Lista de medicamentos para la hipertensión


Lista de medicamentos para la hipertensión

También conocida como presión sanguínea alta, la hipertensión se conoce como una condición que se caracteriza por la elevada fuerza ejercida por la sangre contra las paredes arteriales. Esta fuerza puede ser tan alta que puede resultar en un número de problemas de salud, en particular, las enfermedades del corazón. Más información sobre la presión arterial alta y la lista de medicamentos para la hipertensión sigue en el resto del artículo.

Medicamentos recetados para la hipertensión

El medicamento más común se llama bloqueador beta. El propósito de este medicamento es reducir la velocidad y la fuerza de los latidos del corazón. Esto se consigue mediante la apertura de los vasos sanguíneos. Se sabe que esta clase de bloqueadores beta no será tan eficaz cuando se utiliza en personas que pertenecen a la raza afro-americana o los ancianos. Se debe tomarlos junto con diuréticos de tiazida.

Después vienen diuréticos de tiazida. Estos fármacos ayudan a reducir el volumen de sangre mediante la eliminación de sodio y agua del cuerpo. Como se mencionó anteriormente, estos medicamentos pueden ser combinados con bloqueadores beta para reducir la presión arterial.

Los vasos sanguíneos se reducen como resultado de la formación de ciertos productos químicos naturales en el cuerpo. Así que, una vez que estos productos químicos se produzcan en el cuerpo, la hipertensión arterial puede disminuirse de manera significativa. Para este propósito, existen los fármacos conocidos como enzima convertidora de angiotensina (ACE) que funcionan como inhibidores. Otra forma de estos medicamentos funciona para obstaculizar la acción de la sustancia química natural. Estos se conocen como angiotensina II – antagonista de los receptores.

A continuación en esta lista de medicamentos para la hipertensión se encuentran bloqueadores de los canales de calcio. Estos medicamentos sustituyen a los que no le van bien junto con los inhibidores de la ECA o los bloqueadores beta. Estos fármacos no sólo relajan los músculos del corazón, sino también pueden ralentizar el ritmo cardíaco.

Los riñones también pueden ser algo responsables de elevar la presión arterial. Esto es debido al hecho de que estos órganos producen una hormona conocida como renina. Esta hormona desencadena unas reacciones químicas en el cuerpo, lo que eventualmente eleva la presión sanguínea. Por lo tanto, para combatir la producción de esta hormona, se ponen en uso las drogas conocidas como inhibidores de la renina.

En algunas personas, estos medicamentos pueden no funcionar como se esperaba. Para ellas se utilizan bloqueadores alfa (para reducir los impulsos nerviosos), alfa-beta bloqueadores (para reducir los impulsos nerviosos y ralentizar los latidos del corazón), agentes de acción central (que actuan sobre la señal del cerebro) y vasodilatadores (que afectan las paredes de los músculos de las arterias).

La hipertensión puede ser de dos tipos: primaria y secundaria. Para el primer tipo, por lo general, no hay causas identificables de ningún tipo. Este tipo generalmente se desarrolla durante muchos años. La hipertensión secundaria es el resultado de alguna condición médica subyacente y tiene la tendencia de ocurrir de repente y ser más grave que la principal. Este tipo puede ser una manifestación de las enfermedades renales, tumores de las glándulas suprarrenales, trastornos de los vasos sanguíneos y los efectos secundarios de los medicamentos o drogas ilegales.

Medicamentos para tratar la hipertensión pulmonar

Se sabe que esta forma de hipertensión afecta las arterias en los pulmones y el lado derecho del corazón. El plan de tratamiento para la hipertensión pulmonar requiere medicinas, tales como vasodilatadores, antagonistas del calcio, anticoagulantes (para prevenir coágulos de sangre) y diuréticos. Además de éstos, los fármacos conocidos como antagonistas de los receptores de endotelina también pueden ser prescritos. Estos trabajan para neutralizar el efecto de la endotelina, la que estrecha las paredes de los vasos sanguíneos. Otros medicamentos incluyen sildenafilo (para el flujo de sangre fácil) y ambrisentan (evita el estrechamiento de los vasos sanguíneos).

Tenga en cuenta que los medicamentos antes mencionados no deben ser mezclados con medicamentos de venta libre. Se trata de los medicamentos que deben ser utilizados sólo con la consulta previa de un médico.

Artículos relacionados:

La tabla del ritmo cardíaco

El ritmo medio cardíaco durante el reposo

La tabla del índice de la frecuencia cardíaca del feto

Primeros auxilios para una víctima de accidente cerebrovascular

Cómo bajar el ritmo cardíaco de forma natural

Efectos secundarios de Propranolol

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *