Las señales del daño hepático


Las señales del daño hepático

El hígado es un órgano de color marrón rojizo oscuro, que se encuentra al lado derecho debajo de la caja torácica. El hígado es el órgano interno y la glándula más grande del cuerpo humano. Hay muchas funciones del hígado, que lo convierten en una parte fundamental de la anatomía humana. Es el hígado, el que ayuda en el procesamiento de los alimentos en el intestino y también segrega la bilis. La bilis es un fluido que hace el trabajo de la digestión y también ayuda en el transporte de las grasas y los desechos en el intestino. El hígado juega un papel clave en la neutralización de los efectos peligrosos de las drogas y las toxinas. Además de esto, el hígado ayuda en la fabricación y la reglamentación de varias hormonas, incluyendo las hormonas sexuales. También produce las enzimas, que facilitan las reacciones químicas con las vitaminas del cuerpo, almacena el hierro y otros productos químicos necesarios. Sin embargo, al ser un órgano vital, el hígado es propenso a las enfermedades graves y las señales de alerta, que comenzarán a notarse, cuando se producen varios signos del daño hepático.

Los primeros signos del daño hepático
Los síntomas en las primeras etapas son similares, a los que se tiene que enfrentar uno, cuando se vé afectado por las condiciones médicas. Esto hace, que sea difícil predecir los problemas hepáticos agudos. Los signos del daño hepático en las primeras etapas, se mencionan a continuación:

La pérdida del apetito
La falta de apetito continua, puede afectar al cuerpo de forma persistente y puede ser un signo de un daño hepático. En el caso, de que usted se sienta débil y agotado, lo que tenga que ver directamente con la pérdida repentina del apetito y la falta del consumo de los alimentos, usted debe contactar inmediatamente con un médico en busca de un consejo apropiado.

La diarrea
La diarrea es una condición, en la que el cuerpo experimenta el fluido y el movimiento intestinal frecuentes. El sistema digestivo pobre y el mal funcionamiento del hígado, llevan a la diarrea en muchos casos. Es una enfermedad que puede empeorar rápidamente y por lo tanto, hay que ser conscientes de recibir el tratamiento adecuado antes del tiempo.

La fatiga
La fatiga es generalmente el resultado de la deshidratación, que el cuerpo experimenta debido a la insuficiencia renal o los problemas en el hígado. Puede ser uno de los signos de un daño hepático. Los signos de la fatiga pueden ocurrir gradualmente y transformarse en fiebre, acompañada de un dolor del cuerpo. Por lo tanto, si usted tiene algunas señales de este tipo, apresúrese a buscar un remedio.

La ictericia
La señal más importante que podemos imaginar, es la ictericia. La ictericia hace, que la piel se vuelva pálida y que la persona sufra de la fatiga extrema y de la fiebre. Al igual que la diarrea, la ictericia incluso puede ser un indicio fuerte de la posibilidad del mal funcionamiento del hígado.

Prurito doloroso
La persona podrá experimentar un picor intenso de la piel, si se producen problemas con el hígado. La explicación probable, es la deposición de la bilis en la piel.

Dolor abdominal
Un dolor en el abdomen, es generalmente un signo de la ampliación y de la inflamación del hígado. Aunque el dolor abdominal se puede deber a varias razones, es bueno estar alerta y atento a los signos asociados con los problemas internos del hígado y con el dolor abdominal. Generalmente, los primeros signos del daño hepático, pueden ser su ampliación, lo que indirectamente puede causar un dolor en el abdomen.

Las heces de un color claro
Si el hígado está dañado, no será capaz de secretar la bilis, lo que vá a cambiar el color de las heces a pálidas y claras en comparación con el color normal.

Las distracciones mentales
Aunque no es la confusión dominante, las distracciones mentales de una persona, como el olvido de las cosas sencillas, se puede observar en algunas personas. Esto sucede debido a las toxinas, que se acumulan en el cuerpo.

Los signos del daño hepático por el alcohol
Una de las consecuencias médicas que amenazan la vida por el abuso de alcohol, es el daño hepático, que se destaca entre la mayoría de las personas que sufren de la adicción al alcohol. AST, ALT, GGT son las tres enzimas hepáticas, que se liberan en el torrente sanguíneo, una vez que el hígado comienza a ser dañado. Un simple análisis de sangre, dará a luz la verdad. Vamos a tratar de conocer, cuáles son los signos del daño hepático debido al alcohol.

La cirrosis Hepática
Una de las causas más graves del exceso del consumo de alcohol, es la cirrosis hepática. La cirrosis hepática es una muerte lenta y gradual del hígado, que puede tardar años en salir a la superficie. Sin embargo, esta enfermedad muestra algunos simples signos de daño en el hígado, por la variedad del mal funcionamiento, que se provoca en el cuerpo. Estas señales debidas a la aparición de la cirrosis hepática, se mencionan a continuación:

  • En las etapas iniciales de la cirrosis hepática, la tasa de metabolismo cae y los componentes tales como el acetaldehído, se liberan en el hígado, causando graves problemas de inflamación.
  • Una persona sufre de la enfermedad de hígado graso, en la que el cuerpo acumula las grasas en las células hepáticas.
  • La Hepatitis por el alcohol, es una condición en la cual la eficiencia de hígado disminuye drásticamente de mal en peor, a medida que aumentan las complicaciones.

Estos fueron algunos signos del daño hepático, que afectan a la persona en los diferentes grados. Las pruebas oportunas y abandonar los hábitos nocivos, como el consumo de alcohol en exceso, puede reducir el riesgo del daño hepático en grán medida.

Artículos relacionados:

Problemas hepáticos y síntomas

Los problemas hepáticos y sus síntomas.

Los problemas del hígado durante el embarazo

Los niveles del amoníaco en el ser humano

Las enzimas hepáticas altas

Las causas del quiste hepático

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *