Espasmos musculares en el cuello


Espasmos musculares en el cuello

Las contracciones espasmódicas del músculo en el cuello limitan el movimiento del cuello. Se trata de un tipo de calambre muscular, que perturba los patrones normales de contracción y relajación del músculo. Los espasmos musculares en el cuello se caracterizan por dolor, opresión, hinchazón, rigidez y contracciones musculares repentinas en la zona afectada. A las personas que sufren de espasmos musculares en el cuello les resulta muy difícil mover la cabeza libremente. A diferencia de otros calambres, los espasmos del cuello duran más y pueden afectar las actividades diarias de manera adversa.

Causas

Los espasmos musculares en el cuello que implican la contracción muscular involuntaria pueden ocurrir debido a los movimientos bruscos que ponen una enorme presión sobre los músculos. Al girar el cuello rápidamente, se provoca un estiramiento y los músculos de fibra reaccionan a esta acción inesperada a través de la contratación que lleva a un dolor severo. Esta contracción de los músculos interrumpe el flujo sanguíneo en el área causando irritación adicional.

Deficiencia nutricional: La deficiencia de ciertos nutrientes como vitaminas, especialmente la vitamina D y la vitamina B12 que son esenciales para el funcionamiento normal de los músculos, puede causar espasmos musculares en el cuello. Incluso la deficiencia de magnesio, potasio y calcio puede desencadenar la contracción muscular espasmódica en el cuello.

Trauma: Una tensión muscular en el cuello puede ser resultado de un accidente. El accidente de coche es uno de los factores desencadenantes más comunes de los espasmos musculares. En este tipo de accidentes, la víctima suele experimentar fuertes sacudidas en la cabeza, lo que puede ser extenuante para algunos de los músculos del cuello. Tal tipo de lesiones no sólo causa rigidez en el cuello, sino también da lugar a un dolor de cabeza, dolor en el hombro y episodios frecuentes de los movimientos musculares incontrolados.

Postura inadecuada: Estar sentado en una posición que no ofrece soporte a la espalda y el cuello está destinado a causar dolor en el cuello y es seguido por la actividad espasmódica de los músculos. Esta postura inadecuada que pone tensión en los músculos del cuello se observa a menudo en las oficinas y corporaciones en las que los empleados están pegados a las computadoras durante horas. Los empleados por lo menos deben preocuparse por la forma en la que están sentados.

Ejercicios vigorosos: Si la sesión de entrenamiento intenso implica levantar cosas pesadas, aparte de ejercicios cardiovasculares, los deportistas son propensos a ser golpeados por los espasmos musculares del cuello. Esto es así porque el acto de levantar objetos pesados ​​pone una cierta cantidad de tensión sobre los músculos del cuello. Esto puede causar temblores incontrolables de los músculos, que se terminan una vez que el ejercicio se detenga.

Otras causas: La cantidad de sodio, un componente importante de las células musculares, se disminuye de manera significativa debido a la deshidratación, lo que puede resultar en espasmos musculares. El alcoholismo, enfermedades como fibromialgia, espondilitis, estenosis espinal, hernia discal y espondilosis cervical también pueden contribuir a los espasmos musculares.

Tratamiento

Medicamentos: Los analgésicos se recetan comúnmente para tratar la contracción anormal de los músculos en el cuello. Los medicamentos como ibuprofeno no sólo ayudan a controlar el dolor, sino que también reducen la inflamación asociada con él. Los medicamentos antiinflamatorios como naproxeno son muy eficaces en la reducción del dolor en el cuello y la hinchazón.

Masaje: Un masaje adecuado también puede contribuir a aliviar el dolor. Tomando la ayuda de un experto terapeuta en la realización de masaje sería la mejor opción para obtener resultados óptimos. El masaje mejora la circulación sanguínea, ayudando así a controlar el dolor. Una máquina de masaje puede hacer maravillas para los músculos del cuello. La máquina básicamente afloja los músculos, reduciendo así la incomodidad en gran medida. Un baño caliente o una almohadilla térmica también son eficaces para obtener alivio de los espasmos musculares. El agua del baño con sal de Epsom también es útil para el alivio del dolor muscular.

Bálsamos: Hay bálsamos medicinales disponibles en diferentes farmacias, que pueden proporcionar un gran alivio de los espasmos musculares del cuello. Básicamente, estos bálsamos contienen mentol, que eleva la temperatura corporal. El calor generado alivia la distensión muscular considerablemente. Estos bálsamos medicinales son una mezcla única de ingredientes de alta calidad que aumentan el flujo sanguíneo y aceleran el proceso de curación.

Hielo: Poner una bolsa de hielo sobre el área afectada puede reducir el dolor asociado con los espasmos del cuello. Esto es porque, el proceso frotar el hielo lentamente sobre las zona dolorosas contracta los vasos sanguíneos. Después de la contracción, se vuelven extremadamente amplios, y esto ayuda a aumentar el flujo de sangre en el área que duele en gran medida. Este flujo de sangre rápido libera las fibras apretadas, lo que permite la circulación normal de sangre en la zona afectada.

Relajantes musculares: Como su nombre indica, estos fármacos proporcionan relajación a los músculos afectados. Como hay diferentes tipos de relajantes musculares, uno tiene que obtener el consejo de un médico antes de tomar cualquiera de estos medicamentos para reducir los espasmos del cuello. Los relajantes musculares, cuando se toman junto con analgésicos, son un remedio muy eficaz para el tratamiento de los movimientos musculares involuntarios. Disponibles en forma de píldoras, los relajantes musculares deben ser utilizados adecuadamente según las instrucciones del proveedor de atención médica para evitar posibles efectos secundarios. También se puede utilizar relajantes musculares naturales como manzanilla, para aliviar el dolor.

Analgésicos narcóticos: A las personas con espasmos musculares severos a veces se les aconseja tomar analgésicos narcóticos. El dolor intenso puede ser reducido de manera significativa con estos fármacos. Los medicamentos narcóticos para el dolor, tales como propoxifeno e hidrocodona, alivian la tensión muscular considerablemente. Sin embargo, el abuso de estos analgésicos fuertes puede causar mareos, somnolencia y náuseas. También se puede volverse adicto a estos medicamentos. La famosa estrella del pop Michael Jackson, que murió el 25 de junio de 2009 fue también una víctima de abuso de drogas. El ‘Rey del Pop’ fue adicto a los analgésicos que condujeron a su muerte trágica. Así que consultar al médico es muy importante para saber acerca de la dosis necesaria de estos medicamentos para suprimir los espasmos musculares.

La terapia magnética también ha sido eficaz en el tratamiento de espasmos musculares en el cuello. Marcada por el dolor muscular crónico, esta condición puede significativamente estár bajo control con el uso de la terapia magnética. Un collar magnético o una almohada de apoyo que tiene imanes en su interior, también pueden ayudar a hacer frente a este problema de forma eficaz.

Artículos relacionados:

Los nudos en el cuello

Tirón muscular en el cuello

Los síntomas de neuritis occipitales

Opresión en el cuello

Síntomas del nervio pellizcado en el cuello

Tratamiento del cuello rígido

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *