Los remedios para la mucosidad del bebé.

Una nariz que gotea, puede causar que el bebé se encuentre malhumorado e irritado, dejándole a usted con las noches de insomnio y un dolor de cabeza definido. Esto suele ser una señal, de que su hijo se vea afectado por un resfriado, la gripe o las alergias. De hecho, debido a su sistema inmunológico débil e inmaduro, un niño en promedio se ve afectado por el frío y la gripe por lo menos ocho veces al año. Antes de que podamos determinar el remedio adecuado para la secreción nasal en los niños pequeños, echemos un vistazo a las causas probables de la misma.

Causas de la secreción nasal del bebé

Mientras el resfriado común y la gripe parecen ser las causas más comunes de la secreción nasal del bebé, no descarte las alergias que pueden causar la congestión nasal, la tós y la secreción nasal en los niños pequeños. Vamos a ver los síntomas, que un niño puede sufrir por un resfriado, la gripe o las alergias.

El frío
Un niño que sufre de frío, vá a sufrir de una congestión del pecho, la tós, los estornudos, la fiebre leve y la secreción nasal con moco claro. A medida que las semanas pasan, el moco puede engrosarse y volverse verde amarillento.

La gripe
La fiebre y otros síntomas de la gripe en los bebés, por lo general, tienen un inicio complicado. Esto vá acompañado de graves síntomas de resfriado, como la tós y la congestión nasal. La fiebre y el frío pueden ir acompañados de diarrea, la falta de apetito y vómitos.

Las alergias
Las alergias en los niños, a menudo están acompañadas de picores en la piel, estornudos repetidos, la tós, picor de los ojos y lagrimeo, congestión del pecho, los círculos bajo los ojos azulados y moco que salga claro. A diferencia de los resfriados, los niños que sufren de alergias, sufrirán de goteo de la nariz, pero no habrá espesor en la mucosa. Las alergias a los alimentos u otros irritantes ambientales, como el polen y la caspa de los animales, son algunas de las posibles causas de la secreción nasal de un niño.

Además de estas causas de la nariz que moquea, los objetos alojados en la nariz, también pueden causar la secreción de moco. Esta secreción maloliente, por lo general, se produce a un lado de la nariz. En tal caso, consulte con su médico tán pronto, como sea posible, para encontrar un método eficaz para extraer el objeto obstruido.

Los remedios contra el goteo de la nariz del bebé

La mayoría de los remedios de la secreción nasal para los adultos, tales como los medicamentos para el resfriado y la gripe, no se recomiendan para los bebés. Los niños pequeños que sufren de alergias, pueden ser recetados con antihistamínicos, formulados especialmente para los niños. Sin embargo, para aquellos que sufren de la secreción nasal como consecuencia del frío y de la gripe, no se puede hacer mucho, ya que el medicamento sin receta de venta libre puede provocar efectos secundarios.

El agua salada
Para aflojar la mucosidad, se puede exprimir un poco de agua salada en las fosas nasales del bebé, inclinando su cabeza hacia atrás. Luego, utilizando una jeringa de bulbo de goma, succionar la mucosidad unos minutos más tarde. El agua salada está disponible en la mayoría de las farmacias, o puede intentar prepararla usted en casa. Para una solución de agua salada casera, mezcle una parte de sal con tres partes de agua. Para reducir la irritación en la nariz del bebé, aplique un poco de vaselina o pomada.

Humidificador
El aire seco puede irritar las partes blandas de la nariz de un bebé. Utilice un vaporizador de vapor frío o un humidificador para humedecer el aire y alivie el problema en la nariz que moquea. Sentado en una habitación con vapor durante unos diez minutos, puede lograr lo mismo. El baño de vapor ayuda a aflojar la flema y reducir el problema de goteo de la nariz en los niños pequeños.

Hidratación
Los bebés que sufren de la nariz que moquea, tienden a respirar por la boca. Esto provoca la deshidratación en los niños pequeños. Mantenerse bien hidratado bebiendo muchos líquidos, ayuda a vencer el frío.

La aspiración de las secreciones
El exceso de moco y las secreciones, pueden interferir con la respiración. Una de las formas eficaces de reducir esto, es mediante el uso de un dispositivo de succión para eliminar el moco. Estas perillas de goma de una sola pieza, son fácilmente disponibles en todas las farmacias más importantes.

Elevar la cabeza del niño pequeño
Sostener la cabeza del niño usando almohadas o un par de toallas, pueden ayudar a que el moco drene mejor y evitar que penetre en la garganta, y por tanto, reduce la tós.

Estas opciones pueden remediar la nariz y pueden ayudar a calmar los síntomas del bebé, y le permitirán a usted resolver el problema lo antes posible. Si el goteo de la nariz sigue siendo un problema persistente y se acompaña de fiebre alta, entonces lo mejor es consultar con un pediatra.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *