Pulmones llenos de fluidos: causas, peligros y tratamiento 1


Pulmones llenos de fluidos: causas, peligros y tratamiento

Los pulmones llenos de fluido, también llamados edema pulmonar, es una condición en la que hay una acumulación anormal de fluido en los pulmones que conduce a la inflamación. Los pulmones son uno de los órganos más grandes ubicados en nuestro pecho. Este órgano vital se compone de sacos de aire conocidos como alvéolos. Los pulmones realizan la importante función de absorber oxígeno y dar dióxido de carbono. El oxígeno inhalado es absorbido por los alvéolos, que posteriormente se transmite a la corriente sanguínea. La respiración adecuada continuará siempre que no haya interferencia en el funcionamiento normal de los alvéolos.

Causas

La causa subyacente del líquido en los pulmones es atribuida con frecuencia a problemas cardíacos. Sin embargo, también puede ocurrir cuando los pulmones son invadidos con algún tipo de infección. A continuación presentamos las causas:

Problemas del corazón
Cuando el corazón no está funcionando correctamente, el edema pulmonar es probable que ocurra. El trabajo del corazón es llevar la sangre oxigenada desde los pulmones, a varias partes del cuerpo a través de una arteria grande conocida como la aorta. En algunos casos, el corazón se vuelve ineficaz en el suficiente suministro de sangre a los diferentes órganos.  La sangre que se mueve en la dirección opuesta ejerce una presión excesiva en las venas pulmonares. Debido a esta presión excesiva, las paredes de las venas empiezan a filtrar. Como estas venas pasan a través de los pulmones, el líquido que sale, encuentra su camino a los alvéolos. Este líquido interrumpe el flujo normal de oxígeno a través de los pulmones,  lo que conduce a la falta de aliento. Las personas que sufren de insuficiencia cardíaca congestiva (CHF), miocardiopatía o aquellos con antecedentes de ataques al corazón también pueden eventualmente desarrollar edema pulmonar.

Neumonía
Los casos de los pulmones llenos de fluido también pueden surgir por neumonía. Esta condición médica que afecta típicamente el sistema respiratorio está caracterizada por la inflamación de los pulmones. Básicamente, la neumonía se clasifica como una infección de los pulmones que se pueden producir a partir de virus, bacterias u hongos. Después de ganar acceso a los pulmones, los microbios perjudiciales prosperan en los alvéolos. Como respuesta a la infección, los alvéolos se llenan de pus y líquido. Esto deteriora el flujo de oxígeno al torrente sanguíneo, causando eventualmente problemas de respiración.

Inhalación de gases tóxicos
La exposición a gases tóxicos como el amoníaco o incluso el humo del fuego tampoco es  tolerada por los pulmones. Los gases tóxicos actúan como irritantes de los pulmones por lo que su inhalación puede causar problemas, los más comunes son la inflamación pulmonar y edema pulmonar.

Altitudes elevadas
Los alpinistas están predispuestos al edema pulmonar de altitud si no llevan el equipo adecuado junto con ellos. Es un hecho conocido que el nivel de oxígeno y la presión atmosférica disminuyen a medida que ascendemos a lugares más altos. Esto aumenta la presión en las arterias pulmonares. La acumulación de presión puede forzar a que las arterias derramen líquido en los tejidos del pulmón.

Problemas de los riñones
La tarea principal de los riñones es purificar la sangre extrayendo el líquido y las toxinas de la misma y luego deshacerse de ellas mediante la orina. También su función implica la regulación de los niveles de sodio (sal), el exceso del cual puede causar retención de líquidos (edema) en cualquier parte del cuerpo incluyendo los pulmones. Con la aparición de problemas en los riñones, la eliminación de los desechos, así como el control de los niveles de sodio, se dificulta. Todo esto puede contribuir en el desarrollo de los pulmones llenos de fluido.

Síntomas

Los profesionales de la salud pueden diagnosticar el edema mediante la observación de los síntomas del paciente. Los pacientes con pulmones llenos de líquido presentan una respiración acelerada y superficial, y sonidos cardíacos anormales. En algunos casos, los pacientes tienen dificultad para respirar al hacer esfuerzos físicos. Cuando se realiza una actividad física extenuante, el paciente no puede respirar adecuadamente. En general, los siguientes son los síntomas asociados con el edema pulmonar.

  • Dificultad para respirar
  • Fatiga
  • Debilidad
  • La ansiedad y la inquietud
  • La sudoración excesiva
  • Piel pálida
  • Tos
  • Sonidos roncos al respirar
  • Súbita dificultad respiratoria al estar acostado

Si el tratamiento inmediato no se ofrece, los síntomas anteriores se agravarán progresivamente, llegando a:

  • Respiración acelerada
  • Tos con sangre
  • Piel sudorosa  y azulosa
  • Ritmos cardíacos anormales
  • Dificultad para hablar en oraciones largas

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es reducir o eliminar el exceso de líquido de los pulmones y mejorar la función del corazón. El tratamiento se ajusta individualmente, teniendo en cuenta la causa de la enfermedad. Esta afección puede ser potencialmente mortal si no se trata. Es necesario identificar la causa de la infección con el fin de comenzar la intervención correcta. Por ejemplo, si un trastorno cardíaco ha dado lugar a esta condición, entonces en primer lugar el tratamiento tiene que estabilizar el corazón. Los expertos han recomendado el siguiente tratamiento para el edema pulmonar:

  • Se administran dosis altas de oxígeno utilizando una máscara de cara, de modo que al paciente le resulta más fácil respirar.
  • Ciertos medicamentos como los diuréticos, morfina, nitroglicerina se utilizan a menudo para tratar esta condición. Los diuréticos  ayudan a eliminar el líquido acumulado en los tejidos pulmonares a través de la orina. Para mejorar el flujo sanguíneo y la condición del corazón, a veces se administra la morfina. La nitroglicerina disminuye efectivamente la cantidad de fluido que entra en los pulmones.
  • Los pacientes con edema pulmonar severa deben usar un respirador durante un tiempo largo.

Las personas diagnosticadas con edema pulmonar deben tomar los medicamentos apropiados correctamente y a tiempo. Para que el tratamiento sea efectivo, se debe mantener una dieta saludable, reducir el consumo de sal, evitar el tabaco y el consumo de alcohol. Para reducir el riesgo de edema pulmonar, las precauciones necesarias van encaminadas a tomar medidas para evitar las enfermedades del corazón. Después de una rutina de ejercicio constante,  tener una dieta nutritiva rica en vegetales y vitaminas sin duda puede prevenir trastornos cardíacos.

Artículos relacionados:

Fibrosis pulmonar y la esperanza de vida.

¿Es contagiosa la pleuresía?

¿Es la infección pulmonar contagiosa?

Enfermedad pulmonar restrictiva

La atelectasia pulmonar: las causas, los síntomas y el tratamiento

La flema en los pulmones.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Pulmones llenos de fluidos: causas, peligros y tratamiento