Los signos de la neumonía en los niños


Los signos de la neumonía en los niños

La neumonía (inflamación del pulmón) es una enfermedad insidiosa y muy peligrosa. La neumonía bacteriana suele ser una complicación después de sufrir una gripe o a consecuencia de la infección del tracto respiratorio superior. Sin embargo, independientemente de la naturaleza y del carácter de la enfermedad, su éxito del tratamiento dependerá de la prontitud con la que se le diagnosticó.

La neumonía en los niños

Enfermarse de la neumonía puede ocurrir a cualquier edad, sin embargo, las estadísticas muestran que el riesgo es hasta para los niños pequeños. La razón de esto son las siguientes características del organismo:

  • el sistema inmune de los niños se forma gradualmente
  • la inmadurez del tejido pulmonar y la estrechez de las vías respiratorias son la causa del menor intercambio de los gases en comparación con los adultos. Esto también contribuye a la respiración abdominal
  • las membranas mucosas de las vías respiratorias de los niños son muy vulnerables, son penetradas por un grán número de vasos sanguíneos y son propensas a las edemas causadas por la inflamación
  • el camino hacia la recuperación es la eliminación de la flema de las vías respiratorias. Debido a la falta de madurez del epitelio ciliar de la mucosa, en los niños excretar la flema es más difícil

La razón de la transición a la neumonía en los niños puede ser considerada como la inmadurez de su sistema inmunológico o un tratamiento equivocado: el cuerpo simplemente no puede hacer frente al virus que penetra más profundamente. En los bebés aumenta el riesgo de desarrollar el raquitismo, diferentes enfermedades y la malnutrición.

También hay que recordar, que la neumonía en los niños puede ser causada por una forma de vida incorrecta de los padres, es decir, por el mal habito de fumar, el alcoholismo, etc. El humo del tabaco no sólo es tóxico para los pulmones de los niños, sino que también reduce la cantidad de oxígeno que entra en el cuerpo.

Los principales síntomas de la neumonía en los niños

Los padres siempre deben estar alerta y atentos a los síntomas de la posible aparición de la neumonía con el fín de no perderse el momento en el que la enfermedad cambia de dirección y entra en una etapa peligrosa. Los síntomas de la neumonía son los siguientes:

  • Una fiebre alta y difícil de bajar, se eleva rápidamente a través de un pequeño periodo de tiempo
  • La demora en la recuperación por más de siete días o por un periodo corto de mejora, la que es reemplazada por un nuevo aumento en los síntomas de la enfermedad y de la ansiedad.
  • El niño no puede realizar una respiración profunda, cualquier intento de poner fín a la tós violenta no es logrado.
  • La falta de aliento y la respiración rápida.
  • La piel pálida y azulada alrededor de los labios y de la nariz.

Todos estos síntomas no son necesariamente signos de la neumonía, sin embargo, para excluir su probabilidad, es necesario acudir a un médico.

Las características de diagnóstico

Tán sólo un médico capacitado puede eliminar o confirmar la sospecha de la neumonía. En lo que se refiere a los padres, estos deben describir claramente la naturaleza de la enfermedad, para decidir cómo será tratada.

Lo primero que hará el médico es auscultar los pulmones del bebé  para detectar las sibilancias. También tratará de notar la formaa de respirar y si la neumonía ha debilitado el tejido pulmonar en las zonas inflamadas.

El siguiente paso es la realización de un hemograma completo. La velocidad de la sedimentación de los eritrocitos, un aumento del número de las células blancas de la sangre y un cambio en el recuento de los leucocitos, son razones para sospechar de la neumonía.

Uno de los indicadores más importantes de un diagnóstico, es una radiografía. Lo correcto será realizarla desde diferentes lados para evitar la sombra del corazón. Después de analizar todos los datos, el médico toma la decisión sobre el tratamiento más racional.

El tratamiento de la neumonía

El tratamiento de la neumonía implica la administración de los medicamentos en un hospital. Al paciente se le prescribe un tratamiento de antibióticos por la vía intramuscular, con diferentes tipos de medicamentos que se pueden administrar en cada caso. Mediante la observación del paciente, el médico puede cambiar el régimen del tratamiento, si el anterior no es demasiado eficaz. Dependiendo del estado y de la gravedad de la enfermedad del niño, y para lograr la recuperación completa, se pueden requerir de 2 a 4 semanas.

Artículos relacionados:

¿Cómo tratar el orzuelo en un niño?

Las infecciones respiratorias agudas en los niños - los síntomas y el tratamiento

Ruidos en el corazón de un niño. Causas y Tratamiento

La enuresis en los niños: las causas y el tratamiento

La pielonefritis en los niños. Las causas, los síntomas y el tratamiento

La apendicitis en los niños, los signos y los síntomas.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *