La presión oncótica 1


La presión oncótica

Todos sabemos que cada célula de nuestro cuerpo necesita varias propiedades para un buen funcionamiento, como la nutrición y el oxígeno. Todos estos requisitos se cumplen con la ayuda de la sangre, la que inunda y nutre cada célula. De esta manera, incluso las células presentes en las puntas de nuestras extremidades consiguen alimento. Sin embargo, te has preguntado ¿cómo es que la sangre permanece en los capilares y se las arregla para llegar a cada célula en el cuerpo? La presión arterial normal es de alrededor de 120/80 mm de Hg. Lo qué ayuda a evitar que la sangre se fugue fuera de los capilares, se conoce como presión oncótica. A continuación se presentan detalles sobre la definición de la presión oncótica y qué puede suceder  si esa presión disminuye.

¿Cuál es la presión oncótica?

Como se mencionó anteriormente, la presión oncótica es la presión que ayuda  asegurar que la sangre permanezca en los capilares y no se derrame. La capa de revestimiento de los capilares es delgada y por lo tanto, los capilares son muy permeables. Lo que ayuda a mantener el líquido en los capilares son las proteínas que están presentes en el plasma Estas proteínas plasmáticas tienen la capacidad para extraer agua, y así ayudar a mantenerla dentro de los capilares. La presión oncótica es también conocida como presión osmótica coloidal debido a que es ejercida por las proteínas. De los diferentes tipos de proteínas, casi el 70% de la presión es ejercida por las albúminas. La presión oncótica del plasma se dice que es alrededor de 25-30 mm de Hg y se denota por el símbolo “π”. Sin embargo, esta presión tiende a aumentar a lo largo de la longitud del capilar y es mayor en las zonas que tienen capilares cuyo coeficiente de filtración es mayor. Esto puede verse en los capilares que están presentes en los riñones, o más específicamente en los glomérulos renales. En esta región, los glomérulos son impermeables a las moléculas de proteínas más grandes y estas moléculas de proteína tienden a acumularse en los capilares, debido a que hay un aumento de la presión oncótica. Las albúminas, por lo tanto, desempeñan un papel importante en el mantenimiento de la presión osmótica coloidal.

La presión oncótica del tejido

Hay también otro tipo de presión oncótica que se conoce como la presión del tejido oncótico. La actual presión osmótica coloidal en los tejidos y en los capilares está interconectada. Si el revestimiento de la pared capilar es menos permeable, entonces habrá una mayor concentración de proteínas en los tejidos, dando lugar a una mayor presión osmótica coloidal. Por el contrario, si hay una mayor permeabilidad capilar, entonces habrá más filtración, dando lugar a una disminución de las proteínas del tejido, lo que a su vez, disminuye la presión osmótica del tejido. La presión osmótica del tejido normal se dice que es alrededor de 5 mm de Hg.

Los cambios de la presión oncótica

Cualquier cambio en la presión osmótica coloidal conduce a problemas en el cuerpo. ¿Sabía usted que cuando hay una disminución de la presión oncótica, aparece el edema? ¿Cómo?, se preguntará usted. Pues bien, cuando una persona sufre de una deficiencia de proteínas, la desnutrición, la enfermedad Kwashiorkor o si está perdiendo proteínas en la orina (proteinuria),  hay menos proteínas en la sangre para contener el líquido,  el se escapa de las paredes de los capilares y da lugar a la retención de agua y al edema.

Esto fue todo sobre la presión oncótica, cómo se mantiene y qué ocurre si hay algún cambio en ella. La presión osmótica coloidal es esencial para mantener la circulación de la sangre en el cuerpo. Por lo tanto, si hay signos como el edema y la retención de agua en el cuerpo, entonces hay posibilidades de que la presión oncótica es baja, señalando hacia la probabilidad de deficiencia de proteínas en el cuerpo.

Artículos relacionados:

La mala circulación en los dedos

Los alimentos que aumentan la circulación sanguínea

Los síntomas de la mala circulación sanguinea

Síntomas de mala circulación

La mala circulación en las piernas

La mala circulación en los pies


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “La presión oncótica