La dentición en los niños


La dentición en los niños

Cuando comienzan a brotar los dientes de leche, a los 6-8 meses, traen muchos problemas, para los niños y para los padres. El proceso de la aparición de cada diente dá unas sensaciones muy desagradables en forma de picor, dolor, el aumento de la temperatura e incluso, de los trastornos intestinales. Los médicos suelen negar cualquier relación entre estos síntomas y el crecimiento de los dientes. Sin embargo, la práctica demuestra, que todo esto ocurre precisamente desde que comienza el proceso de la dentición.

El proceso de dentición es muy individual, por lo que usted no se debe preocupar por saber cómo, cuándo y en qué orden aparecerán los primeros dientes en su niño. La desviación en el tiempo o el orden de la erupción de los dientes de leche también es de carácter individual y puede variar de un niño a otro, así que tenga paciencia y espere.

¿A qué dientes se les llaman “de leche”?

La existencia de los molares de leche y de los permanentes, la confirman los especialistas. Desde la edad muy temprana, los molares de leche se ubican en los extremos de ambos lados de las mandíbulas y ayudan a los niños a triturar y a masticar los alimentos. Los dientes de leche centrales brotan de 1 a 1.5 años de edad, y los laterales aparecen aproximadamente a los 2,5 años.

Los dientes permanentes vienen a reemplazar a los de leche aproximadamente a los 5-6 años (los centrales) y a los 12-15 años a los de los laterales. Como se ha mencionado anteriormente, la sustitución ocurre de forma individual. Si su hijo comenzó a mudar los dientes antes del tiempo señalado, no se asuste. Para excluir cualquier anormalidad, visite al dentista pediátrico.

El proceso del cambio de los molares

El proceso de la mudanza de los dientes es bastante largo, en total son 20 piezas aproximadamente, las que se ván cayendo. Los dientes inferiores salen los primeros, pero también son los primeros en caerse, aunque todo depende de la genética del niño en particular.

Los dientes aparecen en el interior de la encía y empujan a los dientes de leche hasta lograr sus caídas y remplazos. Durante el proceso, se pueden ver las puntas de los dientes nuevos apareciendo por detrás o por delante de los de leche. En este caso existe el riesgo de una grave desviación de la dentición. La solución de este problema es muy simple: el médico extrae el diente de leche, para facilitar la salida del diente principal.

En el caso de los primeros molares permanentes, estos salen por detrás de las muelas de leche y no sustituyen a ninguna, sino que cubren el espacio existente detrás de los segundos molares de leche y permanecerán juntos algunos años, hasta que se caiga el molar de leche. Las muelas de abajo aparecen antes, que las de arriba.

También es importante prestar atención a la formación de una oclusión en un niño. Las desviaciones pueden indicar las enfermedades, tales como el raquitismo, el beriberi o una fuerte alteración en el metabolismo.

En el caso de los retrasos graves en la aparición de los dientes permanentes, se prescriben los rayos X para identificar las causas de esta alteración. El resultado de tal diagnóstico ayudará a predecir el desarrollo de la dentición. Como se puede ver, es importante visitar al dentista pediátrico al menos una vez al año.

Además, no se olvide del cuidado de la cavidad oral del niño. No atender y no curar a tiempo los dientes de leche puede traer malas consecuencias para el desarrollo de los dientes permanentes en el futuro, lo cual tendrá un efecto negativo en la salud del niño. Por lo tanto, los padres tan pronto como sea posible, deben enseñar a su niño a cepillarse los dientes dos veces al día y a tener un buén cuidado de ellos. Pero especialmente importante, es la limpieza de los dientes antes de acostarse, ya que durante todo el día en los dientes se acumula una grán cantidad de gérmenes que pueden provocar una variedad de enfermedades y por la noche la producción de saliva es menor, lo que proporcionará una menor defensa para los dientes.

Como se mencionó anteriormente, el brote de los dientes primarios es un proceso muy doloroso. Y ¿qué pasa con los dientes permanentes?

A primera vista, los dientes permanentes en los niños se desarrollan fácilmente y sin consecuencias. Pero esto no siempre es así. Frecuentemente y debido a la rapidez con la que estos surgen y reemplazan a los de leche y en dependencia de la genética de cada individuo, puede aparecer un dolor de la cabeza, la irritabilidad, la distracción, la falta de atención, y en los casos excepcionales, un aumento de la temperatura corporal. Si estos síntomas son transitorios, usted no se tiene que preocupar, ya que al cabo del tiempo todo vendrá a la normalidad. Pero si estos síntomas se hacen habituales, se requiere una visita al médico para prevenir el desarrollo de las enfermedades graves.

 

Artículos relacionados:

¿A qué edad se pueden poner los soportes dentales a los niños?

¿Por qué los dientes de leche se vuelven negros en los niños ?

La inflamación gingival en los niños (la gingivitis)

¿Cómo tratar el orzuelo en un niño?

Los signos de la neumonía en los niños

¿Cómo tratar el orzuelo en un niño?