La higiene bucal en los niños


La higiene bucal en los niños

Los dientes fuertes y sanos son un regalo invaluable de la naturaleza. Pero si usted no controla el estado de la cavidad bucal desde la infancia, a continuación, incluso los mejores dientes pueden traer un montón de problemas. Para evitar el terrible dolor de muelas, el mal aliento y una grán variedad de enfermedades, es necesario enseñar al niño la higiene personal desde su infancia. Incluso cuando los primeros dientes aún no han aparecido.

La limpieza de las encías delicadas del bebé

Incluso a esta temprana edad, la boca de su bebé requiere cuidado. Las encías necesitan constantemente los masajes y se limpian con unos cepillitos de goma de diseño especial, que se colocan en el dedo de la mama como los guantes.  De esta forma se impide la formación de la microflora favorable para reproducción de los microbios.

El cambio de los dientes de leche por los permanentes, es un proceso muy doloroso, así que los padres deben consultar con un médico para obtener consejos sobre el gel analgésico para las encías.

Cuando ya han aparecido los dientes

Los cepillos de dientes suaves y las pastas dentales elaboradas especialmente para los niños son un atributo diario. Estos cepillos y pastas de dientes son seguros para la salud de los niños y limpian bién los dientes eliminando las placas. Además, se debe enseñar al niño a usar el hilo dental para limpiar todos los días los intervalos entre los dientes.

Para prevenir la formación de sarro, un niño debe lavar regularmente su boca después de comer con un acondicionador especial, por lo que este acondicionador debe estar siempre en el estante del baño.

Los niños deben cepillarse los dientes con los cepillos suaves hasta la edad pre escolar, ya que en este período las encías aun siguen siendo muy delicadas, y se lesionan fácilmente con cerdas las rígidas.

Unas cuantas reglas sencillas para los dientes sanos

Para que la limpieza de los dientes sea más eficaz, es necesario realizar ciertos movimientos con el cepillo, los cuales deben ser en dirección vertical, de arriba a abajo. Es necesario limpiar ambos lados de los dientes (externos e internos), y con la parte externa del cepillo se debe limpiar todo el interior de la boca: la lengua, las mejillas y las encías. El siguiente paso con el cepillado son los movimientos del cepillo en forma circular sobre los dientes. En general, la limpieza dental no debe durar menos de dos minutos, y al final, es necesario enjuagar la boca con abundante agua limpia.

Además, los dientes se deben reforzar desde el “interior”. La dieta del niño debe incluir una grán cantidad de calcio, que se encuentra en la leche, el queso y el requesón, así como la vitamina D para mejorar su asimilación. Este complejo de medidas permitirá, que el cuerpo funcione correctamente, lo que sería beneficioso para la salud dental.

Si se supervisara cuidadosamente la salud de los dientes de leche desde una edad temprana, puede que su hijo no tenga problemas dentales. Sin embargo, independientemente de la presencia o la ausencia de las quejas, el niño debe ser llevado al dentista dos veces al año para una inspección de rutina. Así se detectan las enfermedades en una etapa temprana y se curan sin dificultad.

 

Artículos relacionados:

Los dientes torcidos en los niños

¿Cómo tratar la enfermedad periodontal en los niños?

¿Se les puede dar la miel a los niños?

El eczema en los niños. Las causas y los síntomas del eczema

¿Cómo sacar una astilla de la piel del niño?

Los esguinces del niño, los síntomas y el tratamiento

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *