La streptodermia en los niños – Los síntomas y el tratamiento


La estreptodermia en un niño, es una enfermedad infecciosa de la piel. La infección por los estreptococos se convierte en su causa, la que desencadena la formación de manchas escamosas de un color rojizo con un contenido purulento en la piel.

La enfermedad por los estreptococos (los patógenos de la estreptodermia) se produce sólo en las zonas dañadas de la piel, o en el caso de las enfermedades que causan una baja inmunidad (por ejemplo, la diabetes).

La estreptodermia en los niños o en los adultos se suele transmitir por el contacto a una grán cantidad de personas. Como regla general, los niños enferman con más frecuencia debido a que el sistema inmunológico no está completamente desarrollado.

Los síntomas de la estreptodermia

La estreptodermia se diagnostica por la aparición de ciertos síntomas. Uno de los principales son las manchas escamosas en la piel de color rosa brillante. En esta etapa, ningún sentido es afectado y la enfermedad no trae molestias. A veces, todavía son posibles la sequedad y un picor ligero de la piel. También se pueden considerar como unos síntomas acompañantes, los ganglios linfáticos inflamados y la fiebre. Las lesiones de la piel en forma de manchas tienen un diámetro de aproximadamente 4 cm. Estas lesiones aparecen principalmente en las nalgas, las piernas, los brazos, la espalda y en la cara.

De hecho, la estreptodermia es bastante peligrosa, ya que además de las manifestaciones en la piel en forma de abscesos y de úlceras, es capaz de atacar los órganos internos, lo que a su vez causa una alteración de sus funciones. Tal situación puede provocar una enfermedad grave.

El tratamiento de la estreptodermia

El tratamiento de la estreptoderma en la etapa inicial de la enfermedad, consiste en el uso de los fármacos que secan las yagas y los antibacterianos. Estos ayudan a reducir la inflamación y a que la infección no se extienda a la piel sana. Si el niño tiene la fiebre alta y los ganglios linfáticos son muy inflamados, se le administrarán los antibióticos y los medicamentos para bajar la fiebre.

Cuando pase la etapa de la inflamación aguda, el niño tendrá que someterse a un curso de la irradiación ultravioleta.

Si la estreptodermia es leve, se recomienda realizar una terapia inmunoestimulante, en combinación con el consumo de las vitaminas A, B, C y P.

Desafortunadamente, la estreptodermia con el tratamiento inoportuno e incorrecto, se puede convertir en una forma crónica, que se caracteriza por la formación de las ampollas. En su lugar, después de la apertura, aparecen en las zonas húmedas. En este caso, es necesario cubrir las zonas dañadas con un apósito con las emulsiones antisépticas de azufre y alquitrán.

La prevención de los estreptococos

El principal método de la prevención, por supuesto, es la higiene personal y la mantención de la inmunidad de los niños. Es importante vigilar de cerca cualquier aparición en la piel, en busca de los signos de y con la más mínima desviación de la norma, una visita al médico sería la mejor solución. Recuerde, que la automedicación únicamente puede causar el daño.

 

Artículos relacionados:

Los niños con el autismo - Los síntomas y las causas

Las cardiopatías del corazón en los niños - Las causas y los síntomas

La linfadenitis en los niños

La fibrosis quística en los niños. Las causas, los síntomas y el tratamiento

La colecistitis en los niños. Las causas, los síntomas y el tratamiento

¿Qué hacer si el niño se atraganta con algún alimento o un cuerpo extraño?

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *