Los gases excesivos durante la noche


Los gases excesivos durante la noche

Lo que sigue después de la acumulación excesiva de los gases en el estómago, es la flatulencia. La liberación de los gases produce un terrible olor, que puede volver loco a cualquiera. Los frecuentes episodios de flatulencia durante el día o por la noche, es lo que apunta a los problemas de la digestión, que requieren la intervención médica inmediata. Algunos de los factores que causan la indigestión, que eventualmente desencadenan los eructos excesivos durante la noche, se discuten a continuación:

En primer lugar, es necesario conocer el origen de los gases en el intestino. Durante las comidas, los alimentos consumidos pasan a través del estómago y luego al intestino delgado (el colon), donde tiene lugar la digestión y la absorción de los alimentos. Los alimentos parcialmente digeridos se mueven hacia el colon. Las bacterias inofensivas presentes en el colon, logran el metabolismo de los alimentos sin digerir. Esta actividad bacteriana promueve la distribución de los gases de los alimentos, como el metano y el hidrógeno. Aunque experimentar la flatulencia no es una causa de preocupación, cuando ocurre con frecuencia, es una indicación del exceso de los gases en el estómago.

Causas

Los alimentos gaseosos
Las personas que consumen los alimentos gaseosos están predispuestos a las molestias en el estómago, que se manifiestan en forma de los gases excesivos durante la noche. Como su nombre indica, los alimentos gaseosos son los alimentos que promueven la producción de los gases en el intestino. Por lo tanto, comer demasiados alimentos gaseosos durante la noche, puede causar el exceso de eructos. Los alimentos altos en fibra soluble, así como los altos en fructosa (un tipo de azúcar) y en hidratos de carbono complejos, son todos considerados como los alimentos gaseosos, que son los responsables de la liberación excesiva de los gases durante la digestión. Algunos de los productos alimenticios comunes, cfusantes de la producción de los gases no deseados, se muestran a continuación:

  • Las verduras como los frijoles, el repollo, las coles de Bruselas, brócoli y coliflor
  • Las frutas como los melocotones, los albaricoques, las naranjas y los plátanos

La indigestión
Durante la noche hay menos actividad física y encima, la gente tiende a comer las comidas pesadas, lo que a menudo conduce a la indigestión. El alimento consumido, es a menudo completamente digerido en el intestino delgado. La comida no digerida (si la hubiese) se transmite al intestino grueso. Sin embargo, los alimentos no digeridos tienden a acumularse más en el intestino grueso (el colon) en las personas con los problemas de la digestión. Así, las bacterias en el colon, tienen la carga de procesamiento de grán cantidad de alimentos no digeridos, lo que se traduce en exceso de los gases y el hinchado.

La intolerancia a la lactosa
Las personas con la intolerancia a la lactosa, como la leche u otros productos lácteos, también pueden sufrir de la indigestión por la noche, conduciendo esto al exceso de los gases. La intolerancia a la lactosa significa, que el cuerpo no es capaz de digerir la lactosa, un tipo de azúcar, que está presente en los productos lácteos. Esto ocurre debido a la falta de la lactosa en el intestino delgado, una enzima necesaria para la digestión de la lactosa. Por lo contrario, los productos lácteos no son fáciles de digerir, especialmente cuando la actividad física tiene un papel secundario durante la noche.

El aumento de la población bacteriana
Por lo general, las bacterias que producen los gases y ayudan en la digestión, residen en el intestino grueso. Sin embargo, cuando aumenta la concentración de las bacterias, pueden viajar hasta el intestino delgado e interactuar con los alimentos que aún no se han digerido. Como las bacterias se exponen a los alimentos sin digerir con frecuencia en el intestino delgado, pueden causar eructos excesivos en cualquier momento después de haber consumido las comidas pesadas.

La insuficiencia pancreática
El páncreas también juega un papel importante para garantizar la correcta digestión de los alimentos. ¿Cómo? En el intestino se liberan ciertas enzimas, con el fín de facilitar la digestión. Durante la insuficiencia pancreática, el páncreas es incapaz de producir las enzimas digestivas, lo que conduce a la indigestión, la mala absorción y se acumula un exceso de los gases.

El funcionamiento deficiente de los músculos intestinales o estomacales
Para una mejor digestión, el buén funcionamiento del estómago y de los músculos intestinales es muy importante. La contracción y la relajación de los músculos gastrointestinales, empuja el alimento hacia adelante, lo que ayuda en la digestión. Sin embargo, cuando estos músculos no están funcionando correctamente, el alimento ingerido se mueve a una velocidad muy lenta. Esto a su vez, ralentiza la digestión, causando finalmente los eructos excesivos. Los pacientes que sufren de la gastroparesia, un trastorno que causa el funcionamiento insatisfactorio de los músculos del estómago, experimentan el hinchado, a pesar de haber comido poco.

Los trastornos intestinales
Los problemas intestinales, como el síndrome del intestino irritable (SII) y la diverticulitis, también pueden perjudicar la digestión, lo que conduce al exceso de los gases después de comer. Los pacientes afectados con la presencia de la diverticulitis, tienen los divertículos inflamados. Los divertículos no son nada más que pequeños crecimientos anormales de tejido, que sobresalen del intestino. Cuando las bolsas se inflaman, la afección se conoce como la diverticulitis, que normalmente se caracteriza por un dolor abdominal, y los cambios no deseados en el patrón intestinal (el estreñimiento y la diarrea) y la disminución del apetito debido a las náuseas y los vómitos. La presencia de los cuerpos extraños o de las heces endurecidas (el estreñimiento), causan la obstrucción intestinal.

La enfermedad celíaca
Las personas que no pueden tolerar el consumo de los alimentos que contienen gluten, sufren de la enfermedad celíaca. El gluten es un tipo de proteína, que se encuentra en los productos de trigo, la avena y el centeno. Cuando los pacientes con el diagnóstico de la enfermedad celíaca, incluyen los productos con el gluten en su dieta, se lesiona el revestimiento interno del intestino delgado y se acompaña de una mala digestión, el exceso de los gases y el malestar abdominal.

Como ya se ha mencionado, los gases frecuentes durante la noche, muchas veces son el resultado de la indigestión. Por lo tanto, la búsqueda de la causa de la mala digestión, es necesaria para deshacerse del exceso de los gases por la noche. Consumir comidas pequeñas y aumentar la actividad física, a menudo funciona para aliviar los síntomas del exceso de los gases durante la noche. El uso de los medicamentos, disponibles bajo la marca ‘Mylanta’, también son útiles para reducir el hinchado y la acumulación de los gases. Ciertos cambios en la dieta que involucran el consumo moderado de alimentos gaseosos, podrían ayudar a detener los restos de la acumulación de los gases en el estómago. Seguir una dieta libre de gluten, es a menudo el primer tratamiento para los pacientes con la enfermedad celíaca, que puede ayudar a detener la producción excesiva de los gases.

Artículos relacionados:

Flatulencia con mal olor

Los síntomas de dolor por los gases.

El dolor en el pecho de gas - Causas y síntomas

¿Qué causa el gas crónico?

Gas antes de los períodos

Las náuseas constantes y los gases.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *