Los prós y los contras de que el niño duerma con sus padres.


Los prós y los contras de que el niño duerma con sus padres.

Incluso antes del nacimiento del bebé, los padres están planificando el comienzo de una nueva vida. La organización de un cuarto infantil se convierte, probablemente, en el pasatiempo más agradable, tanto para la madre, como para el padre. Se discute de qué color se pueden empapelar las paredes y que cortinas se pueden colgar. Además, con una grán responsabilidad debe ser escogida una cuna, que sea cómoda y segura, para que el recién nacido duerma en ella. Y una vez superadas todas las etapas de preparación, los padres jóvenes exhalan con alivio, ahora todo está perfecto y de acuerdo al plán. Sin embargo, el nacimiento del bebé esperado durante un largo tiempo hace sus propios ajustes. ¡Nada vá como estaba previsto! La euforia desaparece rápidamente después del parto, y comienza la rutina incómoda. Los primeros tiempos en efecto son como lo había planificado la madre, cada vez que lo alimenta, lo lleva a su cuarto y lo acuesta en su nueva cuna. Y aquí es donde comienza el problema: el bebé se niega por completo a permanecer en ella, se pasa llorando todo el tiempo, y se calma exclusivamente en los brazos de la madre. Especialmente difícil se vuelve la situación por la noche. Y después de varios intentos, como resultado el niño empieza a dormir con los padres.

Esta solución a menudo es la única correcta. Los padres pueden descansar y dormir por la noche. Además de que el bebé se siente satisfecho con su madre al lado.

Los prós y los contras de que el niño duerma con sus padres.

Últimamente, las madres cada vez más están adoptando la práctica de dormir con el bebé, con el argumento de que tiene muchas ventajas.

Los argumentos a favor

  • El factor psicológico. El recién nacido aún necesita estar cerca de la madre, así se siente más tranquilo y seguro.
  • La posibilidad de descansar mejor por la noche. No hay necesidad de correr constantemente junto al bebé cuando este llora. Si el niño se alimenta del pecho, usted puede amamantarlo casi sin despertarse. Este argumento, probablemente, es el más convincente a favor de la práctica de dormir con su hijo. Además, el cambio de los pañales, si todo está preparado con antelación, no tendrá ninguna dificultad.
  • Aumenta la lactancia. Especialmente por la noche, la hormona prolactina en las mujeres se produce de forma más activa, lo que influye en la producción de la leche materna. Y el bebe, durmiendo junto a su madre, estimula este proceso aún más.
  • La seguridad para el niño. La probabilidad de una muerte súbita del lactante es mucho más reducida. El contacto físico permanente con la madre tiene un efecto positivo en el desarrollo del sistema nervioso del bebé. También el centro respiratorio está funcionando correctamente y sin problemas.
  • La configuración de los biorritmos mutuos. Cuando un niño está durmiendo al lado de su madre, su ciclo del sueño comienza a cambiar automáticamente. Poco a poco, los dos se ajustan entre sí, y como resultado, ir a la cama y levantarse juntos se vuelve mucho más fácil.

También es digno de mencionar, que la práctica de dormir con sus padres trae un montón de momentos positivos, memorables para su bebé y para sus personas más cercanas. Por lo tanto, la aparición de diversos tipos de estrés y la depresión posparto es poco probable, ya que es agradable ver al niño tan dulce y tierno a su lado cada vez al despertar.

¿Hay argumentos en contra de que el niño duerma con sus padres? ¡Y de qué manera! Los estereotipos impuestos  por las abuelas, que aún viven, a veces encuentran sus seguidores. A veces, la lógica de tales argumentos es absurda. Sin embargo, todavía existen las “historias de horror” más populares. Hacerles caso o no, depende de usted.

Los argumentos en contra

  • La  más terrible, tal vez, se pueda atribuir a que los padres al dormir, pueden aplastar al niño. La mayoría tienen miedo de las madres jóvenes sin experiencia. Sin embargo, este argumento no es del todo cierto. Una mamá nunca causará daño al niño. El sueño ligero y el instinto maternal no permitirían hacerle daño. Sin embargo, el peligro permanece ahí, y proviene del padre, que puede dormir muy profundamente y aplanar de manera espontánea al pequeñín. Pero esto puede ser resuelto de forma muy sencilla. No ponga al niño en la cama en el medio entre los padres.
  • Dormir con el bebé es antihigiénico. Nuestras madres y nuestras abuelas enseñan a una madre joven, que la ropa de la cama, los pañales y después del lavado, se tienen que planchar obligatoriamente. Sin embargo, en la actualidad, en todo el mundo tales métodos de esterilización se utilizan en muy raras ocasiones y en los casos excepcionales. Por el contrario, se cree, que el intercambio de los microorganismos entre el niño y su madre sólo lo beneficia y fortalece aún más las defensas de su organismo.
  • Sufre la vida sexual de los padres. Realmente es difícil no estar de acuerdo. El bebé durmiente en la cama de los padres no es propicio para las caricias íntimas. Pero salir de esta situación está en las manos de los cónyuges. El lugar de juegos amorosos se puede cambiar.
  • El niño nunca vá a querer dormir por separado. Esto no es cierto en absoluto. Creciendo, el niño vá a querer abandonar la cama de los padres, para dormir solo y demostrarles que ha crecido.

Consejos de cómo quitar el mal habito de un niño de dormir con sus padres

Si en su familia el hijo duerme con sus padres, entonces esta decisión fué tomada por el acuerdo mutuo de la mamá y del papá. Pero el niño crece, y en un momento determinado, su presencia en la cama de los padres comienza a presentar algunos inconvenientes. ¿Qué se puede hacer? ¿Cómo poner al nene en su propia cama sin los nervios y los escándalos adicionales? Se necesitará algún tiempo y mucha paciencia.

De hecho, quitarle a un niño la costumbre de dormir con los padres no es tan difícil como lo parece a primera vista. Lo mejor es empezar a hacerlo cuando el bebé cumple los 2 años (por supuesto que puede incluso antes).

  • Elija la ropa de la cama, la almohada, la manta para su cama que sea de colores llamativos y que le agraden a su nene.
  • Trate de poner al niño en su camita al menos para un sueño diurno.
  • Asegúrese de contar historias o cantar canciones de cuna antes de acostarlo. Esto vá a calmar al bebé.
  • Ponga en su cuna un muñeco de peluche, al que el niño pudiera abrazar.
  • Háblele de cómo se está convirtiendo en un adulto. Y todos los adultos tienen su propia cama personal.
  • Si el pequeño tiene miedo a la oscuridad, asegúrese de dejar la luz de la noche encendida o la puerta entreabierta de la habitación donde duerme.

Estos pasos simples le ayudarán con bastante rapidez a desacostumbrar al niño de los hábitos de dormir con sus padres. Sin embargo, debe estar preparado para el hecho, de que el bebé todavía pase la noche, o aparezca por la mañana temprano en su cama, al lado de usted.

Artículos relacionados:

¿Qué se debe hacer si el niño se muerde las uñas?

El análisis de la orina en los niños - la transcripción

¿Cómo luchar contra las rabietas de un niño?

La pediculosis en los niños. ¿Como tratar los piojos?

Las causas y el tratamiento de un dolor abdominal en los niños.

El niño y el ordenador. ¿Es perjudicial para la salud?

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *