Síntomas de costocondritis


Síntomas de costocondritis

La costocondritis, aunque puede sonar intimidante, no causa ningún problema de larga duración. La condición no tiene ninguna causa específica, pero se asocia con algunas afecciones médicas. Estas pueden incluir infecciones del tracto respiratorio superior, artritis, infección de la articulación de la costilla y los tumores. La tos severa o crónica o actividades físicas que ponen a prueba la zona del pecho también pueden desencadenar la inflamación de la articulación costocondral. Algunas personas pueden desarrollar la costocondritis a causa de las infecciones bacterianas contraídas después de la cirugía de su esternón o de las drogas por vía intravenosa. Las mujeres y los mayores de 40 años se consideran más susceptibles a esta condición, al igual que los del grupo de edad de 12 a 14 años.

Cómo determinar los síntomas de costocondritis

# El principal síntoma que se presenta cuando se inflama la articulación costocondral es un dolor localizado en la región del pecho. Este dolor suele ir acompañado de una sensibilidad en la región de las costillas superiores. Sin embargo, el dolor del pecho puede ser causado por otras condiciones también. Así, el síntoma más característico de la costocondritis es cuando se puede reproducir estos dos síntomas pulsando sobre la articulación costocondral.

# El dolor causado por costocondritis se produce principalmente en el lado izquierdo del esternón. El dolor se empeora al respirar profundamente o hacer cualesquiera otros movimientos del tórax y se disminuye con la disminución del movimiento y respiración lenta. Se puede sentir el dolor en uno o varios nervios, y puede irradiarse sobre la espalda o la región abdominal.

# Los síntomas anteriores de la costocondritis, a veces, podrían ir acompañados de una inflamación en la parte que une las costillas y el cartílago. Entonces, la condición se conoce como síndrome de Tietze. También en el caso del síndrome de Tietze, el dolor en el pecho se irradia a los brazos y los hombros.

# El dolor en el pecho que se produce en la costocondritis puede ser tomado por un signo de un ataque al corazón. Aunque es difícil distinguir entre las dos condiciones, la costocondritis tiene un dolor localizado, mientras que un ataque al corazón causa un dolor más generalizado en el pecho.

Un examen físico se lleva a cabo con el fin de diagnosticar la costocondritis, ya que el paciente necesita tratar los síntomas que está sufriendo. Los rayos X, tomografías y otras imágenes vienen de alguna ayuda para el diagnóstico de costocondritis. Además, si dichos procedimientos se llevan a cabo, sirven para descartar otras condiciones. El diagnóstico de costocondritis es necesario, ya que muchas personas pueden confundir el dolor en el pecho de esta condición con una señal de enfermedad cardíaca.

Tratamiento

La mayoría de los casos de costocondritis tiene una duración de unas pocas semanas antes de que se resuelva por sí sola sin tratamiento alguno. Los médicos pueden recomendar ciertos medicamentos para controlar los síntomas. Estos pueden incluir antiinflamatorios no esteroideos (AINES), antidepresivos y relajantes musculares. En algunas personas, las drogas pueden fallar para reducir el dolor y esto puede interferir con sus actividades diarias. Estas personas pueden recibir una inyección anestésica local y esteroides en el área del problema. La costocondritis que es causada por una infección bacteriana puede ser manejada por los antibióticos. La cirugía se reserva para los pacientes que no responden a los medicamentos. Aquí, los cirujanos pueden retirar el cartílago afectado para tratar el problema.

Además de la terapia médica, hay unas pocas medidas de autocuidado que los pacientes pueden seguir para sentirse cómodos y hacer frente a sus síntomas.

  • Las actividades que puedan agravar el dolor de pecho deben ser evitadas.
  • Aunque el reposo es necesario, no se debe impedir que los pacientes hagan ejercicios ligeros como caminar o nadar. Sin embargo, la intensidad de estos ejercicios debe ser moderada.
  • La aplicación de cojín eléctrico (a temperatura baja) en el área adolorida también ayuda a aliviar el dolor. Si la inflamación también está presente, entonces el hielo en el área puede ayudar. El contacto directo entre la piel y el hielo debe ser evitado.
  • Cuando el dolor se disminuye, los pacientes poco a poco podrán retomar sus actividades normales, pero con cuidado.

Hablando de la prevención de la costocondritis, no existe un método definitivo para hacerlo. Sin embargo, sus riesgos pueden ser reducidos al evitar las condiciones que contribuyen a su desarrollo. Estos pueden incluir la gestión de la artritis, esfuerzos de evitar la exposición a las infecciones, abstención de actividades físicas que pueden poner en constante tensión el pecho y el tratamiento de problemas tales como la tos crónica.

Descargo de responsabilidadLa información proporcionada en este artículo sirve sólo para fines educativos. No pretende ser un sustituto para el consejo de un experto médico.

Artículos relacionados:

Diferentes tipos de enfermedades óseas

El nervio ciático presionado.

¿Puede el aceite de ricino aliviar el dolor articular?

Los síntomas de la costocondritis en las mujeres

Los síntomas y las causas de la costocondritis

La inflamación del cartílago de las costillas.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *