Las causas de dolor de espalda y cadera


Las causas de dolor de espalda y cadera

Un gran número de adultos estadounidenses sufre de dolor de espalda y cadera, que puede hacer su vida cotidiana inestable y difícil. Esto no sólo afecta a su rutina diaria, sino también podría llevar a consecuencias graves, en los huesos, enfermedades crónicas o problemas de los nervios. La clave para corregir el dolor es primeramente determinar la causa y luego tratarla según los diagnósticos. El dolor de espalda es causado por varias razones, y distinguir al responsable es muy importante.

El dolor en la espalda baja es, de por sí, una experiencia desagradable, como mínimo. Cuando se acompaña de una cadera adolorida, puede ser verdaderamente horrible. Lamentablemente, estos dos problemas a menudo van de la mano. A pesar de que este dolor se asocia a menudo con el envejecimiento, puede ocurrir prácticamente en cualquier edad, dependiendo de los factores que contribuyen a ello.

Causas primarias
La inflamación, la falta de alineación de las articulaciones y los espasmos musculares o debilidad, son algunos de los aspectos principales que causan el dolor de espalda. A menudo, estas condiciones se crean debido a la tensión o lesión de las vértebras inferiores.

» Una de las principales causas de dolor de espalda es la actividad excesiva. Una intensa actividad sin entrenamiento previo, sobre todo, sin haber dado a los músculos el tiempo suficiente para entrar en calor,  resulta en tención  y dolor muscular. El dolor generalmente disminuye después de unos días.

» El daño a los discos intervertebrales, que están situados entre las vértebras y actúan como amortiguadores para los huesos, puede causar dolor severo.

  • Debido al envejecimiento, el disco puede romperse. Sin embargo, la intensidad del dolor inducido en este caso varía, algunas personas no sienten ningún dolor, mientras que para otras puede ser agobiante.
  • La degeneración de los discos intervertebrales debido al envejecimiento también puede causar que los huesos vertebrales  entren en contacto unos con otros. La fricción entre los huesos puede ser muy dolorosa.
  • Los discos intervertebrales tienen una central suave y gelatinosa, llamada núcleo pulposo, delimitada por una cáscara externa dura, llamada anillo fibroso. Si el anillo fibroso se debilita, permite que el núcleo pulposo  entre en contacto, o incluso empuja  a los nervios, causando dolor.

Distorsiones posturales o el mantenimiento de posturas poco saludables pueden conducir a problemas de la columna vertebral crónica.

» Varios tipos de artritis pueden causar cantidades variables de dolor. Adultos con artritis también pueden desarrollar escoliosis, lo cual crea una curvatura anormal de la columna vertebral. Puede ser muy doloroso si los nervios se ven afectados, el dolor puede extenderse a las piernas. La escoliosis es también prominente en el desarrollo de los niños.

» La articulación de la cadera tiene una cantidad fija de fluido, lo que facilita los movimientos de la cabeza del fémur (rodilla). Cualquier exceso de líquido en la cavidad de cadera podría causar que se hinche, causando dolor.

» El desgaste de la cubierta cartilaginosa de los huesos de la cadera puede dejar los huesos expuestos. Cualquier impacto puede causar una considerable cantidad de dolor.

» Muchas de las condiciones que conducen a dolores de espalda / cadera pueden ser heredadas genéticamente.

Factores agravantes
Ciertas condiciones pueden agravar el riesgo de dolor en la cadera y en la espalda. El embarazo, el estrés, excesivo y continuo fumar, la posición doblada del cuerpo por mucho rato, el envejecimiento, infección pélvica, fracturas, la deficiencia de oxígeno, la osteoporosis, las enfermedades graves (tales como cálculos renales, tuberculosis, la obesidad, quistes ováricos, etc., son algunas de ellas. A pesar de que todos estos factores no pueden directamente causar daño espinal,  debilitan los huesos y por lo tanto los dejan propensos a sufrir daños.

Tipos de dolor
Clínicamente, los dolores en la espalda baja y los dolores de cadera se clasifican en tres categorías: agudos, subagudos y crónicos.

  • El dolor agudo es causado por el uso excesivo de los músculos de la espalda o debido a un trauma, es decir, las lesiones accidentales. Este tipo de dolor se produce por un movimiento brusco de los músculos. En los casos de dolor agudo, por lo general los tejidos blandos como ligamentos, tendones, etc., están dañados. Algunos de los síntomas más comunes de dolor agudo incluyen la falta de sueño adecuado, rigidez, dificultad  al caminar, estreñimiento, etc.
  • Los pacientes que sufren de dolores subagudos  pueden requerir un par de semanas para volver a su estilo de vida normal.
  • Como su nombre indica, el dolor crónico tiene una duración de un período de tiempo más largo y, en algunos casos, el paciente nunca se puede recuperar, y sólo será capaz de mantenerlo bajo control a través del ejercicio o la medicación. Las condiciones tales como hernia de disco, artritis reumatoide, la osteoartritis y la fractura vertebral pueden causar dolor crónico.

Los síntomas
Aunque los dolores de espalda leves son relativamente frecuentes, no muestran síntomas importantes y rara vez se extienden más allá de unos días, las enfermedades espinales más graves se caracterizan por fiebre súbita con dolor de espalda persistente junto con sudoración nocturna, dolor en la región dorsal superior (debajo del cuello), inflexibilidad, etc. Cualquier trastorno estructural en los pies o en las articulaciones, y la presencia de cáncer o el VIH también pueden ser los aspectos relevantes al momento de diagnosticar el dolor en la espalda baja y la cadera.

Tratamiento
Acostarse en lugar de estar sentado o de pie, alivia el dolor, ya que debido al cambio en el centro de gravedad de nuestro cuerpo, nuestra columna vertebral ya no está sometida a la presión longitudinal del cuerpo. Los remedios caseros, tales como el masaje y la aplicación de la pomada ayudaran a aliviar el dolor, pero teniendo en cuenta el papel fundamental desempeñado por la médula espinal en el sustento del cuerpo humano, siempre es recomendable consultar a su médico si experimenta cualquier dolor prolongado en la región. Dependiendo de la edad del paciente y la causa principal del dolor, los diferentes tipos de tratamientos se emplean para curar este dolor. Mientras que algunas de las causas puede ser tratadas con la ayuda del yoga, el tratamiento quiropráctico o los métodos orientales como el masaje, la acupresión, la medicación alopática / homeopática etc., otras causas deben ser tratadas solo con la cirugía. Los ejercicios de estiramiento y terapia física, junto con el descanso adecuado pueden ser muy útiles para ciertas condiciones, mientras que en algunos casos el paciente podría tener que optar por soluciones quirúrgicas.

El diagnóstico y tratamiento del dolor de la espalda y dolor de la cadera sólo puede ocurrir una vez que la causa principal se identifique. Por lo tanto, es esencial consultar a un especialista de inmediato si el dolor persiste por un período de tiempo inusual.

 

Artículos relacionados:

Dolor de caderas por la noche.

El ardor y el dolor de la cadera

Derrame de la articulación de la cadera

Las causas del dolor de la cadera en las mujeres

¿Qué causa el dolor en las nalgas y la cintura?

Dolor de cadera y la ingle

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *