La mucosidad en los pulmones. Los síntomas y tratamiento. 1


La mucosidad en los pulmones. Los síntomas y tratamiento.

La mucosidad es un líquido espeso y pegajoso liberado por las membranas mucosas, que recubren las paredes internas de las diferentes partes del cuerpo, tales como el estómago, los pulmones, las orejas, los genitales y el tracto respiratorio. Este líquido viscoso contiene compuestos antimicrobióticos, que són eficaces para la destrucción de las bacterias y otros patógenos. Por lo tanto, su presencia actúa como un mecanismo de defensa contra los microbios nocivos. Aproximadamente 1,5 litros de moco se producen diariamente en las personas sanas.

La membrana mucosa que recubre el tracto respiratorio, es de primordial importancia. El tracto respiratorio es nada menos que el paso del aire, que proporciona la inhalación y la exhalación del aire desde y hacia los pulmones. La mucosidad secretada en el tracto respiratorio hace un excelente trabajo de protección del cuerpo, especialmente de los pulmones de los patógenos en el aire, que se inhalan al respirar. Los anticuerpos en la mucosidad no sólo atrapan los agentes infecciosos inhalados si no que también los destruyen. El revestimiento de la membrana mucosa, también mantiene la humedad de las vías respiratorias y evita que se sequen.

Los síntomas

Existen algunos síntomas que pueden atribuirse a esta condición. La tós excesiva, que expulsa una sustancia de color amarillo verdoso (la mucosidad), es el síntoma más común de la mucosidad en los pulmones. El toser la mucosidad, es una indicación de un trastorno subyacente. El exceso de la mucosidad que se queda atrapada en los pulmones, también puede causar dificultades para respirar y un dolor de la garganta.

¿Por qué la mucosidad se produce en los pulmones en cantidades excesivas? Una grán cantidad de factores pueden ser responsables de causar la mucosidad en los pulmones. Por ejemplo, el resfriado común, la infección viral.

Las causas
La bronquitis
Este es un trastorno respiratorio, en el que el paso del aire por los bronquios, si estos están hinchados, no permiten que el aire inhalado pase a los pulmones, así como no proporciona el paso del dióxido de carbono fuera del cuerpo. Con frecuencia, la bronquitis está atribuida a una infección viral, pero también puede surgir debida a un contagio de las bacterias. La inflamación de la membrana mucosa, es un síntoma para liberar más mucosidad en un intento de controlar la infección. El exceso de mucosidad puede filtrarse hasta llegar a los pulmones y provocar frecuentes ataques de tós. El exceso de mucosidad en los bronquios también puede obstruir el flujo del aire aspirado, causando problemas respiratorios.
El asma
Esta es una enfermedad pulmonar que causa la inflamación de las vías respiratorias y es acompañada de un aumento en la cantidad de la producción de la mucosidad. Un ataque de asma puede causar graves problemas respiratorios y la obstrucción de las vías respiratorias debidos a una acumulación de la mucosidad, en el caso de ser grave.
La sinusitis
Las infecciones de los senos paranasales són también algunas de las causas de la producción de la mucosidad en los pulmonones. Los senos paranasales són cavidades huecas que permiten que el aire fluya desde la nariz hasta la tráquea. Hay 4 pares de aberturas de los senos que se conectan a la nariz. La membrana mucosa situada en los senos produce una mucosidad que actúa como un sistema de filtro para la suciedad y el polvo. La mucosidad no permite la entrada de partículas no deseadas en los pulmones. Sin embargo, una infección de bacterias puede causar una inflamación de los senos paranasales. Esto, a la larga, conduce a la obstrucción de los senos paranasales  y a la mucosidad excesiva. El exceso de la mucosidad que se produce en los senos paranasales, puede viajar a los pulmones y alterar su función.
La neumonía
El exceso de la mucosidad en los pulmones también puede sugerir que el paciente está sufriendo de neumonía. Esta es una infección de patógenos dañinos que incluyen virus, bacterias u hongos que afectan a los pulmones. En esta condición, los pulmones se inflaman.  Los afectados con neumonía tienen fiebre y la experiencia de tos moderada a severa  y problemas respiratorios. A medida que la neumonía progresa, el sistema respiratorio responde  por la liberación de más de una cantidad normal de mucosidad en los pulmones. Para deshacerse de este exceso de mucosidad, los pacientes a menudo han vistos con frecuencia que la tos ayuda a expulsar la mucosidad.
El enfisema
El enfisema es una enfermedad que típicamente se caracteriza por la destrucción progresiva de los alvéolos, pequeños sacos de aire en los pulmones que aseguran, que el  oxígeno inhalado se transfiera a la sangre y que el dióxido de carbono sea exhalado fuera del cuerpo. Estos pequeños sacos de aire, que se parecen a un racimo de uvas se encuentran en el extremo de los bronquiolos (las vías respiratorias). En las etapas iniciales del enfisema, los alvéolos se inflaman, lo que interfiere con el intercambio correcto del oxígeno y el dióxido de carbono. El tabaquismo crónico y la contaminación del aire són causas de un enfisema. Por lo general, los alvéolos son elásticos, pero con la enfisema su elasticidad se vé afectada. Como resultado, los alvéolos no pueden expulsar correctamente el dióxido de carbono y otras impurezas de los pulmones. Esta acumulación de impurezas conduce a una producción excesiva de mucosidad en los pulmones y es seguida por una falta de aire y una tós persistente.
La alergía
La exposición al aire, que transmite los alérgenos tales cómo el polen o el polvo, también puede irritar los pulmones, lo que puede conducir a un exceso de la producción de las mucosidades. Los productos químicos que se inhalan al fumar también pueden conducir a la acumulación de la mucosidad en los pulmones.
La tuberculosis (TB)
La tós frecuente, que expulsa tanto mucosidades, como sangre, es un síntoma claro de la tuberculosis (TB). Esta es una infección bacteriana grave de los pulmones, durante la cual el paciente continúa tosiendo durante un més aproximadamente. La molestia en el pecho durante la inhalación, además de la tós con sangre y la mucosidad espesa, se observa con frecuencia en los pacientes con la tuberculosis.
El tratamiento
Los medicamentos
El broncodilatador:
Como su nombre indica, se trata de un medicamento que promueve la dilatación de los bronquios y los bronquiolos. La dilatación reduce la inflamación de los bronquios, lo que permite respirar más fácilmente. Con el broncodilatador, la contracción de los músculos de los bronquios se relaja. Los pasos estrechos de los bronquios se vuelven más anchos, lo que permite que la mucosidad atrapada pueda moverse libremente y lo que proporciona una mejor eliminación de la mucosidad al toser.

Los expectorantes:
El uso de los expectorantes también es beneficioso para la reducción de la acumulación de la mucosidad en los pulmones. Estos medicamentos están creados para disminuir la cantidad de la mucosidad. La disminución de la mucosidad producida por estos expectorantes hace que sea más fácil de expulsar el aire. Así pues, tomando los expectorantes, se promueve la tós productiva, que a su vez acelera la eliminación de la mucosidad del cuerpo.

Los descongestionantes:
Los descongestionantes, como la fenilefrina y la oximetazolina, que se venden en forma de gotas nasales, los aerosoles nasales y en forma de ingesto oral, a menudo se recomienda para los pacientes con sinusitis. Con estos medicamentos se disminuye la inflamación de la membrana mucosa que recubre la nariz y los senos paranasales. Esto se consigue mediante la compresión de los vasos sanguíneos que proporcionan la circulación de la sangre a la membrana mucosa. La reducción de la inflamación no sólo ayuda a mantener la producción de la mucosidad, si no que  también facilita la respiración.

La inhalación de vapores
La inhalación de vapores es uno de los remedios caseros para el alivio de la congestión. A la hora de practicar la inhalación de vapores la mucosidad se licua, lo que ayuda a aliviar el malestar. Sin embargo, las personas que sufren el asma, deben mantenerse alejados de la inhalación de vapores, ya que esta puede empeorar el problema.
El aceite de eucalipto
Mezclar unas gotas de aceite de eucalipto en el agua caliente durante la inhalación del vapor. Esto también puede ser muy eficaz para combatir la congestión nasal y para reducir la acumulación de las mucosidades.
Hacer gárgaras con el agua salada
La mucosidad en los pulmones puede progresar a la garganta con el tiempo. Esto puede hacer que el picor de la garganta y la tós resulte  más fuerte. Con el fín del alivio de la garganta, haga gárgaras con el agua salada. Hacer gárgaras, en realidad, ayuda a la eliminación de las mucosidades de la garganta.
Los alimentos picantes
Comer alimentos picantes con frecuencia puede ser un poco incómodo, pero hay personas a las que esto les ayuda a eliminar la mucosidad de la garganta y de los pulmones. El chile en polvo, el rábano picante y el jengibre són de grán ayuda para la desaparición de la flema. Esto, a su vez, estimula la expulsión de las mucosidades a través de la tós. Sin embargo, en el caso de que los síntomas se agraven al consumir los alimentos picantes, deje de hacerlo.
Manténgase alejado de los productos lácteos
Otra manera natural para disminuir los síntomas asociados con la mucosidad en los pulmones es no consumir los productos lácteos. La razón es que la mucosidad tiende a volverse más gruesa con el consumo de los productos lácteos. No es de extrañar, que los síntomas tiendan a empeorar debido al consumo de la leche, el queso y el yogur.
El consumo adecuado del agua
El consumo suficiente del agua también puede desempeñar un papel crucial para deshacerse de la mucosidad del cuerpo. Beber mucha agua ayuda a licuar el moco grueso, por lo que es más fácil de drenar. Por lo tanto, para soltar la mucosidad acumulada, se debe consumir agua en cantidades adecuadas. Simplemente, mediante el aumento del consumo de agua, uno empieza a sentir que los síntomas han comenzado a disminuir.
La cebolla Juice
Una combinación de jugo de la cebolla y la miel también es útil para obtener un alivio de la tós. Esto actúa como un jarabe para la tós natural y es extremadamente eficaz para aliviar los síntomas de la tós. Llenar una cucharadita con el jugo de la cebolla mezclarla con exactamente un cucharadita de miel. Tome esta mezcla durante dos veces al día y seguro que notará un alivio de la tós.

La prevención

El tabaquismo crónico es el factor primario que contribuye a la tós, alejese de este hábito antihigiénico ya que puede recorrer un largo camino hasta volver a obtener los pulmones sanos y libres de la secreción excesiva de la mucosidad. Así, en primer lugar, deje de fumar si usted ha decidido mantener el funcionamiento normal de los pulmones. Con el fín de abordar los problemas de la contaminación del aire, especialmente aquellos que sufren las personas que residen cerca de las zonas industriales y están obligadas a usar máscaras faciales especiales para minimizar la exposición a los contaminantes del aire. La instalación de purificadores del aire HEPA en el hogar es también bastante útil en este sentido, ya que garantiza que el ambiente del interior se mantenga limpio.

En general, cuando la producción de la mucosidad en los pulmones es  superior al nivel normal, es una señal de una infección viral o incluso de una enfermedad respiratoria. En estos casos, es necesario determinar la causa de la acumulación de la mucosidad, que provoca la congestión nasal y del pecho, para diagnosticar una enfermedad.

Artículos relacionados:

Los síntomas de la infección pulmonar por los hongos.

Los síntomas de Bronquiectasia

Los nódulos en los pulmones.

Los granulomas en los pulmones

Lista de enfermedades pulmonares

La infección pulmonar bacteriana


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “La mucosidad en los pulmones. Los síntomas y tratamiento.

  • flavia

    Hace aproximadamente dos semanas qe empece con resfrío, mucho moco, frecuentes dolores de cabeza, malestar, sudoración excesiva al dormir, dolor muscular gral y ahora con mucho catarro, no duermo a la noche x el catarro molesto, acompañado con moco duro que no m permite expulsarlos. Dolor en la zona pulmonar es constante y el toser mucho me hace doler la cabeza y la garganta.

Consulte a un Médico
5 Médicos están online.
¡Pregunte y obtenga su respuesta YA!
Obtenga su respuesta