Las causas comunes del moco en la garganta incluyen las alergias, las reacciones a los alimentos, las infecciones, la enfermedad viral, y los hábitos poco saludables. Recursos eficaces para deshacerse de la mucosidad en la garganta están en bebier más líquidos, hacer gárgaras de agua caliente de solución salina, sonarse la nariz con frecuencia, tomar la miel de jengibre y hacer los cambios en el estilo de la vida.

Las causas de la mucosidad en la garganta

Como parte de los procesos metabólicos normales, alrededor de 1,5 litros de moco es producido para el revestimiento de las fosas nasales, la tráquea, los bronquios y los bronquiolos, todos los días. Nos tragamos la mayor parte de ellos sin saberlo. Este moco secretado desempeña un papel importante en la filtración durante el proceso de la respiración y ayuda en la prevención de la entrada de las partículas extrañas en el sistema respiratorio. Precisamente, el moco humedece las fosas nasales y el aire inhalado, atrapa los alérgenos, protege los pulmones y previene las infecciones. Sin embargo, el exceso del moco en la garganta durante todo el tiempo es una sensación muy molesta, especialmente si se obstruye la garganta mientras habla.

Las causas comunes del moco excesivo
El efecto alérgico

Las alergias, como en muchos casos, son las causas más comunes de la acumulación del moco en la garganta. Las personas que son hipersensibles al humo, a los vapores, a los gases tóxicos, al polen y a los alérgenos estacionales, deben evitar el exposicionamiento a estos factores desencadenantes. Una manera fácil de evitarlo es cubrir la nariz y la boca con una mascarilla a la hora de ir al aire libre.

El tabaquismo crónico

Usted puede ser consciente de los diversos efectos negativos del tabaquismo crónico. Fumar prolongadamente causa de leve a grave inflamación de la mucosa, desencadenando así una mayor producción del moco en la nariz y en la garganta. También puede producir las irritaciones de la mucosa el consumo excesivo del alcohol y el de la cafeína.

La reacción a los alimentos

Al igual que los contaminantes ambientales, el consumo de los alimentos alergénicos son el resultado de la acumulación del moco en la garganta. La leche y productos lácteos aumentan la producción del moco en la garganta, especialmente durante el inicio de un simple resfriado, de la gripe estacional y/o de la fiebre. Otros alimentos que empeoran la mucosidad de lagarganta son los huevos, productos a base del trigo y los granos enteros.

Las infecciones microbianas

Como ya se ha mencionado, el moco ayuda a luchar contra los microbios invasores. Cuando existe una infección patógena, el cuerpo tiende a segregar cantidades excesivas del moco como un mecanismo de defensa y causa la congestión. Este moco pegajoso y espeso después se acumula en la garganta de modo que se vacía fuera del cuerpo.

Las infecciones virales

Otras causas menos frecuentes son las infecciones virales como el sarampión, la tos ferina y la varicela. En resumen, cualquier tipo de la infección causada por las bacterias, los hongos o los virus, desencadena una producción excesiva del moco en la nariz y la garganta. Por lo tanto, la mucosidad de la  garganta a menudo sigue al paso con el resfriado común, la  gripe y con la sinusitis.

El embarazo

La congestión nasal y la sensación constante de tener los flemas en la garganta puede ser experimentada por algunas mujeres embarazadas. Lo que pasa, es que el cuerpo experimenta una serie de cambios hormonales, lo que indirectamente aumenta la secreción del moco. Y durante este período, sólo se puede confiar en los remedios caseros para frenar los síntomas de malestar.

Un problema fisiológico

Los problemas estructurales como la desviación del tabique y el deterioro de la nariz y la garganta, también representan un riesgo del estancamiento del moco en la garganta. Si estos conductos están funcionado mal, la eliminación del moco  se desminuye, que con el tiempo, se queda atascado en la nariz y en la garganta. Por lo tanto, muchas personas  también tienen la dificultad para tragar elflema de la garganta.

No hace falta mencionar, las causas del moco en la garganta son las mismas que las de un goteo posnasal. Cuando este flema se queda atascado en el revestimiento de la nariz y de la garganta, se obtiene una sensación constante del moqueo espeso y pegajoso en la parte posterior de la garganta. La presencia del moco en las vías nasales es mucho más fácil de expulsar y requiere de menor tiempo, en comparación con el flema en la garganta. Por lo tanto, para aquellos los que tienen enfermedades respiratorias, es aconsejable expulsar el moco rápidamente antes de que llegue a la zona de la garganta.

Síntomas

    • El exceso de la mucosidad en la garganta da la sensación de que algo está atrapado en la garganta y terminamos tosiendo más para hecharla fuera.
    • El carraspeo frecuente lleva a la irritación y a los problemas leves del sangrado.
    • El sangrado es causado debido al desgaste de los tejidos de la mucosa de la garganta. Es por eso que un tinte de sangre está a menudo presente en el flema al toser.
    • La acumulación del moco en la garganta puede estar asociada con la tos del flema,con la  dificultad al respirar y con la congestión de la garganta.
    • La persona puede experimentar el dolor,  la inflamación y  los síntomas parecidos.
    • En algunos casos no tratados, la mucosidad excesiva provoca a las infecciones y causa mal aliento (halitosis).

Remedios

El exceso de la mucosidad de la garganta generalmente se resuelve por sí sola en un período de pocas semanas sin necesidad de intervención terapéutica. Sin embargo, ya que esta condición es bastante molesta, la mayoría de la gente opta por las medidas correctivas y medicamentos. El objetivo es evitar las causas de la mucosidad de la garganta tan pronto como sea posible. Después de todo, el flema que es rico en nutrientes viene siendo un excelente caldo de cultivo para las bacterias.

Beba más agua y líquidos

Un  remedio casero eficaz para la mucosidad de la garganta es beber grandes cantidades del agua y otros líquidos saludables (si es posible 6 – 8 vasos al día). Este líquido diluye el moco y ayuda en el fácil drenaje de la garganta. Cuanto más gruesa es la mucosidad de la garganta , es más difícil  expulsarla del cuerpo.

Haga gárgaras con agua caliente
Una forma económica para tratar al flema en la garganta  es haciendo las gárgaras, preferiblemente con el agua salina. Las gárgaras de agua caliente de solución salina durante 3 – 4 veces al día no sólo ayuda en el lavado de la mucosidad de la garganta, sino que también minimizan el riesgo de la  infección. Asegúrese de no tragar  la solución salina. Si es posible, tome la inhalación del vapor para la recuperación rápida.

Sople la nariz con regularidad

Aunque suena divertido, sonarse la nariz, a intervalos regulares ayuda mucho en el tratamiento de la mucosidad de la garganta. Limpiar el paso nasal es una manera segura de expulsar al flema y prevenir su acumulación en el tracto respiratorio. Por lo tanto, disfrute de la costumbre de sonarse la nariz, incluso si usted no   siente la necesidad de hacerlo.

Enjuague nasal

Es otro enfoque para deshacerse de la mucosidad de los conductos nasales. Para llevar a cabo el lavado nasal, el agua caliente se disuelve con una pizca de sal y se usa para enjuagar la nariz. A pesar de que no tiene nada que ver con el tratamiento, el enjuague de la nariz ayuda a diluir la mucosidad y evita que  gotee en la garganta.

Planificar la dieta

Como se mencionó anteriormente, algunos de los artículos alimenticios exacerban la producción del moco. Por lo tanto, no hay ningún punto en la adición de ellos y el empeoramiento del problema existente. La mejor manera es identificarlos  y eliminarlos para que las mucosidades de garganta  sean  tratadas  por completo. Tales ejemplos de los alimentos,  son los productos lácteos, el azúcar, la cafeína y la soja.

Consuma la pasta de jengibre

El uso del jengibre en cualquier forma (en el té, como el jugo) es un remedio antiguo para combatir el frío y la mucosidad de la garganta. Usted puede hacer una pasta de la miel y el jengibre en polvo ( jengibre fresco). El consumo de una cucharada de esta pasta, dos veces al día, acelera el tiempo de la recuperación del nivel adecuado de la mucosidád de la  garganta y ayuda en la cicatrización rápida de las células inflamadas.

Estos son algunos de los remedios eficaces para la mucosidad de garganta. Para algunas personas, el consumo de platos picantes cocinados con pimienta de cayena y el chile en hojuelas ayuda a desminuir la mucosidad, lo que permite que se drene rápidamente. Asegúrese de que usted se abstenga de los hábitos no saludables para prevenir los inicios recurrentes del flema de la garganta. Si no se observan resultados inmediatos, después de seguir los remedios anteriores para la mucosidad de la garganta, no tarde en consultarse con un médico cualificado.

Aviso: Este articulo es solamente para los fines informativos y no debe ser utilizado para reemplazar los consejos de un medico experto.

Leave a Reply