Los síntomas de la teniasis.


Los síntomas de la teniasis.

La tenia (Cestoda o lombriz solitaria), es un tipo de gusano parásito que vive en el tracto digestivo de los seres humanos. Estos parásitos pueden vivir en el interior de su huésped humano durante años y crecer hasta 30 pies o más. El modo común de la infección por “la solitaria”, es a través de los alimentos mal cocidos o mediante el consumo de agua o los alimentos que ya contienen los huevos o las larvas de la tenia. En algunos casos, el ser humano puede estar ignorando la infección por “la solitaria”, hasta que observe las lombrices o sus fragmentos dentro de las heces fecales, en otros casos, los síntomas de tenia en los humanos si se presentan. Sin embargo, la mayoría de estos síntomas se confunden a menudo con los síntomas causados por otros problemas, y por lo tanto,  una infección por la tenia puede pasar desapercibida durante mucho tiempo. En ciertos casos, algunas complicaciones graves pueden aparecer también.

Las infecciones de la teniasis en los seres humanos

Existen varias especies de la tenia, que pueden infectar a los seres humanos. Sin embargo, se presentan tres tres más comunes. Estos son la tenia de la carne de cerdo (Taenia solium), la tenia de la carne de vaca (Taenia saginata) y la tenia de la carne del pescado (Diphyllobothrium latum). Otras variedades que infectan a los seres humanos, son la tenia enana (Hymenolepis nana) y la tenia del roedor (Hymenolepis diminuta). Los síntomas en los niños y en las personas con la discapacidad física y mental, a menudo son causados debido a la infección por la tenia enana, ya que estas se transmiten a través de las heces de las personas infectadas. Aunque los anfitriones habituales de tenia del roedor son las ratas, los ratones y otros roedores, este tipo de parásitos intestinales en los humanos encuentran el camino de la propagación a través de los gusanos de la harina o los escarabajos de grano, que infestan nuestros productos alimenticios.

Los seres humanos pueden ingerir los huevos o las larvas, las que después crecen dentro del cuerpo y se convierten en las tenias adultas. Mientras que las tenias adultas en los seres humanos se alojan en el intestino y muestran los síntomas leves, las larvas que salen de los huevos, son lo suficientemente pequeñas para viajar por el torrente sanguíneo y llegar a otros tejidos. Estas larvas forman los quistes en otros tejidos, que luego pueden causar las complicaciones graves.

Los síntomas de tenia adulta

La infección intestinal parasitaria de la “solitaria”, puede ser asintomática, es decir, es posible que no haya síntomas. En algunos casos, una persona puede mostrar los siguientes síntomas leves de la teniasis:

  • Las náuseas
  • Debilidad
  • La diarrea
  • La pérdida de apetito
  • Dolor abdominal
  • La pérdida de peso
  • La presencia de la tenia o algunos de sus segmentos en las heces

El último síntoma es algo, con lo que hay que tener cuidado. El hecho, de que un segmento del cuerpo de la tenia sale con las heces, no significa que el organismo está muerto. Si la cabeza o los restos quedan en el interior del intestino, la lombriz se restablecerá, crecerá a su tamaño total y de nuevo infectará al huésped. Asimismo, puesto que la mayoría de los síntomas de la teniasis en el intestino, son similares a los causados ​​por otras enfermedades no tán graves, a menudo, la infección por la tenia se pasa por alto como la causa de los síntomas.

Las larvas de la tenia. Los signos y los síntomas

Si se ingieren los huevos, las larvas de la tenia se desarrollan dentro del cuerpo, estas larvas pueden llegar a otros tejidos, forman quistes y dañan los órganos y los tejidos. Algunos de los síntomas más comunes de infección de la larva son:

  • La fiebre
  • Las masas quísticas o los tumores
  • Las reacciones alérgicas a las larvas
  • La tós
  • La ictericia
  • La ceguera
  • Los síntomas neurológicos, si el cerebro se ve afectado

Una condición muy importante que hay que mencionar, es la cisticercosis. Esta es una complicación grave de la Taenia solium, en la que la larva se mueve fuera del intestino. Estas larvas se pueden desarrollar en varios tejidos del cuerpo. Sin embargo, la afección más grave se produce, cuando las larvas se alojan en el tejido del cerebro. Esta infección se conoce como la neurocisticercosis. Esto provoca convulsiones y otros problemas neurológicos. Aunque esta afección es muy poco común, los hábitos higiénicos no adecuados de una persona infectada, pueden transferir este parásito a una persona sana.

Lo mejor, es comenzar el tratamiento para las tenias que han salido del intestino y han invadido otros tejidos del cuerpo, tán pronto como sea posible. Hay medicamentos que funcionan para el tratamiento de la teniasis en los seres humanos. Estos fármacos incluyen el praziquantel (Biltricide) o el albendazol (Albenza), así como la niclosamida. Sin embargo, éstos sólo son eficaces contra las tenias adultas. Mientras usted está bajo tratamiento, se debe tener cuidado con la limpieza correcta de sus manos después del baño y antes de comer. Esto es para evitar la reinfeccion  con los huevos de la tenia. En el caso de los quistes, que se han formado en otros tejidos del cuerpo, se usan  los anti-inflamatorios esteroides para reducir la inflamación. En ciertos casos, puede ser requerida la extirpación quirúrgica del quiste.

Como dice el refran “vale más prevenir, que curar” la mejor forma de evitar la infección de estos parásitos intestinales y estar libre de los síntomas de la tenia, es mantener la buena higiene personal. Esto es especialmente importante para prevenir la infección en los niños.

 

Artículos relacionados:

Los síntomas de los oxiuros.

Los gusanos intestinales en el ser humano

Las lombrices intestinales en los niños

Tratamiento de lombrices intestinales

El tratamiento de las tenias en el ser humano

Las tenias en el ser humano

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *