Neumonía bilateral.


Neumonía bilateral.

Los patógenos, tales como bacterias, virus, hongos o parásitos, infectan diferentes partes del cuerpo. Cuando se infectan los pulmones, los órganos se inflaman. Y esta condición es lo que se conoce como la neumonía. Y cuando esto ocurre en los pulmones, se conoce como la “neumonía bilateral” o la “neumonía doble”. Así que la mayoría de la gente puede pensar, que esto es más serio, que cuando la infección afecta a un solo pulmón. Sin embargo, es común para la neumonía afectar los pulmones. Esto no significa, que la persona está el doble de enferma. Teniendo en cuenta las estadísticas en los Estados Unidos, se hán registrado cerca de 3 millones de los casos de la neumonía, y la mayoría de los pacientes són diagnosticados con la forma bilateral. También sabemos, que los síntomas, las causas y las opciones de tratamiento, són las mismas para ambos tipos.

Síntomas

Ser consciente de los síntomas, deja paso a un tratamiento preventivo. Los signos y los síntomas, dependen de lo que haya causado la enfermedad. Pueden ser influenciados por cualquier condición médica, que la persona ya tenga. Sin embargo, algunos de los síntomas que se producen generalmente en la mayoría de los pacientes, pueden incluir:

  • Fiebre superior a 38 º C (100,5 º F).
  • Dificultad para respirar, especialmente cuando está acompañada de dolor en el pecho.
  • El dolor de pecho también puede ser causado debido a la tós.
  • Producción de flema verde o amarilla al toser.
  • Sudoración profusa, podría ir acompañada de escalofríos.
  • La fatiga y el dolor muscular.
  • Un ritmo acelerado corazón.
  • Dolor de garganta, náuseas, vómitos, y diarrea.

Causas

Como se mencionó anteriormente, la infección puede ser viral, bacteriana o fúngica por naturaleza. En algunos casos, una infección parasitaria, también es detectada. A menudo, las personas desarrollan la neumonía, después de haber tenido una infección como un resfrío o la gripe. Para añadir a esto, y para nombrar algunas condiciones crónicas, como el cáncer, la diabetes, el asma, la bronquitis, tienden a debilitar el sistema inmune. Y así las personas, que tienen alguna de estas condiciones, són más susceptibles a contraer la neumonía bilateral o la normal.

Tratamiento

# El tratamiento dependerá de la causa de la condición, y la naturaleza de los síntomas. Si una infección viral es la causa de la neumonía, los medicamentos no ayudarán. Generalmente, a los  pacientes se les recomienda descansar y beber líquidos en abundancia, ya que los antibióticos no tienen ninguna utilidad.

# Si el agente causal es una bacteria,  se administran antibióticos, como la primera línea de tratamiento. Sin embargo, el tratamiento con los antibióticos, no es tán fácil, como puede parecer al principio. Los médicos deben identificar la cepa de la bacteria que ha causado la enfermedad, y luego decidir el mejor antibiótico para eliminarlo. Por eso, si el estado del paciente no muestra signos de mejoría con un antibiótico, entonces  se le puede recetar  otro antibiótico.

# Y si la condición es el resultado de una infección por los hongos, se prescriben medicamentos antimicóticos.

# El tratamiento sintomático es también necesario. Por ejemplo, los medicamentos para reducir la fiebre, o para controlar la tós, pueden ser prescritos. Sin embargo, se recomienda tomar medicamentos para la tós, sólo si la tós interfiere en el sueño. La tós ayuda a deshacerse del esputo, que se suprime, si se utiliza el medicamento para la tós.

Además de tomar la medicación prescrita, existen algunas medidas de autocuidado, que se pueden practicar en casa para controlar los síntomas. Quédese en casa y descanse, hasta que los síntomas mejoren. La neumonía tiene una alta tendencia a reaparecer. Así que, si no está seguro, de que la infección haya desaparecido, entonces es mejor   faltar al trabajo o a la escuela. Igualmente importante, es beber muchos líquidos, incluyendo el agua. Esto ayudará a aflojar la mucosidad, evitar la deshidratación y deshacerse de las toxinas del cuerpo. Al tomar los antibióticos, es importante entender la necesidad de completar todo el curso de la medicación prescrita. Si los medicamentos se detienen demasiado pronto, la infección puede  volver de repente y de una formaa peor que antes. No hace falta mencionar, que es importante mantener un seguimiento regular con su médico. Y, en cuanto a prevención, simplemente se debe mantener una buena higiene personal, evitar fumar y vacunarse a tiempo.

Artículos relacionados:

Tiempo de recuperación de la neumonía

Neumonía. Los efectos secundarios de la vacuna

La neumonía y el dolor de la espalda.

Tratamiento de la clamidia pneumoniae

Síntomas de Klebsiella pneumoniae

La fisiopatología de la neumonía.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *