largo tiempo.

Fisiopatología de colecistitis
La colecistitis es una inflamación de la vesícula biliar en la que las paredes de los órganos se vuelven gruesas y duras. Los cálculos biliares presentes en la vesícula biliar bloquean la apertura del conducto cístico. Así, debido a la colecistitis la capacidad de la vesícula biliar de recolectar y almacenar la bilis se reduce. Esto hace que la pared de la vesícula se inflama y la inflamación se extiende al exterior también. Esto irrita los órganos circundantes, como el diafragma y el intestino.

Síntomas de colecistitis
Los signos y síntomas de colecistitis son similares a los observados en un ataque de cálculos biliares. Uno puede experimentar los síntomas de colecistitis después de comer una porción grande y grasosa. Los signos y síntomas de colecistitis durante un ataque incluyen un dolor severo y constante en el abdomen superior derecho. El dolor se empeora con la respiración profunda y puede extenderse a la escápula derecha inferior. El dolor se vuelve insoportable, agonizante y el paciente puede sufrir de náuseas y vómitos. Los signos y síntomas de la colecistitis aguda incluyen dolor en el cuadrante superior derecho del abdomen, ictericia, fiebre, náuseas y vómitos.

El dolor por colecistitis dura aproximadamente 12 horas o más y los músculos en el lado derecho del abdomen se vuelven rígidos. En algunos pacientes, los síntomas de colecistitis pueden incluir fiebre. Los pacientes con colecistitis crónica pueden padecer signos y síntomas leves en comparación con aquellos con colecistitis aguda. Los signos y síntomas de la colecistitis crónica son dolores vagos en el abdomen que no son muy graves. La indigestión crónica y eructos también se consideran como síntomas de colecistitis crónica.

Los signos y síntomas de colecistitis se disminuyen en dos o tres días. Estos síntomas desaparecen totalmente después de una semana. Si los síntomas de colecistitis no se desvanecen, incluso después de una semana, usted debe buscar ayuda médica. Este dolor tal vez es debido al desarrollo de un absceso, perforación o incluso gangrena. Los signos y síntomas debidos a estas causas incluyen fiebre, escalofríos, alto recuento de células sanguíneas y falta de sonidos del intestino.

Los síntomas de colecistitis en el embarazo se observan cuando el feto empuja el estómago y los intestinos hacia ambos lados y atrás. Este desplazamiento provoca el peristaltismo intestinal, vaciamiento del estómago y la bilis en la vesícula biliar. Esto conduce al desarrollo de los síntomas de colecistitis en el embarazo. Por lo tanto, la colecistitis es la segunda condición más común del embarazo que require cirugía, después de apendicitis.

Tratamiento de colecistitis 
Una vez que un paciente es diagnosticado con colecistitis, se le llevan al hospital. A la persona no se le permite comer ni beber en absoluto y obtiene líquidos por vía intravenosa (IV). Si hay alguna infección debido a colecistitis, se administran medicamentos para ayudarle a combatir la infección. Debido a frecuentes ataques de colecistitis, el médico puede aconsejar la extirpación quirúrgica de la vesícula biliar, es decir, la colecistectomía.

En caso de gangrena o perforación de la vesícula biliar, la cirugía puede ser necesaria inmediatamente. Si hay una infección, un tubo puede ser temporalmente colocado a través de la piel dentro de la vesícula biliar. Esto ayudará a drenar la infección. Si no hay complicaciones, la colecistectomía puede efectuarse después de unos pocos días o semanas. Después de que la vesícula es removida, la bilis fluye directamente desde el hígado hasta el intestino delgado, ya que no hay vesícula biliar para almacenarla. La vesícula biliar no es necesaria para la supervivencia y su ablación no podrá afectar la capacidad de digerir los alimentos, pero puede llevar a la diarrea. Ahora, después de examinar los síntomas y el tratamiento de colecistitis, vamos a echar un vistazo a la dieta para esta condición.

Dieta para la colecistitis aguda
La dieta para la colecistitis aguda es una parte importante del tratamiento. Es necesario evitar los alimentos grasosos y comidas ricas en grasas, ya que aumentan los signos y síntomas de colecistitis. Los alimentos picantes como el ají, wasabi, comida mexicana y japonesa pueden irritar el tracto gastrointestinal y empeorar los síntomas de colecistitis. Además, la cafeína y gaseosas aumentan las posibilidades de desarrollar síntomas de colecistitis. Usted debe evitar el alcohol, ya que provoca el riesgo de cálculos biliares y colecistitis. Los signos y síntomas de colecistitis debido al consumo de alcohol aumentan el riesgo de desarrollar síntomas de pancreatitis. La pérdida de peso excesiva en un período corto conducirá al desarrollo de la colecistitis. Por lo tanto, hay que mantener un peso saludable y no perder más de una o dos libras por semana.

Esto fue todo acerca de los síntomas y el tratamiento de colecistitis. Usted debe evitar comer en exceso alimentos ricos en grasas y beber alcohol. Hable con su médico acerca de cualquiera duda que tenga sobre colecistitis.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *