La función del bazo en el sistema inmunológico


La función del bazo en el sistema inmunológico

El sistema inmunológico es la unidad fundamental que protege el cuerpo contra las enfermedades. Un sistema inmune sano detecta los patógenos de los virus, los gusanos, los parásitos, y sabe la diferencia entre los cuerpos extraños y el cuerpo de los tejidos sanos del organismo. Hay varios tipos de la inmunidad, activa, pasiva, la inmunidad celular, humoral y su ramificación. El sistema inmune de los vertebrados es el más sofisticado y se compone de muchos tipos de las proteínas, las células, los órganos y los tejidos. Entre estas muchas partes, situadas en el abdomen superior izquierdo, debajo de la caja torácica izquierda en los seres humanos, es un órgano conocido como el bazo. Este órgano está presente prácticamente en todos los animales vertebrados.

El bazo en los seres humanos es un órgano blando, y del tamaño de un puño. Es de color púrpura oscuro en apariencia, y de unos 12 cm de largo, 7 cm de altura y 4 cm de espesor son las medidas promedias de este órgano. El bazo puede pesar de 100 a 205 g, dependiendo de la edad y la salud de un adulto. Aunque el bazo no es necesario para la supervivencia humana, su ausencia nos haría más vulnerables a las infecciones.

  El trabajo del bazo

La función del bazo en el sistema inmune es incompleto, con sus dos componentes distintos, la pulpa roja y la pulpa blanca. El rojo cubre casi el 76-79% del órgano, mientras que el resto comprende la pulpa blanca.

¿Qué significa la pulpa roja y que hace?

La pulpa roja es responsable de la función de la filtración del bazo y actúa como un depósito para la sangre. Este proceso de la filtración de la pulpa roja consiste en la extracción de los glóbulos rojos viejos o dañados de la circulación. Las células sanguíneas dañadas se destruyen con la ayuda de los macrófagos. Debido a su proceso de la filtración, la pulpa roja también actúa como un depósito que suministra la sangre en caso de cualquier emergencia que pueda causar la pérdida severa de la sangre.

¿Qué hace la pulpa blanca?

La función inmunológica del bazo en el cuerpo humano es atendido por la pulpa blanca que consiste en los agregados del tejido linfoide. Desempeña su papel mediante la identificación de los antígenos y la producción de los anticuerpos. También se le asigna la tarea de la elaboración y la maduración de las células inmunes y las células sanguíneas. Su principal objetivo es montar una respuesta inmunológica a los antígenos en la sangre, y esto es lo que juega un papel vital en la lucha contra las infecciones.

El bazo tiene otra función importante,  que es la producción de los glóbulos rojos y los glóbulos blancos. Sin embargo, el bazo hace los glóbulos rojos durante un período temporal, que es durante el desarrollo temprano del útero. Pero a medida que se acerca el nacimiento, este órgano gradualmente renuncia a este trabajo, y la producción de los glóbulos rojos es finalmente absorbida por la médula ósea. Para el resto de la vida, el órgano hace que las células blancas de la sangre combatan la infección como una parte del sistema linfático.

Los factores que pueden interferir con las funciones del bazo

El agrandamiento del bazo es uno de los problemas más críticos del bazo. Las enfermedades como la mononucleosis, la cirrosis del hígado, el linfoma, la leucemia y la policitemia vera tiene el agrandamiento del bazo como una de sus complicaciones graves. El agrandamiento del bazo es un motivo de la preocupación, ya que aumenta el riesgo de las infecciones en las vías del desarrollo. Esto es debido al hecho de que cuando se agranda el órgano en su tamaño, tiende a atrapar los glóbulos rojos y blancos y plaquetas a un ritmo anormal. Esto provoca una falta de la cantidad de las células de la sangre en el torrente sanguíneo que se requieren para proteger el cuerpo contra las infecciones.

Este trastorno del bazo es de una naturaleza cíclica. Cuanto más atrapa las células de la sangre, más aumenta del tamaño y, finalmente, se produce una crisis importante en su función. En una etapa severa, el bazo puede quedarse sin su propio suministro de la sangre, y puede dejar de funcionar o morir. Otro trastorno médico conocido como la anemia de las células falciformes hace que el bazo se encoja y se vuelve no funcional

En resumen, conocer las diferentes causas y los síntomas de algún trastorno del bazo es tan importante como ser consciente de su función. El tratamiento se centra en tratar la causa subyacente del trastorno a través de los procedimientos no invasivos. En algunos casos, la extirpación quirúrgica del bazo (la esplenectomía) también puede ser necesaria dependiendo de la gravedad del caso. La esplenectomía se realiza generalmente mediante laparoscopia en donde el médico hace pequeñas incisiones en el lugar de la operación. Y una vez que este órgano se retira, el paciente debe tomar importantes vacunas u otros medicamentos para mantenerse a sí mismo de contraer cualquier infección.

Artículos relacionados:

Órgano más grande del cuerpo humano

La función de la glándula del timo.

Inmunidad activa

Los niveles de la IgE.

Los órganos del sistema inmunológico.

Enfermedades del Sistema Inmune: Lista de los trastornos del sistema inmunológico

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *