La cirrosis del hígado – Esperanza de Vida 1


La cirrosis del hígado – Esperanza de Vida

La cirrosis del hígado es una afección en la que el hígado se deteriora lentamente y conduce a un mal funcionamiento del órgano. El tejido sano del hígado es reemplazado por un tejido cicatricial que bloquea parcialmente el flujo sanguíneo a través del hígado. Cuando el hígado está sano, tiene la capacidad de reemplazar las células dañadas por células sanas. Pero una vez que la cirrosis llega a su etapa final, el hígado no puede reemplazar a las células dañadas por más tiempo, por lo que es extremadamente difícil sobrevivir en estas condiciones.

El hígado es un órgano importante, que realiza una serie de funciones útiles para el cuerpo. El hígado ayuda a controlar las infecciones eliminando las bacterias y toxinas de la sangre. El hígado es la unidad de procesamiento de los nutrientes, hormonas y medicamentos en el cuerpo. Produce proteínas que ayudan en la regulación de la coagulación sanguínea. La bilis producida por el hígado ayuda en la absorción de grasas como el colesterol y otras vitaminas solubles en grasa.

Esperanza de vida
El hígado es uno de los órganos vitales del cuerpo. Cuando hay algún tipo de daño irreparable o irreversible en el hígado, la esperanza de vida se reduce en gran medida. Con el fin de evaluar el pronóstico de una enfermedad del hígado, cirrosis, especialmente, los médicos siguen la puntuación de Child-Pugh. Esta puntuación de la evaluación ayuda a los médicos a determinar el tipo de tratamiento, así como la exigencia para un posible trasplante de hígado. Child-Pugh utiliza cinco indicadores clínicos para indicar el progreso de la enfermedad. Cada una de estas medidas se califica en una escala de 1 a 3. La escala 1 indica las etapas iníciales y la 3 indica un grave desequilibrio. Los cinco indicadores clínicos para indicar el progreso incluyen la bilirrubina total (mmol / l (mg / dl)), albúmina de suero (g / l), INR PT, ascitis y encefalopatía hepática. Después de calcular la puntuación de estas medidas, la enfermedad hepática crónica se clasifica desde clase A hasta C, de acuerdo con la puntuación de Child-Pugh. Esta puntuación se da en la tabla siguiente:

Puntos Clase Un año de supervivencia Dos años de supervivencia
5-6 A 100% 85%
7-9 B 81% 57%
10-15 C 45% 35%

Según la tabla, los pacientes comprendidos en la clase A tienen 85% de posibilidades de supervivencia en un período de dos años. La clase C  tienen sólo 35% de posibilidades de supervivencia a los dos años siguientes del diagnóstico de la enfermedad. La clase C indica alto riesgo de muerte del paciente. Los síntomas pueden no aparecer durante unos 2 años después del desarrollo de la enfermedad. Algunas personas con esta condición tienden a caer gravemente enfermas dentro de 3 a 5 años. Después de los primeros síntomas se desarrolla ictericia y se puede concluir que la enfermedad ha alcanzado su etapa avanzada. Así, la esperanza de vida es sólo de 34-66%.

Causas
Las razones principales de esta condición son el alcoholismo crónico y la hepatitis C crónica. En la actualidad, la obesidad se está convirtiendo también en un factor importante. La obesidad, junto con el alcoholismo crónico o hepatitis C conduce a daño hepático. No es una ocurrencia de corto plazo. Se sufre de esta condición debido a años de abuso crónico de alcohol o una lesión crónica en el hígado. También puede ocurrir debido a la cirrosis biliar primaria, fibrosis quística, enfermedad de hígado graso no alcohólico, colangitis esclerosante, galactosemia, la esquistosomiasis, la enfermedad de almacenamiento de glucógeno, enfermedad de Wilson y otros trastornos del hígado. Uno puede mejorar su expectativa de vida con la abstinencia de alcohol, la dieta saludable y el trasplante de hígado en caso de cirrosis hepática grave.

Síntomas
En la etapa inicial de la cirrosis, el paciente puede sufrir de:

  • Fatiga
  • Boca Seca
  • Ictericia
  • Agrandamiento del hígado
  • La sensibilidad(tenderness) de la parte superior derecha del abdomen
  • Pérdida de apetito
  • Picazón en la piel
  • Edema e hinchazón en los tobillos, las piernas y el abdomen
  • Heces de color claro y orina de color marrón o naranja
  • Confusión, desorientación
  • Sangre en las heces
  • Fiebre

Después de la primera etapa, la enfermedad hepática progresa a la segunda etapa. En la segunda etapa, las bandas de tejidos anormales forman un rígido tejido conectivo llamado fibrosis. Esta fibrosis y la inflamación se extienden a las áreas de portal y periportal del hígado. En la etapa tres, las áreas de fibrosis fusionan y de esa manera se amplian en el hígado. Hay degradación del hígado que conduce a un funcionamiento reducido del mismo. Por lo tanto, hay menos absorción de las vitaminas liposolubles y grasas. La etapa final de la cirrosis hepática es la etapa cuatro. Hay posibilidades muy pequeñas de la supervivencia en esta etapa. Sólo un trasplante de hígado puede salvar al paciente. Por lo tanto, la esperanza de vida es de menos de 10 años para las personas en la última etapa, también conocida como la fase sintomática de la cirrosis.

Tratamiento
El tratamiento básicamente ayuda a retrasar el progreso de la afección o detener un mayor daño a las células hepáticas. El tratamiento incluye la completa abstinencia de alcohol para detener el progreso de la enfermedad. En el caso de la hepatitis, el médico puede aconsejar esteroides y medicamentos antivirales para reducir el daño celular hepático. Cuando la cirrosis del hígado es causada por la enfermedad de Wilson, hemocromatosis o por otras enfermedades autoinmunes, su tratamiento es variable.

Para controlar los síntomas de edema y ascitis, tiene que ser seguida una dieta específica, que sea baja en el consumo de sal. Los diuréticos pueden ser advertidos y se debe reducir el exceso de líquidos. Los laxantes pueden ser administrados para ayudarle a absorber las toxinas y eliminarlas de los intestinos. En el caso de la cirrosis grave, el médico puede aconsejar el trasplante de hígado.

Dieta
Incluye, frutas, verduras, granos integrales y una dieta baja en grasas. Las personas obesas necesitan reducir su peso y mantener un peso saludable según su estatura y edad. Estas personas deben comer menos sal y  calorías, más proteínas, y abstenerse del alcohol.

Un 85% de las personas sometidas a trasplante de hígado alcanzan las tasas de supervivencia a cinco años. Debe reducir las posibilidades de daños en el hígado para prevenir la aparición de esta condición. Cuando la etapa inicial se diagnostica, cambie su estilo de vida por completo y deje de beber alcohol. Esto es debido a que la clase A tiene el pronóstico más favorable para el tratamiento de la enfermedad.

Loading...

Artículos relacionados:

Cirrosis biliar primaria

Esperanza de vida para la cirrosis

La etapa terminal de la enfermedad hepática y la esperanza de vida.

Etapas de la cirrosis hepática

La cirrosis del hígado en la etapa 4.

Tipos de cirrosis hepática


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “La cirrosis del hígado – Esperanza de Vida