¿A qué edad se pueden poner los soportes dentales a los niños?

No se debe retrasar la visita al dentista, aunque a primera vista los dientes del niño se vean perfectos. Por lo general, los padres notan desviaciones en la dentición de los niños a la edad de 7 a 9 años, cuando los dientes de leche se comienzan a caer. Sin embargo, es necesaria la consulta de un ortodontista, a partir de los 5 años de edad. En el caso, de que algunas de las anomalías puedan ser identificadas en la edad temprana, no será difícil resolver el problema.

Pero, por desgracia, en la práctica, los problemas de la maloclusión en los niños ocurren más y más a menudo. Los especialistas, a su vez, recomiendan la instalación de los soportes (brackets) para corregir la dentadura. Pero es muy importante entender, a qué edad se le pueden poner al niño los soportes dentales.

Los siguientes factores pueden afectar a la formación de una oclusión dental anormal:

  1. El factor hereditario. Si los familiares tuvieron problemas con forma de las mandíbulas, por herencia el niño puede recibir una desviación similar en la formación de la dentición.
  2. Los problemas con la correcta respiración nasal (pueden ser las adenoides y otros trastornos nasales).
  3. Una postura incorrecta y las anomalías asociadas a la columna vertebral.
  4. La diabetes y las enfermedades del sistema nervioso central.
  5. La alimentación con el biberón.
  6. Una constante succión de los dedos.

¿Cómo determinar que el niño tiene una oclusión dental anormal?

  • Al apretar las mandíbulas, entre los dientes frontales no hay conexión (se queda un hueco);
  • El maxilar superior o el inferior sobresale;
  • La mandíbula superior se solapa considerablemente con la inferior (una oclusión profunda);
  • La fila inferior de los dientes se solapa parcialmente con la fila superior.

¿A qué edad se puede hacer una corrección de la maloclusión en los niños?

No existe un único término correcto para la instalación óptima de los apoyos en los dientes de los niños. Los médicos no se ponen de acuerdo: algunos creen en la necesidad de corregir la maloclusión dental tan pronto como sea posible, mientras que otros no tienen prisa para intervenir en el proceso natural de la formación de una oclusión.

  1. A la edad de los 7-9 años, son comúnmente utilizados los aparatos removibles que influyen activamente en la reestructuración del músculo y forman el desarrollo correcto de los huesos. La mandíbula del niño está bajo un desarrollo activo, por lo que con bastante facilidad se puede someter a la corrección. En algunos casos, este tratamiento se puede llevar a cabo a los 5 años de edad.

¿Porque el niño necesita el tratamiento? Existen algunos criterios, que pueden determinar la necesidad de la corrección:

  • Al niño le han comenzado a salir los incisivos superiores permanentes,
  • La longitud de los dientes del pequeño paciente, permite asegurar el sistema de la corrección,
  • El crecimiento impacta positivamente en el desarrollo de los maxilares,
  • Se crean condiciones favorables para la formación de una oclusión correcta,
  • Se facilita la corrección de la oclusión en la adolescencia.

 

El uso de los sistemas de corrección a una edad temprana, puede causar daños en el esmalte, por lo que dicho tratamiento se debe llevar a cabo sólo por las razones médicas imperiosas.

  1. El tratamiento de los niños a una edad avanzada (11-13 años).

Este es un momento oportuno para la corrección de la maloclusión, ya que el hueso de la mandíbula se encuentra en una etapa de crecimiento y en el desarrollo activo. Para el tratamiento se utilizaran las construcciones fijas. El médico debe elegir el momento adecuado, para que el tratamiento se lleve a cabo con la mayor eficacia posible bajo los siguientes criterios:

  • El desarrollo general del paciente,
  • El estado del esmalte,
  • El tipo de la maloclusion.

¿Cómo es la corrección de la maloclusión en los pacientes jóvenes?

Los expertos utilizan varias técnicas para la corrección de la maloclusión en los pacientes jóvenes. Muy a menudo, estos métodos se utilizan en combinación:

  1. La mioterapia: Estos son unos ejercicios especiales que fortalecen los músculos faciales y los masticatorios, y aseguran su desarrollo adecuado. La condición esencial es la constancia y la regularidad de las sesiones diarias de los ejercicios, que en unos pocos meses pueden dar un buén resultado.
  2. El uso de los sistemas de la ortodoncia:
    • Los aparatos ortopédicos,
    • Los protectores bucales,
    • Las placas especiales,
    • Los formadores.
  3. La corrección compleja (junto con los sistemas de la ortodoncia, se empleará la cirugía).
  4. El método de la almohada.
  5. La cirugía.

¿Qué pasará si la maloclusión no es tratada?

Pueden surgir varias complicaciones:

  1. La alveolysis
  2. Los dolores de la cabeza
  3. Las molestias al abrir y cerrar la boca
  4. El dolor en la mandíbula

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *