Un dolor en los pezones es una queja muy común entre las mujeres. Vamos a descubrir las diferentes causas del dolor de los pezones y a tratar a entender las razones que pueden llevar a esta situación incómoda y dolorosa.

El dolor en los pezones

El cuerpo de una mujer es una maravilla biológica. Sin embargo, esta maravilla biológica necesita mucho cuidado y atención para mantenerse sana. Existen muchos temas de salud, que llevan a muchos  problemas que són desagradables para las mujeres. Por ejemplo, el dolor en los pezones es una queja bastante común. La mayoría de las mujeres tienen los problemas de pezones, así como de la secreción clara, la secreción de leche y, a veces, un dolor llamado mastalgia. ¿Cuáles podrían ser las posibles causas?

Las causas

Uno de los órganos más sensibles en el cuerpo de una mujer són los senos. Estos no sólo són sensibles a las lesiones externas, sino también a la agitación hormonal en el cuerpo. Existen muchos procesos biológicos que se producen en en el cuerpo de una mujer en las diferentes etapas de su vida. Nosotros nos concentraremos en este proceso para comprender las causas del dolor en los pezones.

Durante la ovulación
Como ya hemos mencionado en los primeros parágrafos, el cuerpo de una mujer es una maravilla biológica. Después de llegar a la pubertad, una niña comienza a tener los períodos regulares. Este ciclo menstrual se produce hasta que el óvulo sea fertilizado y dé lugar a un embarazo. El proceso de la producción del óvulo en la trompa de Falopio de los ovario se conoce como la ovulación. El cuerpo dá a conocer los diversos signos, que indican que vá a comenzar a ovular. Entre las numerosas señales, comienza el dolor en los pezones. Los senos se vuelven sensibles y los pezones se vuelven sensibles al tacto. Este síntoma se produce después de aproximadamente 2 semanas después de la ovulación y en algunos casos indica el embarazo en una mujer sexualmente activa.

Durante el embarazo
Volveremos a repetir una vez más, la maravilla biológica tiende a enviar muchas señales a una mujer que indican los cambios que ocurren dentro de la misma. Cuando una mujer concibe, su cuerpo comienza a sufrir un montón de cambios para adaptarse a un feto en crecimiento. La fiebre hormonal debida al embarazo, provoca un aumento en el flujo sanguíneo en los tejidos del seno. Esto hace, que el pecho y los pezones se hinchen, se comienza a sentir un hormigueo, llegan a ser extremadamente sensibles al tacto y al dolor. Estas sensaciones són similares a las experimentadas durante el ciclo de la menstruación y la ovulación. La única diferencia, es que estas sensaciones són mayores y más prominentes. La sensibilidad en los senos, es uno de los primeros síntomas del embarazo, que se experimenta alrededor de 4 a 6 semanas después de concebir. Este síntoma puede dar camino a través del primer trimestre en muchas mujeres. El tratamiento en este caso es usar sujetadores de apoyo, como los sostenes de maternidad. Puede incluso intentar la aplicación de compresas frías para aliviar el dolor hasta un cierto punto.

Debido a la lactancia materna
El dolor en los pezones debido a la lactancia materna, es la queja más común en las madres principiantes. Hay un montón de causas que se producen en los pezones durante la lactancia, como un dolor producido por el bebé. Estas causas incluyen, que el bebé tenga dificultades para obtener un control sobre el pezón. Esto hace que el bebé tenga que aferrarse al pezón con la boca para mantener la succión. Esto provoca continuas tiradas de los pezones que se convierten en dolores. Tiene que ayudar a su bebé a manejar el pezón correctamente en la boca. Si sus pezones están agrietados o sangran, aplique un ungüento de lanolina purificada. Asegúrese de limpiar los pezones antes de amamantar a su bebé.

Otra causa puede ser que un bebé tenga la lengua trabada. La lengua del bebé puede estar unida a la parte inferior de la boca y, por lo tanto, éste tendrá problemas para conseguir un control sobre los pezones. Esto podrá provocar, que el bebé no pueda conseguir la leche y seguirá tirando de los senos. En este caso, es necesario visitar a un médico y obtener un examen de su bebé. El médico puede aconsejar un procedimiento simple, que ayudará a tratar este síntoma de la lengua trabada.

La candidiasis oral también puede causar dolores en los pezones durante el momento de amamantar. Es importante que usted busque el tratamiento inmediato para la candidiasis, ya que ésta puede transmitirse a su bebé. En algunos casos, la dermatitis también puede conducir a una inflamación y al picazón en los pezones. Usted necesitará aplicar cremas o lociones para reducir el dolor. Muchas mujeres no se dán cuenta, pero un sujetador no apropiado, también puede causar estos síntomas. Un sujetador no apropiado produce demasiada presión en los pezones, produciendo dolores y haciendo que éstos sean sensibles al tacto. Un cambio en el tamaño del sostén puede ser muy útil, ya que el embarazo causa un cambio en el tamaño del pecho. Y, por último, la aparición de los dientes del bebé puede causar dolor en los pezones. Las encías en la boca del bebé o los dientes duros y pequeños que aparecen, pueden ayudarle al bebé a morder la mama..

Otras causas
Además de lo comentado anteriormente, pueden haber otros síntomas. Las mujeres que consuman píldoras anticonceptivas pueden desarrollar estos síntomas. Las píldoras contienen hormonas, que causan dolores en los senos. A veces, un poco de detergente que puede quedar en el sostén, puede hacer que los pezones se irriten y sientan dolor. Un desequilibrio hormonal debido al estrés y el trastorno emocional puede conducir a estos síntomas. Además de esto, los juegos preliminares bruscos con su pareja, también pueden conducir a un dolor en los pezones.

Si usted sufre de dolores persistentes en los pezones o tenga los pechos sensibles, visite a un ginecólogo. El médico será capaz de diagnosticar mejor su condición y le proporcionará una opción eficaz de tratamiento.

Leave a Reply