Las adenoides són unos grupos de tejidos linfoides, situados en la parte posterior de la garganta. Las adenoides inflamadas en los adultos, pueden causar graves molestias y provocar diversos problemas de la salud. Sigua leyendo...

Las adenoides en los adultos.

Al igual que las amígdalas, las adenoides són también unos tejidos linfoides, asignados a la tarea de ayudar al sistema inmune a combatir las infecciones. Mientras que las amígdalas, són dos masas de tejido, ubicadas a cada lado de la parte posterior de la garganta. Las adenoides se encuentran en la parte elevada de la garganta, detrás del velo del paladar y en la parte posterior de la nariz, donde la nariz se fusiona con la boca. Las amígdalas, al estar situadas en la garganta, són visibles, pero las adenoides pueden ser vistas a través de la boca con algunos instrumentos especiales solamente.

Las funciones y el crecimiento de las adenoides.

Las adenoides, junto con las amígdalas, ayudan a combatir las infecciones del cuerpo. Con la respiración, los gérmenes transmitidos por el aire que causan enfermedades, entran en la boca y se quedan atrapados en las mucosidades, las adenoides producen anticuerpos y glóbulos blancos para eliminar estos gérmenes. En el desarrollo de esta función, las adenoides están expuestas al riesgo de contraer la infección. Esto conduce a la inflamación de las adenoides, que pueden causar varias complicaciones.

Durante el parto, los bebés no pueden tener las adenoides y las amígdalas visibles. A medida que el bebé crece, las adenoides junto con las amígdalas, aumentan de tamaño y el tamaño máximo se alcanza a los cinco años. Sin embargo, el tamaño se reduce gradualmente y se contrae un tanto, antes de que el niño llegue a la pubertad. Se ha observado que esto sucede, cuando  el niño llega los seis o los siete años de edad. Por lo tanto, las amígdalas y las adenoides inflamadas  en adultos no s’on comunes, al igual que en los niños. Sin embargo, en algunos niños, las adenoides y las amígdalas no se encogen con el paso del tiempo y los niños pueden llevar  esta condición a la edad adulta. En algunos adultos, las amígdalas o las adenoides encogidas, se pueden infectar y pueden ampliarse. Si las adenoides disminuyen de tamaño, ya que el niño llega a la edad adulta, es posible que se amplíen una vez más debido a la reactivación de una infección bacteriana o viral. Uno de estos ejemplos, es el virus de Epstein Barr.

Los síntomas de inflamación de las adenoides en adultos.

Debido a la ubicación estratégica de las adenoides, una inflamación de las mismas, puede producir molestias graves a la persona afectada. La gravedad de los síntomas puede variar con el nivel de la infección y de la inflamación. Una infección de las adenoides en los adultos, hace que estas se hinchen. Como las adenoides se encuentran en las vías respiratorias, la inflamación de las mismas, obstruye el paso del aire y causa problemas de la respiración por la nariz. Los siguientes s’on algunos de los síntomas de la inflamación de adenoides.

  • Los ronquidos y la respiración ruidosa.
  • La nariz taponada.
  • Respirar a través de la boca.
  • Hablar por la nariz.
  • La sequedad de la garganta o dolores por la mañana.
  • El hábito de mantener la boca abierta.
  • La apnea del sueño.

También se ha observado, que en la mayoría de los casos de una infección de las adenoides, las amígdalas también se infectan y se inflaman simultáneamente. Las amígdalas y las adenoides, forman una estructura de anillo, en la parte posterior de la garganta, lo que estrecha las vías respiratorias y conduce a la restricción del suministro del aire en los pulmones. Durante el día, esto se compensa con la respiración por la boca. Pero, durante la noche, los músculos de las vías respiratorias se relajan, lo que provoca el bloqueo de las vías adicionales de la respiración. Una caída en la presión del aire en los pulmones produce la apnea (la incapacidad temporal para respirar), la que a su vez, provoca la interrupción del sueño. Este sintoma se denomina como la apnea obstructiva del sueño. Otros síntomas de las adenoides en los adultos, incluyen la fatiga y dolores de cabeza, debido a la falta de sueño. La persona afectada puede también desarrollar un mal aliento persistente y/o un mal sabor en la boca.

Las complicaciones. El aumento de las adenoides.

Las adenoides inflamadas en los adultos, pueden causar la apnea obstructiva del sueño, la cual, si se deja sin un tratamiento, puede conducir a la presión arterial alta y a los problemas del corazón. La infección de las adenoides, puede extenderse a los oídos y causar infecciones del oído medio, lo que también puede afectar a la audición. Otro sintoma denominado como el pegamento de la oreja (la acumulación de mucosidades en el oído medio), también puede ser causada por la infección de las adenoides. Esta infección puede también provocar una infección en los senos maxilares, la infección respiratoria y los vómitos. La infección puede diseminarse a las membranas mucosas de la laringe y las cuerdas vocales, lo que puede provocar la tós. En algunas personas, las adenoides pueden hincharse y bloquear completamente el paso del aire a través de los orificios nasales. En el caso de los niños, las adenoides pueden causar la formación de una postura de la lengua hacia delante, unos dientes superiores prominentes y una forma del rostro alargada (facies adenoides).

La cirugía de las adenoides en los adultos.

En los niños, las adenoides aumentan en tamaño, lo que puede variar de un niño a otro. En algunos niños, pueden crecer hasta el tamaño de una pelota de ping-pong. Sin embargo, las adenoides agrandadas en la mayoría de los niños, se contraen y se aplanan a medida que estos crecen. Aunque los antibióticos pueden curar la infección de las adenoides, estos fármacos no pueden ser eficaces en la reducción de las estructuras crónicamente agrandadas, que pueden causar unos síntomas persistentes y algunas complicaciones. Por lo tanto, se recomienda la eliminación quirúrgica de estas estructuras. Si las adenoides agrandadas están causando la infección del oído recurrente o la apnea severa del sueño, se sugiere la cirugía para extirpar las adenoides (la adenoidectomía). La adenoidectomía se recomienda para los adultos que sufren los mismos síntomas. Sin embargo, es muy raro que los pólipos en los adultos se hinchen, hay personas que desarrollan unos síntomas graves de las adenoides y requieren una intervención por la adenoidectomía. La cirugía de las adenoides en los adultos se sugiere también, para el caso grave de los ronquidos o del cáncer de la región. Incluso a aquellas personas, que pueden volver a padecer las infecciones de las amígdalas y del pecho, se les puede aconsejar someterse a esta cirugía.

Aunque sean muy raras, las adenoides inflamadas en los adultos pueden causar unos síntomas similares, al caso de los niños. No es un sintoma que amenaza la vida, pero en caso de observar síntomas graves, hay que buscar la atención médica inmediata. Asimismo, hay que consultar también a un médico, para le pueda ofrecer la inflamación sobre las adenoides en los adultos.

Leave a Reply