¿Que se debe hacer, si un niño tiene una temperatura de 40ºC?


¿Que se debe hacer, si un niño tiene una temperatura de 40ºC?

La hipertermia, es la respuesta habitual del organismo contra los patógenos invasores. La mayoría de los padres saben cómo comportarse cuando la fiebreen el niño es leve. Sin embargo, cuanto más ascienda la escala en el termómetro, más pánico crea a los padres ¿Qué se debe hacer, si un niño tiene una temperatura de 40oC? ¿Cuál será el método más efectivo para usar, antes de la llegada del médico? y ¿Qué es lo que no se recomienda hacer? Para responder a estas preguntas, usted debe recordar algunas reglas generales.

¿Qué puede provocar una temperatura extremadamente alta?

Un aumento grave de la temperatura puede ser causado por algún virus y por la actividad bacteriana. Esto es típico también de las infecciones respiratorias agudas, como la angina, la neumonía u otras enfermedades asociadas con los órganos respiratorios. Con frecuencia, estos síntomas se producen más durante la noche.

Debido a un rápido aumento de la temperatura corporal, se puede producir una intoxicación del organismo y la aparición de las infecciones intestinales. La hipertermia se acompaña de la diarrea, los vómitos, la piel pálida y otros síntomas.

Si además del calor, al niño le molesta el dolor en el estómago por la alta fiebre, entonces hay muchas razones para sospechar de la apendicitis, de una infección del tracto urinario, la pielonefritis u otras enfermedades agudas que requieren de un ingreso inmediato en el hospital.

Independientemente de lo que pudo haber causado un aumento de la temperatura, es necesario tomar unas medidas inmediatas para mejorar la condición del niño.

Las acciones principales de los padres ante una temperatura alta en los niños

Durante un nivel de la emperatura de 40 °C, un nivel bastante alto, la cual es muy difícil de reducir por su propia cuenta, y por lo tanto, es mejor no retrasarse en llamar a una ambulancia. Mientras tanto, se pueden tomar las siguientes medidas:

  • Darle al niño un antipirético en las dosis correspondientes a su edad. Puede ser en forma de un comprimido o un jarabe, una inyección o en forma de supositorios. Es importante cumplir con las instrucciones del medicamento.
  • Limpiar al bebé con el agua a una temperatura ambiental. Sobre todo, es necesario prestar atención a las axilas, la ingle, los áreas debajo de las rodillas, los codos, etc. No se recomienda usar las soluciones de agua con alcohol y vinagre. Esto traería consecuencias desagradables, como por ejemplo la piel reseca, la dificultad del niño para respirar, y la intoxicación por los vapores causantes.
  • Proporcionarle al niño las bebidas calientes, ya puede ser el agua, un té o cualquier compota. No haga estas bebidas demasiado dulces, con el exceso en glucosa y en carbohidratos, ya que estos pueden favorecer el alimento de las bacterias.

Para los niños más pequeños son más adecuados los antipiréticos en los jarabes y en los suspensiones. Estos son absorbidos más fácilmente y no causan problemas al aplicarlos. No menos eficaces son los supositorios rectales. A los niños más grandes se les puede ofrecer los medicamentos en pastillas.

El principal peligro de la alta temperatura, es que provoca los espasmos de los vasos sanguíneos. Esto no sólo puede causar las convulsiones y otros efectos nocivos, sino que puede impedir la absorción de los medicamentos para bajar la fiebre. Esto significa, que los padres pueden esperar en vano para la acción de una pastilla o de otros medicamentos. Es por esto, que con una temperatura por encima de 39ºC, es mejor utilizar los jarabes, precalentados a una temperatura igual a la corporal.

Se debe tener en cuenta, que la opción con el jarabe también puede ser inútil, si el niño empieza a vomitar o cuando categóricamente se niega a beberlo. En este caso, ayudará una inyección, que funcionará en el menor tiempo posible y aliviará la condición del pequeño. Solo el médico o un personal cualificado debe hacer esta inyección: sólo el personal con experiencia será capaz de calcular la composición deseada y la dosis del medicamento. Por otra parte, el médico será capaz de evaluar la condición del niño, para eliminar las situaciones de riesgo o para insistir en la hospitalización urgente.

Es importante que los padres posean los conocimientos  y el enfoque razonable para ser capaces de ayudar a su hijo. No se deben utilizar formas populares, ni seguir los consejos de las personas que no sean profesionales para bajar la temperatura del niño. Todo lo que el niño necesita, es respirar el aire fresco, beber líquidos en abundancia y una correcta dosificación de los antipiréticos.

Hay que recordar, que cuando se está en presencia de un cuadro clínico por las infecciones virales, la temperatura no bajará necesariamente. Lo óptimo es reducirla 1-2 grados, esto será suficiente para que el paciente se sienta mejor y a la vez permitirá que el cuerpo combata la enfermedad utilizando sus propios recursos.

 

Artículos relacionados:

La acetona en la orina de un niño. Las causas, los síntomas y el tratamiento

¿Cómo evitar que los niños corran el riesgo de una descarga eléctrica en el hogar?

Los prós y los contras de que el niño duerma con sus padres.

¿Qué se debe hacer si el niño se muerde las uñas?

El análisis de la orina en los niños - la transcripción

¿Cómo luchar contra las rabietas de un niño?

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *