Dolor en los muslos durante el embarazo


Dolor en los muslos durante el embarazo

El dolor en los muslos es otra molestia del embarazo, la cual un gran número de mujeres tienen que sufrir durante este período. La mayoría de las molestias asociadas con el embarazo, si se trata de dolor de espalda, dolor en la cadera o dolor en el muslo, generalmente son causadas ​​por cambios hormonales que se producen durante el embarazo. Durante el embarazo, el nivel de ciertas hormonas en el cuerpo aumenta considerablemente con el fin de preparar el cuerpo para el parto. Además de ésto, el embarazo se acompaña de una gran cantidad de cambios estructurales. El efecto acumulativo de todos estos cambios son los malestares propios del embarazo incluyendo dolor en los muslos.

Causas del dolor en los muslos durante el embarazo

Las mujeres pueden experimentar dolor en el muslo en cualquier momento durante el embarazo. El dolor en los muslos antes y después del embarazo, así como en el momento del nacimiento puede ser causado principalmente por una condición conocida como disfunción de la sínfisis púbica (SPD). Esta condición es causada por un aumento en la anchura de la sínfisis del pubis o la articulación del hueso púbico. La articulación del pubis se mantiene en su lugar por unos ligamentos y el embarazo puede aflojar estos ligamentos. Básicamente, se produce un aumento en el nivel de “relaxina”, una hormona que es responsable de ablandar y aflojar los ligamentos, así como de facilitar la salida del niño. Si debido a la influencia de esta hormona, los ligamentos se aflojan en exceso, puede causar que la articulación del hueso púbico se mueva y por lo tanto cause el dolor.

En otras palabras, la articulación del hueso púbico puede perder su estabilidad debido al efecto de la hormona relaxina, que a su vez puede producir dolor en la parte interna del muslo, en la ingle, el abdomen inferior y la zona del pubis. Otra condición que puede causar dolor en la superficie interna del muslo durante el embarazo es la “ciática” o neuralgia ciática. Es causada por la compresión del nervio ciático, que se extiende desde la parte posterior o inferior de la base de la médula espinal hacia las piernas. Es el nervio más grande del cuerpo humano, responsable de proporcionar las funciones sensoriales en las extremidades inferiores del cuerpo. Durante el embarazo, el útero en crecimiento puede ejercer presión sobre este nervio, debido a que una puede sentir dolor en la región interna del muslo, las nalgas y la espalda baja. El dolor causado por la ciática también puede irradiarse hacia las piernas.

Los síntomas de dolor en los muslos durante el embarazo:

Aparte del dolor, algunos otros síntomas comunes que aparecen,  son una sensación de ardor y entumecimiento en la zona afectada. A veces, una mujer también  puede escuchar un sonido de clic o chasquidos al mover las piernas o cambiar su posición, con la disfunción de la sínfisis púbica que es responsable de causar dolor en el muslo. Ella puede experimentar molestias al abrir o  levantar las piernas, y al caminar o estar de pie. Las mujeres que sufren de ciática usualmente experimentan un “tiroteo” o ardor en las nalgas, la espalda baja y la pierna, junto con la región interna del muslo. El dolor asociado con la ciática se siente a menudo en un lado del cuerpo. Junto con el dolor, uno puede sentir entumecimiento y sensación de hormigueo en la zona afectada.

Lidiar con el dolor durante el embarazo

El dolor en los muslos durante el embarazo puede ser tratado o aliviarse con unos cuantos métodos simples, después de conocer las causas que lo están provocando. Si el SPD(sindrome de dolor pélvico) se encuentra que es la causa del dolor en el muslo, entonces se puede obtener algún alivio con las muletas y aparatos de apoyo, como correa de soporte pélvico. Después de evaluar la condición, los médicos también pueden recomendar la fisioterapia y los analgésicos apropiados. A pesar de que el SPD no se pueden prevenir, las mujeres embarazadas pueden fortalecer sus músculos y los ligamentos de la región pélvica con la ayuda de unos cuantos ejercicios. Uno puede empezar a hacer ejercicios durante el embarazo, recomendados por sus médicos en las primeras etapas del embarazo. Sin embargo, las mujeres nunca deben comenzar un programa de ejercicios durante el embarazo sin el consentimiento de su médico. El dolor en el muslo, causado por la ciática, puede ser manejado con la aplicación de calor o una compresa fría sobre la zona afectada. Cambiar la posición o acostarse sobre el lado opuesto del dolor también puede minimizar la presión sobre el nervio ciático y aliviar el dolor.

Los  medicamentos no esteroides anti-inflamatorios se pueden tomar para aliviar el dolor de la ciática. Sin embargo, las mujeres embarazadas deben tomar medicamentos sólo después de consultar a su médico. Se debe evitar levantar objetos pesados ​​o estar parada durante un período de tiempo prolongado, a fin de evitar el agravamiento del dolor en los muslos durante el embarazo. Si el dolor en el muslo empeora a pesar de tomar todas las precauciones posibles, entonces es mejor  obtener una evaluación médica.

 

Artículos relacionados:

Disminución del movimiento fetal

Píldoras de hierro durante el embarazo

Inflamación de las manos durante el embarazo

El inhibidor de la tos y el embarazo

Mareo durante el embarazo

Visión borrosa durante el embarazo

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *