Cálculos amigdalinos Tonsilolitos

En algunas personas, pequeños bultos duros, calcáreos, que son de color blanco, se producen en las grietas de las amígdalas, también llamadas criptas amigdalinas. Estas protuberancias conocidas como tonsilolitos, o los cálculos de la amígdala, o piedras de la amígdala, pueden variar en tamaño desde pequeños trocitos de guisantes  y hasta piedras de mayor dimensión. Por lo general son acompañadas por un olor nauseabundo que emana  de las amígdalas, y una persona afectada por tonsilolitos experimenta una sensación física de que algo se alojó en la parte posterior de la garganta. Tienen una tendencia a quedarse alojados en el área de las amígdalas por un período de tiempo, hasta ser desalojadas mecánicamente.

Las piedras de la amígdala se forman debido a una acumulación de células muertas de la piel junto con otros residuos no celulares y celulares que bajan de la parte posterior de la garganta, de las cavidades nasales y los senos paranasales y se alojan en las criptas de las amígdalas. Los que padecen de goteo nasal posterior suelen tener piedras de la amígdala, ya que hay un flujo regular de drenaje de los senos a través de las amígdalas.

Los tonsilolitos ocurren  en las criptas de las amígdalas porque este es el único lugar donde los restos  pueden ser detenidos. Las criptas contienen grandes cantidades de  proteína, que  crea un ambiente fértil para el crecimiento de las bacterias, especialmente las bacterias anaerobias que se producen en la parte posterior de la lengua, así como otras áreas de la boca sin aire. El mal aliento, también llamado halitosis, que se produce a partir de las amígdalas, es por el crecimiento y el metabolismo de estas bacterias anaerobias.

El aliento huele mal, porque estas bacterias producen compuestos de azufre. Estas bacterias viven y se multiplican en la boca, lengua y los tonsilolitos y pueden ser eliminadas durante el cepillado de la lengua y los dientes o si se enjuaga la boca con colutorios antibacterianos. Las mentas y aerosoles respiratorios son generalmente ineficaces. Uno de los mejores remedios es hacer regularmente gárgaras con un enjuague bucal destinado a la reducción de las bacterias anaerobias que existen en la boca. Además de ayudar a reducir el mal olor,  también podría ayudar a desalojar las piedras de la amígdala.

Sin embargo, los tonsilolitos son conocidos por ser muy difíciles de eliminar por completo. A pesar de que las piedras individuales finalmente se desprenden y son tragadas, otras se empiezan a formar rapidamente. Los que han tenido una amigdalectomía , o sea han tenido  que quitarse las amígdalas quirúrgicamente, generalmente no sufren de piedras de la amígdala. A continuación algunos consejos para deshacerse de los cálculos amigdalinos sin cirugía, que se pueden probar antes de pedir a un especialista ENT para quitar las amígdalas:

  • Haga gárgaras tres veces al día con agua tibia con sal. Mezcle una cucharadita de sal en un litro de agua, use un ¼ de taza de esta agua cada vez que haga gárgaras.
  • También puede utilizar Alkalol para hacer gárgaras. Se trata básicamente de una solución salina e incluye una mezcla de mentol, eucaliptol, alcanfor y timol, junto con los aceites de canela, pino, menta verde y gaulteria.
  • También hay dispositivos de chorro de agua que se pueden utilizar introduciendo una manguera hacia abajo en las amígdalas. En comparación con las gárgaras, este es un método más agresivo para deshacerse de tonsilolitos.
  • Algunos médicos también prescriben un curso de antibióticos que puede  durar 3-4 semanas, con el objetivo de restablecer las amígdalas.

Se recomienda probar las soluciones anteriores antes de experimentar una amigdalectomía. Si tiene tonsilolitos, lo mejor es consultar a un especialista en otorrinolaringología, que probablemente tendrá otras sugerencias correctivas para ayudar a erradicar el problema, y ​​también le proporciona información acerca de lo que implica una amigdalectomía.

 

You may also like...

1 Response

  1. Ximena Chavez Alarcón dice:

    Sufro de esta afección, pero me las saco apretando la amígdala, pero a veces me sale un líquido que es blanco como pus y obviamente me hago un aseo muy acusioso… quisiera sacarme las amígdalas…será necesario?…Como lo hago para que ese líquido no salga más…es perjudicial?…es causa de alguna enfermedad futura?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *