Los vómitos de la bilis – Las causas y el tratamiento


Los vómitos de la bilis – Las causas y el tratamiento

La bilis es un jugo digestivo fabricado por el hígado. Se mezcla con los alimentos ingeridos para promover la digestión. Entonces, ¿cómo puede una persona saber si hay bilis en el vómito? La presencia de la bilis cambia drásticamente el color del vómito. El vómito suele ser débil, una materia de color marrón, pero debido a la presencia de la bilis, se vuelve de color amarillo verdoso. Los episodios de vómitos biliares suelen ir acompañados de un dolor de estómago persistente. Tenga en cuenta que la bilis en la materia, expulsado durante el vómito, lo convierte en verde, de lo contrario el color del vómito no cambia.

Las causas y el tratamiento

La obstrucción intestinal: Cuando una persona tiene vómitos de la bilis, apunta hacia el hecho de que el intestino está obstruido y hay algún tipo de obstrucción en el intestino, que no está permitiendo que los alimentos pasen a través de él. Así pués, el alimento ingerido, en lugar de moverse desde el estómago hacia el intestino, se desplaza en la dirección opuesta, y finalmente, se vomita junto con la bilis. La obstrucción puede ser el resultado de la torsión del intestino. En otras palabras, la estructura del intestino se distorsiona con demasiadas vueltas y dobleces. Esta irregularidad en la estructura del intestino también podría ser un defecto de nacimiento. Como resultado, los bebés y los niños pueden vomitar la bilis con frecuencia, debido a la deformidad estructural innata del intestino.

La obstrucción intestinal es típicamente caracterizada por un dolor abdominal severo. Al contrario de las otras enfermedades inflamatorias del intestino, donde el dolor es tolerable, en este caso el malestar es intolerable y puede disminuir de forma intermitente. El dolor abdominal suele ir acompañado de frecuentes ataques de vómito verde. Lo más importante, la persona se siente estreñida y hay ausencia de movimiento intestinal.

El tratamiento: La obstrucción intestinal es una urgencia médica grave y es necesario que el tratamiento del paciente sea lo más antes posible para evitar cualquier complicación. En la mayoría de los casos, una cirugía se realiza para desbloquear el intestino y para corregir la anomalía estructural. El médico puede cortar una parte del intestino, con el fín de eliminar la deformidad estructural, lo que ayudará a detener los episodios del vómito biliar.


 

La cirugía de la vesícula biliar: Una persona que ha sido objeto de una cirugía reciente con la extirpación de la vesícula, puede terminar con vómitos de la bilis. Hay informes de vómitos de la bilis verde en los pacientes cuya vesícula biliar se ha eliminado. Para ser honesto, los vómitos de la bilis són uno de los efectos secundarios de la cirugía de la vesícula biliar, que pueden durar unos 4-5 meses después de la operación.

El tratamiento: Si el vómito es persistente y es seguido por la pérdida de apetito, esto sugiere, que la cirugía no se ha realizado correctamente, y por lo tanto, se han producido complicaciones. Se puede indicar la presencia de una infección, una inflamación del páncreas o los cálculos biliares atascados en algún lugar de la vía biliar.


 

La intolerancia al alcohol: ¿Vómitos de la bilis después de beber? Bueno, esto podría deberse a que el cuerpo no puede tolerar demasiado consumo del alcohol. Se observa que los bebedores són más propensos a este tipo de vómitos. Esto indica la incapacidad del cuerpo para absorber el consumo excesivo de alcohol, y por lo tanto, la materia tóxica es expulsada del cuerpo junto con la bilis.

El tratamiento: La intolerancia al alcohol es una enfermedad para toda la vida, el mejor tratamiento consiste en mantenerse alejado de las bebidas que contengan alcohol. Con el fín de aliviar los síntomas de la intolerancia al alcohol, se recomienda tomar antihistamínicos de venta libre en las dosis adecuadas.


 

La gastroenteritis: También conocida como la gripe del estómago, suele ser una infección viral del estómago, debido al consumo de los alimentos y el agua contaminados. Una persona diagnosticada con la gastroenteritis también sufre de diarrea, la deshidratación y se queja de los calambres abdominales. Las heces en la sangre són una indicación de una infección de bacterias. Sin embargo, en la mayoría de los casos, es la gastroenteritis viral, la que provoca la diarrea sin sangre. Con la gastroenteritis, el cuerpo no puede digerir los alimentos sólidos durante los primeros 2-3 días. Por lo tanto, el paciente tiende a vomitar después de tomar una comida normal.

El tratamiento: Como los pacientes con la gastroenteritis vomitan con frecuencia, el riesgo de la deshidratación aumenta drásticamente. Para evitar esto, es necesario aumentar el consumo del agua (y no de las bebidas carbonatadas) para compensar la pérdida de líquido del cuerpo. Por otro lado, los niños reciben soluciones de electrolitos para reponer la pérdida de los líquidos. Para los adultos, se prescriben antibióticos, si la gastroenteritis es causada por una bacteria. El uso de los antieméticos, como la prometazina (Anergan), también puede ayudar a detener el vómito.


 

La intoxicación alimentaria: Los alimentos que se cocinan en condiciones insalubres, són más propensos a contaminarse con los diversos microbios dañinos, tales como las bacterias y los virus. Consumir la comida antihigiénica puede causar una serie de problemas de la salud, como la diarrea, el dolor abdominal y la fiebre. Las personas afectadas por la intoxicación alimentaria, no sólo vomitan el alimento contaminado, si no que  también vomitan la bilis amarilla.

El tratamiento: Por lo que el tratamiento de los pacientes de la intoxicación alimentaria se refiere, viene siendo necesario el consumo de los electrolitos, que són una buena fuente de sodio, potasio y calcio. Esta terapia de rehidratación, que se administra por vía oral o por vía intravenosa, ayuda a corregir el desequilibrio electrolítico. A pesar, de que la diarrea está asociada con la intoxicación por alimentos, los medicamentos antidiarreicos no són recomendables ya que es probable que la condición empeore. Inicialmente, a uno se le prohíbe comer y beber durante varias horas. La abstinencia al consumo de los alimentos es seguido por una dieta blanda. Con el tiempo, los alimentos fácilmente digeribles pasan a formar parte de la dieta.


 

Las alergias a los alimentos: Comer ciertos alimentos a los que la persona es alérgica, desencadena una respuesta inmune inesperada, que obliga a vomitar los alimentos ingeridos. Esto puede ir acompañado de los calambres del estómago, la secreción nasal y los problemas respiratorios.

El tratamiento: Se debe evitar el consumo de los alimentos alergénicos, que són perjudiciales para su salud. Una reacción alérgica menor puede resolverse por sí sola, pero en caso de una reacción alérgica grave, que se caracteriza por dificultad para respirar y un hinchazón facial, será necesario acudir a un hospital, donde el paciente recibirá unas inyecciones de epinefrina para controlar los síntomas.

Loading...

Artículos relacionados:

El vómito proyectil

Vómitos en proyectil en niños

¿Cómo dejar de vomitar?

Náuseas y vómitos después de comer

Los mareos y vómitos

Los vómitos y la diarrea en adultos

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *