El nervio ciático presionado.


El nervio ciático presionado.

Los problemas de la columna vertebral del disco pueden provocar un dolor y un malestar. Una irritación del nervio ciático, causado por una protuberancia del disco o una hernia discal, provoca un dolor intenso en la zona lumbar y un dolor en las piernas. En los casos graves, puede causar que el nervio sea presionado. A menudo, esta condición se denomina una “hernia discal”, pero en realidad, los discos no pueden deslizarse, los mismos están anclados arriba y abajo.

Los huesos grandes o las vértebras de la columna, están separadas entre sí por los discos intervertebrales, que funcionan como unos amortiguadores. La médula espinal se divide en los diferentes nervios. El nervio que baja por detrás del muslo y la pantorrilla, se denomina el nervio ciático y la condición, en la que se experimenta un dolor fuerte en la pierna, causado por una lesión en el nervio, se denomina la ciática. El nervio ciático presionado o irritado, conduce a un dolor agudo en la pierna y el pié, a veces incluso en la espalda baja.

El dolor del nervio ciático

Las causas

  • La espondilosis lumbar: Es el movimiento de una vértebra sobre otra, causando la irritación del nervio ciático.
  • La estenosis espinal: Es el estrechamiento del canal espinal, que conduce a la irritación de la raíz nerviosa.
  • La enfermedad del disco espinal: Es la deshidratación o el desgaste de los discos, junto con el envejecimiento, lo que lleva a la ciática y el dolor de espalda.
  • La tensión muscular: Es el exceso de trabajo de los músculos, que puede crear la presión sobre el nervio.
  • El síndrome piriforme: Es un músculo, que se encuentra en las nalgas (el músculo piriforme), que se contracta e irrita el nervio.
  • La artrosis de la columna vertebral: Són los trozos rotos de la flotación del cartílago en el interior de las articulaciones de la columna, que causan la irritación, la inflamación y la presión sobre el nervio.

Los síntomas
El nervio ciático presionado puede presentar algunos o todos los síntomas siguientes.

  • El dolor en la pierna y la nalga.
  • El dolor en el pié.
  • El dolor en la espalda baja.
  • El hormigueo en la pierna o el pié.
  • El adormecimiento en la pierna o el pié.
  • La caída del pié o una sensación de debilidad en la pierna o el pié.

El tratamiento
El tratamiento de dolor del nervio ciático incluye, principalmente, los ejercicios y los medicamentos para aliviar el dolor de los nervios. Es necesario consultar con un médico, para determinar la causa de la ciática. Los medicamentos anti-inflamatorios, los analgésicos y algún tipo de “ejercicios” suelen ser sugeridos.

Los medicamentos antiinflamatorios de venta libre, como la aspirina y el ibuprofeno, ayudan a eliminar el dolor y de la inflamación, causados por el nervio presionado. La ciática aguda grave, generalmente se trata con los preparativos de codeína y/o los relajantes musculares. Las inyecciones de los corticosteroides en el líquido cefalorraquídeo alrededor del área afectada, ayudan a aliviar el dolor grave rápidamente.

Los ejercicios para eliminar el dolor del nervio ciático, incluyen el estiramiento de los músculos de la espalda, los glúteos y los isquiotibiales (músculos de la parte posterior del muslo), pueden aliviar el dolor de nervio presionado rápidamente. Los ejercicios aeróbicos de bajo nivel, como caminar, nadar y montar una bicicleta estacionaria, promueven la cicatrización. La cirugía debe ser la última opción. El tipo de cirugía dependerá de la causa de la ciática.

El reposo en la cama durante un par de días, puede ayudar a aliviar el dolor del nervio agudo y fuerte. Pero no puede proporcionar la recuperación completa. La inactividad física conduce a un debilitamiento de los músculos. Los músculos abdominales y los músculos de la espalda apoyan y protegen las articulaciones de la columna vertebral. Los ejercicios de fortalecimiento de estos músculos, ayudan a aumentar la circulación sanguínea y favorecen la cicatrización. Especialmente, durante un “nervio ciático presionado”, puede relajar los músculos tensos, aumentando los espacios entre las vértebras, lo que les proporcionará más espacio a los nervios espinales. Aplicar hielo o calor, una buena silla y un buén colchón, corrigiendo las posturas para sentarse y para dormir, los masajes, evitar levantar los objetos pesados, evitar estar sentado o de pié durante mucho tiempo, són algunas de las medidas preventivas para evitar que la ciática surja de nuevo.

Si usted nota cualquiera de los síntomas, que se hán mencionado anteriormente, entonces usted debe consultar inmediatamente con un médico. El médico le podrá recetar algunos medicamentos y podrá sugerir realizar los ejercicios apropiados. Para reducir el riesgo de la ciática, se debe mantener los músculos de la espalda fuertes y flexibles. Los ejercicios regulares, también ayudarán a ralentizar todo lo relacionado con la edad, los cambios degenerativos en la columna vertebral y por lo tanto, podrán ayudar a prevenir que la ciática surja de nuevo. Un programa de ejercicios individualizado, puede estar diseñado por un fisioterapeuta, teniendo en cuenta las condiciones específicas del paciente y la causa particular de dolor del nervio ciático.

Loading...

Artículos relacionados:

¿Puede el aceite de ricino aliviar el dolor articular?

El alivio del dolor del nervio ciático

Remedio del nervio ciático

El dolor en las articulaciones después del embarazo

Dolor de rodilla en los niños

Los dolores musculares y articulares

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *