Las contracciones musculares de los muslos


Las contracciones musculares de los muslos

¿Qué diría, si una sección de los músculos situados en el muslo, se moviesen varias veces hacia arriba y hacia abajo sin su permiso? ¿Estaría sorprendido? Pués no se sorprenda, porque es un problema común experimentado por millones de personas en todo el mundo. Esta condición se conoce como las contracciones de los músculos del muslo, y normalmente se caracteriza por los movimientos musculares involuntarios. Esta acción de movimiento es visible bajo la piel, y causa la contracción súbita y anormal de la relajación de los músculos de forma continua. En la mayoría de los casos, la gente tiende a ignorar estos espasmos musculares incontrolados, ya que no causan ningún dolor. Sin embargo, cuando estos movimientos musculares involuntarios son dolorosos, hacer caso omiso de los mismos se hace difícil.

Causas

¿Por qué los músculos de los muslos tiemblan de vez en cuando (por poco tiempo) o, a veces constantemente durante incluso una hora? Las razones son muchas, y están a menudo relacionadas con la fatiga muscular. Estas razones se discuten a continuación:

La actividad física excesiva
Sin duda, el ejercicio es bueno para la salud, pero algunas personas durante su entusiasmo, siguen realizándolo durante largos períodos de tiempo. El exceso de la actividad física, que involucra cualquier parte de los músculos, está destinada a causar los espasmos musculares. Esto también es válido para los músculos del muslo. Los ejercicios como el ciclismo durante un período prolongado de tiempo, causan mucha tensión en los músculos de los muslos. Los ciclistas regulares, a menudo experimentan los movimientos musculares incontrolables de los muslos de una corta duración. Esto es probablemente un signo de mucho ejercicio y es la indicación de que los músculos llegan a estar extremadamente cansados. Las carreras de larga distancia o caminar, son las otras actividades vigorosas que provocan un dolor en los muslos y las contracciones musculares.

El consumo insuficiente de agua
El consumo insuficiente de agua, puede ser otro factor que explica el movimiento incontrolado de los músculos de los muslos. Las articulaciones musculares y el dolor, han sido generalmente asociados con la deshidratación. Cuando se trata de mantener la elasticidad de los músculos o la constricción de los músculos, el agua potable en cantidades adecuadas es muy importante. El contenido de agua en nuestro cuerpo es aproximadamente un 55%, mientras que el músculo magro contiene alrededor del 75% de agua. Por lo tanto, cuando el agua en los tejidos musculares comienza a disminuir,  los músculos tienden a ser menos flexibles. Si esto continúa, los músculos se contraen en exceso, causando con el tiempo el dolor y los espasmos musculares.

La deficiencia de los minerales esenciales
En el caso, de que el cuerpo no esté recibiendo un suministro adecuado de los minerales como el calcio y el magnesio, los espasmos musculares en los muslos son una posibilidad probable. Esto puede ocurrir cuando la dieta es baja en estos minerales. La cantidad de calcio presente en nuestro cuerpo influye en las acciones musculares. Los estudios demuestran, que los iones del calcio, son los principales responsables en el control de las contracciones musculares. Las células musculares contienen calcio, lo que garantiza la adecuada contracción muscular. Sin embargo, en presencia de calcio insuficiente, puede surgir la fatiga muscular y la actividad muscular controlada se hace difícil. Por otro lado, la relajación de los músculos es controlada por el magnesio. Por lo tanto, con menos   magnesio, los músculos tienen la dificultad para relajarse. Así, cuando el cuerpo se priva de uno o ambos de estos minerales, los músculos de los muslos pueden contraerse varias veces durante el día.

La ansiedad y el estrés
El estilo de vida actual es bastante estresante, lo que no sólo altera el bienestar mental, sino que también puede tener un impacto negativo sobre los músculos. Las contracciones musculares por la ansiedad y el estrés, pueden no limitarse solo a los muslos, sino que también pueden ocurrir en las otras partes del cuerpo, tales como los brazos, el cuello, los hombros y los pies.

Las enfermedades musculares
Las enfermedades musculares como la miopatía, por lo general marcado por las fibras musculares defectuosas, también puede provocar contracciones. Así que, cuando los músculos de los muslos están defectuosos, se puede mostrar el movimiento involuntario con frecuencia. A veces, la debilidad muscular está vinculada a la miopatía.

Daño en los nervios
El movimiento muscular se debe a los nervios que transportan las señales eléctricas desde el cerebro hasta el grupo muscular deseado. A menos que los nervios no transmiten la señal correctamente, los movimientos de los músculos son bastante posibiles. La transmisión de las señales eléctricas pasará a segundo término, cuando el nervio se daña. Así, cuando el nervio conectado a los músculos del muslo no están en una posición para enviar las señales eléctricas correctamente, puede causar los espasmos constantes. Los trastornos neurológicos, como la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), en el que las células nerviosas del cerebro no funcionan correctamente, puede forzar a los músculos a contraerse.

La deficiencia de los electrolitos
El desequilibrio electrolítico también puede causar los movimientos musculares incontrolados en los muslos. Las personas que se quejan de los espasmos musculares persistentes, en realidad podrían estar sufriendo de los trastornos en el equilibrio electrolítico. Los electrolitos como el sodio y el potasio promueven la función muscular y ponen en marcha el movimiento correcto de los músculos. Así que, cuando estos electrolitos no están a un nivel normal, se pueden esperar los dolores musculares y los espasmos.

Para ser honestos, estos movimientos involuntarios no son graves, por lo que una visita a un médico es absolutamente innecesaria. En la mayoría de los casos, se detiene en cuestión de minutos. Una de las mejores formas de prevenir que esto suceda es el descanso y evitar el hábito de realizar los ejercicios durante una larga duración de tiempo. Asegurarse, de que la dieta diaria es una buena fuente de minerales esenciales, puede ser una forma eficaz en la prevención de la aparición de estos movimientos musculares involuntarios. Un masaje todos los días, también puede ayudar a aliviar cualquier dolor asociado con los espasmos musculares.

Artículos relacionados:

Los movimientos musculares involuntarios.

Contracciones de los músculos de la pantorrilla

Dedo índice contraído

Contracciones en el pulgar

Causas de fasciculaciones del pulgar

Las contracciones de labios

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *