Quiste hemorrágico

Quiste hemorrágico es uno de los tipos más comunes de los quistes ováricos. Si usted está preocupado por esta forma de cistitis y quiere saber más acerca de los síntomas, y luego seguir leyendo ...

Los quistes ováricos se observan con frecuencia en forma de quistes foliculares, ya que se forman debido a la acumulación de líquido alrededor de un óvulo en desarrollo. Este líquido rodea los huevos y   se extiende el huevo como un globo. La mayoría de estos quistes, grande o pequeña, desaparecen por sí solos dentro de un mes o dos. Estos quistes se forman durante la ovulación, una estructura llamada cuerpo lúteo produce demasiado fluido. Al igual que los quistes funcionales, estos quistes del cuerpo lúteo, también desaparecen por sí solos, la mayoría de las veces.

¿Qué es esta enfermedad?
Los diferentes tipos de quistes ováricos pueden ocurrir debido a una serie de factores. Usted puede encontrar los quistes en los ovarios en un término preocupante real, pero es muy común en las mujeres que menstrúan. La mayoría de las mujeres desarrollan un quiste durante el ciclo menstrual, debido al líquido de los huevos rellenos en y alrededor de los ovarios. La mayoría de los quistes ováricos son absolutamente inofensivos y son llamados quistes funcionales. La mayoría de los quistes funcionales son asintomáticos y por lo tanto, no se detectan muchas veces. Sin embargo, en casos extremos, estos quistes pueden causar mucho dolor y pueden llegar a ser una condición peligrosa si resultan ser quistes malignos.

Los quistes hemorrágicos son los quistes funcionales que contienen sangre o sangrado. No es necesario, que todos los quistes se romperán eventualmente. Si lo hacen,   conduce a una hemorragia que causa una sensación de ardor en la región pélvica. Quistes ováricos hemorrágicos ocurren cuando un vaso sanguíneo se rompe en la pared del quiste y causa que la sangre fluya dentro del quiste. La mayoría de los casos son una forma de quistes funcionales. Ellos son comúnmente vistos durante la menstruación y también se ven afectados por la producción de la hormona femenina.

Los síntomas
Los signos de la enfermedad incluyen dolor abdominal, especialmente en un lado. El dolor se siente generalmente en el lado derecho del abdomen, pero algunas mujeres también lo experimentan en el lado izquierdo. Junto con el dolor significativo, el quiste  empieza a desarrollar coágulos de sangre. Estos coágulos tienden a restringir el flujo de la sangre, dando lugar a incomodidad y los quistes ováricos dolorosos.

En casos muy raros, el de ovario hemorrágico causa  rotura de los quistes. Si se rompe un quiste ovárico hemorrágico,  conduce al dolor severo. Sin embargo, no siempre es necesario   someterse a una cirugía para tratar una rotura. La sangre se derrama en la cavidad abdominal y el dolor se intensifica a medida de las hemorragias del quiste. Hay altas probabilidades de infección en caso de rotura de los quistes.

Tratamiento
No existe un tratamiento de por sí, ya que la mayoría de estos quistes son autolimitados. Estos quistes ováricos hemorrágicos no se diseminan y rara vez causan la ruptura. Esto no quiere decir, que los toma a la ligera y no seguirá el consejo de su médico. Es necesario supervisar estos quistes para evitar la rotura y complicaciones. Como se mencionó anteriormente, la cirugía no es necesaria en caso de rotura. Sin embargo, es posible que tenga que tomar antibióticos para evitar infecciones.

En el caso, que estos quistes necesitan ser removidos, a muchas mujeres se les recomienda un procedimiento menos invasivo llamado laparoscopia. Este procedimiento ayuda al cirujano a localizar y eliminar los quistes con sólo dos o tres incisiones pequeñas. El período de curación después de la cirugía solo será un par de semanas, siempre y cuando no haya complicación relacionada.

Aparte de esto, el paciente puede administrarse analgésicos, tales como ibuprofeno. Incluso puede usar compresas calientes, bolsas de agua caliente o compresas de hielo para estimular la circulación y reducir la tensión en el área abdominal. Las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de ovario deben tomar estos quistes en serio y siempre ser revisados ​​para detectar síntomas de malignidad. Estos quistes generalmente no son problemáticos y con un poco de cautela, es probable que supere la condición fácilmente.