Los síntomas de alergia a los ácaros del polvo


Los síntomas de alergia a los ácaros del polvo

Los ácaros del polvo pertenecen a la misma clase que las arañas y los escorpiones. Son apenas 0,3 milímetros de tamaño, y por tanto, no son fácilmente visibles a simple vista. Estos se encuentran principalmente en los colchones, las sábanas, las almohadas, las alfombras, los muebles tapizados, los peluches, etc. Debido a esto, también se les conoce como los ácaros de la cama. Usted se sorprenderá de saber, que una cama de matrimonio puede contener más de 2 millones de ácaros del polvo. Sobreviven bién en los lugares con una alta humedad y a un nivel de temperatura de 65 a 80 grados Fahrenheit. Los ácaros del polvo se alimentan de la piel humana muerta. Estos absorben agua de la atmósfera. Normalmente, nuestro cuerpo arroja cerca de una onza de escamas muertas de la piel cada més, que quedan atrapadas en las fibras de los cojines, las alfombras, la ropa de cama, etc, por lo que estos lugares son el hábitat ideal para los ácaros del polvo.

Las causas de la alergia a los ácaros del polvo

La alergia a los ácaros del polvo no se debe a las picaduras de los ácaros del polvo. Nuestro cuerpo obtiene las alergias por el material de desecho liberado por los ácaros del polvo y los cuerpos descompuestos de los mismos, que luego son inhalados por nosotros. Las proteínas presentes en estas sustancias son lo que causa la alergia a los ácaros. Cuando estos alérgenos entran en el cuerpo, nuestro sistema inmunológico supone que son unas sustancias tóxicas como bacterias, virus, etc.  Como se produce esto, nuestro sistema libera las sustancias de anticuerpos para los protegernos. Por lo tanto, llega a ser tan sensible a esta sustancia en particular, que cada vez que se inhala polvo de los escombros de los ácaros del polvo, responde rápidamente al causar inflamación en las vías respiratorias, como la cavidad nasal o los pulmones.

Los síntomas

Cuando la alergia a los ácaros del polvo causa la inflamación de las fosas nasales solamente, los síntomas son menos severos. Estos pueden incluir: la secreción nasal, picor de la nariz, de la garganta y de los ojos, los estornudos frecuentes, la tós, el hinchado de los ojos, los ojos llorosos, etc.  Por lo general, los niños tienden a frotarse la nariz con frecuencia en la dirección hacia arriba debido a la congestión en el pasajela de la nariz. Cuando esta condición persiste durante un largo tiempo, las personas a menudo experimentan una presión facial y dolor. En algunas personas también se ha observado el eczema o la dermatitis atópica. A veces, este alérgeno puede causar la obstrucción repentina en el paso de aire. La mejora de los síntomas alérgicos se puede ver cuando el paciente se queda fuera de la casa.

Cuando la exposición al alergeno se produce durante un período prolongado de tiempo, la inflamación se vuelve crónica y dá lugar al asma. En tal condición, los síntomas de alergia incluyen la dificultad para respirar, un silbido cada vez que el paciente haya exhalando, una sensación de opresión en el pecho, los ataques continuos de la tós, así como la rinitis alérgica. A menudo se encuentra, que en las condiciones similares al asma, los pacientes tienen dificultades para conciliar el sueño debido a la falta de aire o a los frecuentes ataques de la tós. Además, se agrava si el paciente se infecta por el virus del resfriado o la gripe.

El diagnóstico y el tratamiento

Los médicos pueden diagnosticar la alergia a los ácaros del polvo por sus síntomas. A menudo controlan la respiración del paciente. A continuación, se lleva a cabo una prueba de alergia en la piel, donde los extractos purificados de los ácaros del polvo se pinchan en la superficie de la piel y se dejan permanecer allí durante 15 minutos para ver si la piel muestra signos de una reacción alérgica. También se realizan los análisis de la sangre para confirmar la presencia de los alérgenos. Como tal, no existe un tratamiento definitiv que pueda tratar la alergia a los ácaros del polvo. Lo único que se puede hacer, es reducir los efectos adversos de los síntomas. Los médicos recetan los medicamentos antihistamínicos para un socorro rápido de la alergia. Los aerosoles nasales se dán para reducir la inflamación de la vía aérea. Los descongestionantes orales se administran para disminuir el hinchado de los tejidos en las fosas nasales. Cuando esto se convierte en el asma, también se prescriben los medicamentos para el tratamiento del asma. Algunos médicos sugieren el lavado de las fosas nasales con el agua salina para reducir la congestión nasal. Para este propósito están disponibles unas jeringas especiales, con las cuales se toma una solución de agua caliente y de sal, lo cual se administra en la nariz.

Por lo tanto se puede ver, que es muy importante identificar los síntomas de una alergia de los ácaros del polvo con el fín de iniciar el tratamiento tan pronto como sea posible. Si el tratamiento se inicia cuando los síntomas son todavía leves, es más probable que se pueda evitar que el problema se vuelva grave.

Artículos relacionados:

Inyecciones contra alergia. Efectos secundarios

Los síntomas de la alergia al yodo

Los síntomas de la alergia al cloro

Síntomas de alergia por formaldehido

Los efectos secundarios de la loratadina

Los síntomas de ser alérgico a los perros

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *