Los calambres de estómago y la diarrea.


Los calambres de estómago y la diarrea.

Aunque los calambres de estómago pueden durar unos minutos, pueden causar bastante daño. Los cólicos estomacales producen una sensación de dolor, debido a la contracción involuntaria de los músculos del estómago. Cuando estas contracciones musculares anormales son seguidas por una mayor frecuencia de evacuación intestinal (diarrea), no se pueden tomar a la ligera, ya que estos son los síntomas de un trastorno digestivo subyacente.

En algunos casos, los calambres se limitan a una parte específica del estómago, lo que indica que un órgano dentro de la región abdominal no está funcionando correctamente. Podría ser la vesícula biliar, el páncreas o los intestinos. Sin embargo, si el calambre o un dolor, afectan a una parte importante del estómago, a menudo es por comer en exceso y por un estilo de vida sedentario, que conduce a los gases, la indigestión y la distensión abdominal.

Causas

Muchas personas experimentan los calambres estomacales y la diarrea por la mañana. A menudo, es el resultado de los hábitos alimentarios pobres, demasiado alcohol o el consumo del café. Los trastornos digestivos, que causan estos problemas de la salud, son los siguientes:

El síndrome del Intestino Irritable (SII): Los calambres abdominales acompañados de los movimientos flojos, es una indicación del síndrome del intestino irritable. El SII es un problema intestinal, que puede causar dolor estomacal desde moderado a severo. En el diagnóstico del 20% de la población mundial, este trastorno intestinal se dirige específicamente al colon (el intestino grueso), que conduce a los problemas de la digestión. Comer en exceso y el consumo excesivo del alcohol, son los principales factores que contribuyen al IBS.

Pancreatitis: La pancreatitis o la inflamación del páncreas, también puede desencadenar los dolores abdominales y la disfunción intestinal, que se manifiesta en la forma de evacuación acuosa. Como todos sabemos, el páncreas, es un órgano con forma de lengua, glandular, de unos 15 cm de largo y se encuentra en la región abdominal en la parte posterior del estómago. El páncreas está principalmente involucrado en la producción de las enzimas y del jugo digestivo, que permite al cuerpo absorber y digerir los alimentos ingeridos. A menudo se observa, que la pancreatitis se diagnostica en los alcohólicos y las personas afectadas con los trastornos autoinmunes. No importa cuál sea la causa, los síntomas de pancreatitis que se producen, son la mala digestión, los gases, las náuseas y la diarrea.

Colecistitis: En la colecistitis, la vesícula biliar, un órgano muscular ubicado debajo del hígado, aparece inflamado. La tarea principal de la vesícula biliar es recoger la bilis (jugo digestivo) desde el hígado y pasarlo al estómago para promover la digestión. La formación de los cálculos biliares en la vesícula biliar, es la causa más común de la colecistitis. Los pacientes con la colecistitis, suelen quejarse de un dolor tipo cólico en la región abdominal lateral derecha y sufren por los cambios no deseados en la función intestinal saludable, como la diarrea. A medida que la enfermedad progresa, puede afectar al hígado y causar la ictericia.

Diverticulitis: Los estudios muestran, que las personas mayores de los 60 años de edad, tienden a sufrir de la diverticulosis, una condición, en la que se forman unos sacos (unas bolsas, también conocidas como divertículos) en la pared interior del intestino grueso (el colon). En la mayoría de los casos, estas bolsas se producen múltiples en la región inferior izquierda del colon. Estas bolsas son inofensivas y no suelen interferir en la función normal del intestino. Por lo tanto, muchos no se dan cuenta, de que apadecen los divertículos. Sin embargo, cuando estas bolsas se inflaman debido a una infección, la afección se conoce como la diverticulitis. Esta condición se caracteriza por los calambres, que suelen aparecer en la región abdominal lateral izquierda. Además de los calambres, la diverticulitis también perturba los hábitos intestinales normales, lo que puede dar lugar a las deposiciones con sangre.

Apendicitis: La apendicitis provoca la inflamación del apéndice, una pequeña estructura tubular de 4-pulgadas en el comienzo del intestino grueso. Los calambres que causan un dolor agudo en la región abdominal lateral derecha, són el síntoma más común de la apendicitis. Además de causar un dolor abdominal grave y la fiebre, los pacientes también pueden presentar la diarrea o el estreñimiento.

Infecciones estomacales: Las infecciones que se dirigen al tracto digestivo, también pueden provocar los problemas de la salud, como las úlceras de estómago y la gastroenteritis. Los calambres abdominales, además de la diarrea y los vómitos, son los síntomas comunes de una serie de dolencias estomacales. Las personas con los problemas de estómago, a menudo pierden el deseo de comer. El malestar abdominal, a menudo, es considerado como un precursor de las úlceras de estómago.

Cáncer de colon: La diarrea persistente, seguida por los calambres en el estómago, también puede indicar el cáncer de colon. La formación de un crecimiento canceroso en el colon, a menudo provoca la diarrea crónica y el dolor abdominal. Hasta que el tumor canceroso se hace muy grande, los síntomas generalmente son leves, por lo tanto, pasan desapercibidos. Sin embargo, una vez que el cáncer se extiende considerablemente, a menudo se observa un sangrado rectal, que puede manifestarse en forma de diarrea con sangre.

La enfermedad de Crohn: Cuando el tracto digestivo se inflama, la condición se conoce como la enfermedad de Crohn. Las repercusiones de la enfermedad de Crohn incluyen las heces sueltas y el malestar estomacal. A veces, la inflamación se detecta en una parte específica del tracto digestivo, lo que conduce a un dolor abdominal moderado y a la diarrea. La enfermedad de Crohn, a veces, provoca la formación de unas úlceras pequeñas (heridas abiertas) en la pared exterior del intestino. Si la afección se deja sin tratamiento, las úlceras pueden extenderse a la pared intestinal interna, lo que puede disminuir el apetito, causando finalmente la pérdida de peso significativa. La inflamación del tejido en el tracto digestivo es una causa de preocupación, ya que la ingestión de los alimentos, especialmente de los alimentos duros, como las tostadas, puede dañar el tejido y causar un sangrado profundo. Como resultado, la sangre en las heces puede ser detectada durante la evacuación del intestino.

Los medicamentos: El consumo de ciertos medicamentos, como Dexedrine, también puede provocar problemas de la salud, tales como las heces acuosas y los cólicos abdominales. Estos efectos secundarios, generalmente se observan cuando se abusa las drogas, como la dexedrina. El abuso de los medicamentos con receta, es una de las causas más comunes de un dolor abdominal y las deposiciones frecuentes.

La intoxicación alimentaria: Comer alimentos contaminados con frecuencia, causa la intoxicación alimentaria, lo que muchas veces no es grave, pero puede causar la diarrea y se acompaña de un dolor de estómago.

Mantener una buena higiene alimentaria, evitando los productos lácteos y siguiendo las prácticas de inocuidad de los alimentos, tales como cocinar de forma adecuada, es la base del tratamiento para el dolor del estómago y la diarrea. Tenga en cuenta, que una cita con el médico es esencial, cuando estos problemas de la salud no desaparecen o siguen repitiéndose a intervalos cortos. Incluso una obstrucción intestinal puede causar un malestar estomacal y un dolor. Por lo tanto, el diagnóstico de la causa y el tratamiento, es lo mejor para evitar las complicaciones posteriores.

Artículos relacionados:

La diarrea y náuseas

La dentición y la diarrea

Diarrea después de comer huevos

Diarrea después de comer carne roja

La diarrea después de comer ensalada

Diarrea después de comer alimentos grasosos

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *