Ejercicios para el ligamento inguinal


Ejercicios para el ligamento inguinal

El área de la ingle es una zona muy sensible y cualquier daño a la misma no sólo puede causar dolores y malestar graves y crónicos, sino que también puede interferir con el buen funcionamiento de los músculos de esa área, frustrando así la movilidad y acción. El ligamento inguinal (una banda blanca de tejido fibroso y elástico) es el ligamento principal que es responsable de soportar el área alrededor de la ingle y mantenerlo seguro. Su principal función es la de prevenir la aparición de una hernia inguinal o la protrusión de ciertas partes del intestino dentro de los músculos de la ingle que conduce al dolor en la ingle.

Una hernia inguinal se produce cuando una parte de los intestinos se derrama fuera de su lugar normal y cae en la zona de la ingle. Esto pasa debido a una lesión en el ligamento inguinal y es causa de malestar. Mientras que una cirugía es a menudo recomendada para la corrección de la hernia, ciertos ejercicios para el ligamento inguinal tienen que practicarse como una parte del tratamiento. Éstos ayudan en el fortalecimiento de los ligamentos para que se pueda prevenir de esta forma una recaída. En el siguiente párrafo vamos a ver algunos de los ejercicios para el tratamiento de la lesión del ligamento inguinal.

Ligamento inguinal. Rutina de ejercicio

La primera regla cuando se lleva a cabo cualquier ejercicio de ligamento inguinal es tener en cuenta que no debe haber tensión en la región de la ingle, para que no se agrave la hernia. Es necesario prevenir cualquiera acción que implica ejercer presión sobre el área por el levantamiento de objetos pesados o inclinos demasiados. Entonces, ¿cuál es el tipo de ejercicios que se puede practicar? Aquí están algunos de estos.

Ir andando
Caminar es uno de los ejercicios más idóneos que puede ser utilizado. No ejerce ninguna presión, funciona bien para el fortalecimiento del cuerpo y músculos. Hay que recorrer un camino largo para el aumento de la frecuencia cardíaca y la quema de calorías y grasas. Esto ayuda a conseguir la presión del sistema y el fortalecimiento de toda la región abdominal y pélvica. Para el efecto máximo, es necesario caminar en un ritmo constante durante al menos 45 minutos y concentrarse en mantener un ritmo permanente y enérgico.

Natación
La natación es otro ejercicio cardiovascular muy eficaz. El agua proporciona un medio ambiente ideal para que Ud. minimice el impacto de las fuerzas externas sobre la lesión del ligamento inguinal, así como conduce al fortalecimiento de la estructura del cuerpo entero y por lo tanto los ligamentos.

Ciclismo estático
La bicicleta estática es una máquina que tiene una silla colocada en un ciclo y se utiliza para hacer un entrenamiento de intensidad baja. Si este equipo no está disponible, entonces haga el ciclismo en el aire. El ejercicio consiste en elevar la pelvis mientras Ud. está tumbado boca arriba. Manteniendo esta postura se realiza un movimiento giratorio con las piernas como si se tratase de dar pedaladas en una bicicleta imaginaria. Este ejercicio fortalece la región pélvica.

Tipos de ejercicios específicos
Aparte de estos ejercicios, hay algunos otros ejercicios específicos que se pueden llevar a cabo para ayudar a esta condición.

Almohada apretada

  • Acuéstese boca arriba sobre una colchoneta y coloque sus manos en los costados. Su cabeza debe descansar cómodamente en el suelo.
  • Doble las piernas en las rodillas de modo que las plantas de los pies estén firmemente colocadas en el suelo.
  • Tome una almohada suave y colóquela entre las rodillas.
  • Ahora apriete la almohada y mantenga la posición durante 5 segundos.
  • Suelte la almohada, descanse durante 3 segundos y apriete de nuevo.
  • Repita 10 veces.

Estiramiento de rodilla

  • Acuéstese boca arriba, coloque las manos a los lados y deje que su cabeza descanse cómodamente en el suelo.
  • Doble las rodillas en un ángulo de 90 grados para que las plantas de los pies estén firmemente colocadas en el suelo.
  • Mientras que las rótulas se tocan entre sí, empiece a levantar la rodilla derecha del suelo a unos 30 centímetros arriba. Asegúrese de que la rodilla izquierda se encuentra en posición vertical.
  • Mantenga la posición durante los 5 segundos y vuelva a la posición neutral.
  • Repita el mismo procedimiento con el otro pie y haga 16 repeticiones para ambos lados.

Estiramiento de isquiotibiales

  • Acuéstese boca arriba y coloque su cabeza en el suelo.
  • Doble las rodillas en un ángulo de 60 grados para que las plantas de los pies se coloquen firmemente en el suelo.
  • Tome una banda elástica y póngala en la planta del pie derecho.
  • Ahora levante la pierna hacia arriba en el aire mientras que se apoya en la banda.
  • Va a sentir un estiramiento en los muslos y un estiramiento ligero en la región pélvica.
  • Mantenga la posición durante un conteo de 5 y luego tire el pie hacia abajo.
  • A continuación, repita lo mismo con la otra pierna y haga 10 extensiones para cada pierna.

Ejercicios para la cadera

  • Acuéstese sobre su espalda y doble las rodillas en un ángulo de 90 grados, colocando las plantas en el suelo.
  • Extienda los brazos a los lados. Esta es la posición neutral.
  • Estire la cadera hacia la derecha lo más que pueda.
  • Mantenga la posición durante unos 5 segundos, luego vuelva a la posición neutral y haga lo mismo en el otro lado.
  • Repita 10 veces para cada lado.

Estos son unos ejercicios bastante fáciles que pueden ser llevados a cabo y le ayudarán a su tratamiento y recuperación. De este modo Ud. podrá prevenir la aparición de otros síntomas de la rotura del ligamento inguinal y lesiones. Sin embargo, dada la gravedad de la condición que cambia de un paciente a otro, siempre es recomendable que consulte a un médico y luego lleve a cabo los ejercicios mencionados anteriormente.

Artículos relacionados:

¿Cómo conseguir el tono muscular rápidamente?

Los beneficios del peso muerto

Cara roja después del ejercicio

Los ejercicios de la silla para la tercera edad

Beneficios del entrenamiento de resistencia

Son las pesas para los tobillos bueno o malo?

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *