Remedios caseros para las amígdalas inflamadas


Remedios caseros para las amígdalas inflamadas

Las amígdalas inflamadas o la amigdalitis pueden causar una grán cantidad de molestias y dolor. Las amígdalas són los ganglios linfáticos que se encuentran a cada lado de la garganta. Estos ganglios linfáticos desempeñan un papel importante en la prevención de las infecciones que causan el frío, y la gripe. La amigdalitis, es cuando las amígdalas están infectadas por las bacterias o el virus. Los medicamentos- como los antibióticos, pueden ayudar a curar la infección, pero los remedios caseros pueden aliviar y ayudar a curarlas. Los remedios caseros para curar las amígdalas se indican cuando se tienen los síntomas relacionados con la enfermedad, y por lo tanto para la curación de la enfermedad en sí.

Los síntomas de la inflamación de las amígdalas

Inflamación de los ganglios linfáticos

La faringitis estreptocócica

Dificultad o dolor al tragar

Fiebre

Dolor de cabeza

Dolor corporal

Debilidad

Dificultad para respirar

Algunos o todos estos síntomas pueden darse, dependiendo de la gravedad de la infección. La amigdalitis puede ser causada por varias razones, como una infección, debido a un resfriado o la tós, el consumo excesivo de alimentos fríos o agrios, un cambio repentino en el clima o la temperatura, la contaminación, la hipersensibilidad a un alergeno en particular, el uso excesivo de las cuerdas vocales, el tabaquismo, etc. Los niños són más propensos a desarrollar la inflamación de las amígdalas, en comparación con los adultos, debido a que su sistema inmunológico está poco desarrollado y esto podría ser muy problemático para ellos. Aquí mostramos algunos remedios caseros y algunos consejos sobre cómo curar las amígdalas inflamadas.

Los consejos para el tratamiento de las amígdalas inflamadas

Consumir mucho líquido, preferiblemente agua caliente, para suavizar la garganta y aliviar la inflamación de las amígdalas. El consumo de agua caliente ayuda a eliminar el moco que tiende a aumentar la infección.

Humedezca el ambiente en su casa para que haya suficiente humedad a su alrededor. Esto también evitará  el empeoramiento del dolor de la garganta y le ayudará a respirar con mas facilidad.

Procurar descansar lo más posible a su garganta, hablar menos y consumir los alimentos adecuados. Evite comer alimentos fríos, picantes o agrios.

Si el dolor es demasiado molesto, trate de tomar algunos analgésicos para aliviar el dolor.

Use pastillas para la garganta para aliviar  y coma alimentos blandos, bien cocinados y  que no sean demasiado duros para las amígdalas inflamadas y su garganta.

Los remedios caseros para las amígdalas inflamadas

Beber té de hierbas caliente o sopa de pollo puede ayudar a calmar y curar la enfermedad. También es eficaz en la eliminación de la fiebre y el frío.

Haga gárgaras tres veces al día con agua tibia con sal. La sal ayuda a eliminar los gérmenes atrapados en los ganglios linfáticos y el agua caliente va a calmar la garganta y aliviar el dolor.

Añadir unas gotas de zumo de limón y una cucharadita de miel en agua caliente y  consumir esto en intervalos regulares, sobre todo antes de irse a la cama por la noche.

Hervir 12 gramos de Banafsha (Viola odorata) Flores con medio vaso de leche . Filtrar las flores y beber la leche sin refrigerar para curar las amígdalas inflamadas.

Una mezcla de agua y zumo de naranja es también conocido por ser beneficioso en la curación de las amígdalas inflamadas y proporciona alivio a la garganta.

Si tiene las amígdalas inflamadas con manchas blancas, se debe hacer gárgaras tres veces al día con un enjuague bucal antiséptico.

También se pueden hacer gárgaras con semillas de alholva mezcladas con el agua tibia para curar las amígdalas inflamadas.

Consumir un vaso de leche caliente a la que se le añade una pizca de cúrcuma en polvo y un poco de miel. Esto ayudará a reducir la inflamación de las amígdalas.

Prepare una mezcla de una cucharada de miel, 4 dientes de ajo, ½ cucharada de pimienta y consúmalo cuatro veces al día para aliviar la irritación de la garganta.

Junto con los remedios caseros anteriores, también asegúrese de descansar bién y consultarse con un médico en el caso de que los síntomas empeoren o el hinchazón persista por más de dos días. En los casos de amigdalitis grave, puede ser requerida la extirpación quirúrgica de las amígdalas.

Artículos relacionados:

Las amígdalas agrandadas

La pús en las amígdalas.

Complicaciones de la amigdalectomía

Las amígdalas inflamadas con manchas blancas

Las adenoides en los adultos.

La bolsa de pús en las amígdalas.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *