Dolor de oído al tragar

El dolor de oído o dolor de oído es un problema médico común que afecta a personas de todas las edades. Médicamente conocido como otalgia, Puede ser causada por problemas en el oído externo o medio trastornos relacionados, como bloqueos nerviosos, lesiones e infecciones. Aparte de estos, hay varios casos de molestia del oído que son dirigidos desde otras partes del cuerpo. El dolor de oído como resultado de dolor en alguna otra parte (que no sea oído) del cuerpo se conoce como “dolor de oído se refiere. Muchas personas se quejan de dolor severo en el canal auditivo al masticar y tragar. La identificación de la causa del dolor ayuda a determinar el tratamiento.

Causas del dolor de oído al tragar
Este caso de dolor de oído generalmente se asocia con otros síntomas como presión en el oído al toser y bostezar. Percepción del dolor de oído en el momento de tragar los alimentos pueden ser correlacionados a la irritación de los nervios, que están implicadas durante la deglución y, al mismo tiempo, conectado al oído directamente o distante.

Infección del oído
Las infecciones del oído son una de las causas evidentes de dolor de oídos, independientemente de cuando el síntoma se agrava. En tal caso, los pacientes afectados pueden experimentar dolor de oídos al masticar, tragar, o dedicarse a cualquier otra actividad que implique movimiento de las áreas que rodean la oreja. Dolor de oído causado debido a la infección se acompaña con descarga de fluido del oído y en funcionamiento a alta temperatura.

Trompa de Eustaquio bloqueada
La trompa de Eustaquio es un canal pequeño que conecta el oído medio con la parte superior de la garganta y la parte posterior de la nariz. Funciona como un ecualizador para regular la presión del aire en el interior del oído medio y el medio ambiente exterior. Este tubo se abre al tragar y bostezando. Por lo tanto, el bloqueo o disfunción de la trompa de Eustaquio puede provocar dolor de oído interno al tragar.

Paperas
Las paperas son una enfermedad menos común, pero altamente contagiosa, causada por infecciones virales. A pesar de que el dolor de oído al tragar no está directamente relacionada con las paperas, la sensación de dolor en el oído es un signo comúnmente se manifiesta de esta enfermedad viral. Un paciente afectado puede pasar por otalgia aguda al masticar los alimentos en lugar de durante la deglución y bebidas.

Amigdalitis
Amigdalitis se refiere a la infección en las amígdalas que están situados en la parte posterior de la garganta. Los síntomas comunes de la amigdalitis son de leves a severos dolor de garganta y dificultad para tragar. Si la amigdalitis es causada por una infección bacteriana, otitis complicación suele observarse. Por lo tanto, en tal caso, un paciente puede experimentar dolor amigdalitis oído al tragar junto con síntomas generales de dolor de garganta.

Absceso periamigdalino (Quincy)
Absceso periamigdalino es una complicación importante de la amigdalitis, es otra causa de tanto dolor de garganta y dolor de oído en el momento de tragar los alimentos. Las personas que sufren de esta condición manifiesta incapacidad para abrir la boca junto con otros síntomas como fiebre y malestar general.

Dolor de garganta
Dolor de garganta o dolor de garganta a menudo se asocia con dolor de oído, como el oído medio y la garganta están anatómicamente conectados por los nervios craneales (IX y X). Esta es la razón principal de por qué algunas personas experimentan dolor de oído agudo al tragar (debido a dolor de garganta o amigdalitis estreptocócica). Las úlceras de contacto que tienen también pueden sentir el dolor de oído durante la deglución de los alimentos y bebidas.

Laringitis térmica
Laringitis térmica es causado debido al calor lesión de la laringe. Afecta a la mucosa laríngea, lo que resulta en dolor de garganta, dolor al tragar, ronquera, dolor de oído y, a veces, problemas de respiración.

Sinusitis
Uno de los síntomas perceptibles para la sinusitis es el dolor de oído y / o taponamiento en los oídos. En muy raras ocasiones, dolor de oído relacionado con la deglución de alimentos está relacionada con la sinusitis. En tal caso, los agentes patógenos responsables de causar infecciones de los senos progreso adicional a la infección de la garganta garganta, causando. Debido a esto, los síntomas de la sinusitis habituales también pueden ir acompañados de dolor de oído en el momento de la deglución.

Diagnóstico y tratamiento
Al igual que cualquier otras condiciones de salud, diagnóstico oportuno y el tratamiento del dolor de oído es la regla de oro para evitar mayores complicaciones. Lo mismo se aplica al dolor de oído en el momento de masticar o tragar la comida, un médico cualificado puede identificar la razón exacta detrás de esta molestia del oído. En la mayoría de los casos, causa dolor de oído se puede remontar a la historia médica del paciente después de la exploración física adecuada.

Basándose en el resultado de diagnóstico de dolor de oído, el médico prescribirá medicamentos apropiados para el tratamiento de esta condición. Por ejemplo, si la faringitis estreptocócica es la causa principal de dolor de oídos, los antibióticos se recomiendan para el tratamiento de la infección de la garganta. Muchas veces, las respuestas positivas se observan con dolor de oídos remedio natural. Algunos de los remedios caseros eficaces para el alivio del dolor de oído son compresas calientes y aceite de ajo aplicando calor, el aceite de oliva o aceite vegetal para el oído afectado.

Precaución: Si el líquido o pus del oído se produce, se debe evitar poner el aceite y gotas para los oídos, ya que puede empeorar el problema del oído. Además, mientras se está acostado o durmiendo, asegúrese de que el lado del oído doloroso no mire hacia abajo.

En caso de que el dolor de oído es severo y no desaparece en dos o tres días después de la práctica de remedios caseros para el dolor de oídos, entonces siempre se recomienda buscar atención médica tan pronto como sea posible. Espero que les han dado un oído atento a lo que he explicado.

Aviso: Este artículo es para fines informativos solamente, y no debe ser utilizado como un reemplazo para el consejo médico experto.