El dolor del estómago y las náuseas


El dolor del estómago y las náuseas

Cuando el dolor del estómago viene acompañado de náuseas, la persona afectada no está en absoluto interesada en consumir alimentos. La persona siente como los vómitos y los dolores asociados no le permiten digerir los alimentos. Incluso, un dolor de estómago normal interfiere en el apetito, por lo tanto, cuando viene acompañado de náuseas, puede afectar seriamente el deseo de comer, lo que luego se refleja en la pérdida del peso.

Las causas

  • Las úlceras de estómago: Las úlceras de estómago, no són más que unas heridas abiertas, que se forman en el revestimiento del estómago o en el intestino delgado. Esta es una infección de las bacterias, que provoca un dolor de estómago y náuseas. Los síntomas, como los dolores abdominales, suelen empeorar por la noche.
  • La gastritis: Este es otro problema estomacal que puede hacer que una persona sienta náuseas. La gastritis es una condición que indica, que algo malo ha sucedido con el revestimiento del estómago (una capa de tejido situada en el estómago). El revestimiento del estómago libera sustancias para promover la digestión de los alimentos. Sin embargo, cuando el revestimiento del estómago se inflama, generalmente debido al consumo excesivo de alcohol, y es lo que se conoce como la gastritis. Cuando esto sucede, la digestión normal y la absorción de los nutrientes se desestabilizan y se experimentan frecuentes ataques de vómitos. Las personas diagnosticadas con la gastritis y otros problemas digestivos tales, como la gripe del estómago (la gastroenteritis viral), necesitan seguir una dieta saludable.
  • Las alergias a los alimentos: Los dolores estomacales y la sensación nauseabunda también se han atribuido a la alergia a los alimentos. Como todos sabemos, al comer los alimentos a las que usted es alérgico, se desencadena una amplia gama de síntomas. Algunos de estos síntomas se notan inmediatamente después de consumir los alimentos, mientras que otros se producen en un período posterior. Los alimentos alérgicos no són fáciles de digerir, por lo tanto, en el momento de la digestión, estos síntomas se reflejan en el paciente, que se queja de los dolores en el abdomen y de las náuseas. La intolerancia a la lactosa es uno de los tipos más comunes de alergia a los alimentos, en la que el cuerpo no acepta el consumo de los productos lácteos, tales como la leche y el yógur. Las picaduras en la piel y la dificultad para respirar y de tragar los alimentos, són algunos de los otros síntomas asociados con las alergias a los alimentos.
  • La pancreatitis: La pancreatitis es un término médico usado para describir una condición en la cual el páncreas se inflama. El páncreas es un órgano glandular, que se encuentra detrás del estómago y hace un trabajo importante en la producción de las enzimas que favorecen la digestión y la absorción de los alimentos. Un dolor de estómago, que se mueve gradualmente hacia el área de la espalda y es acompañado de náuseas y vómitos, es una de las quejas más comunes de las personas que sufren la pancreatitis. El consumo excesivo del alcohol, la formación de cálculos biliares y las enfermedades pulmonares, como la fibrosis quística, són algunos de los factores de riesgo de la pancreatitis.
  • Los cálculos biliares: La formación de los cálculos biliares en la vesícula biliar también puede provocar un dolor de estómago y las náuseas por la noche. La vesícula biliar  se encuentra cerca de la bilis del hígado y produce el jugo digestivo. Este líquido, que contiene el colesterol, es esencial para digerir correctamente los alimentos grasos. Durante algún tiempo, la inconsistencia en la bilis puede hacer que el colesterol se endurezca, lo que puede causar el desarrollo de cálculos biliares. Los cálculos biliares suelen causar la inflamación de la vesícula biliar y posteriormente, el dolor abdominal y las náuseas.
  • El estreñimiento: Si usted comienza a sentir el estreñimiento por la mañana, acompañado de una sensación nauseabunda, seguramente este le seguirá molestando durante todo el día. Puede ir acompañado de un dolor de estómago, que puede empeorar durante y después de cada comida. Los pacientes con estreñimiento no pueden vaciar completamente los intestinos, ya que la materia fecal es muy difícil de expulsar, lo que causa dolor mientras se mueve a través del colon.
  • La indigestión: En los tiempos actuales, que tienden a llevar un estilo de vida sedentario, ya que la mayoría de nosotros estamos “pegados” a nuestro trabajo y le hacemos caso omiso a nuestra salud. Nuestra inclinación hacia el ejercicio es menor y tenemos la tendencia de comer más. Este hábito de comer demasiado y hacer poco ejercicio, sin duda, causa la indigestión, la que normalmente se manifiesta en forma de dolores de estómago.
  • El síndrome del intestino inflamatorio (EII): El EII causa la inflamación de los intestinos, donde tiene lugar la digestión. El dolor de estómago, junto con la pérdida del apetito, es uno de los síntomas prominentes de IBD. Los casos graves del EII pueden conducir al desarrollo de las úlceras, que pueden sangrar y complicar las cosas. En tales casos, la persona ya no es capaz de ingerir alimentos oralmente y se administran líquidos y medicamentos por vía intravenosa para restaurar la salud.
  • Los cálculos renales: La formación de las piedras en el riñón también puede traer molestias en forma de dolores de estómago y náuseas. En general, las personas con los cálculos renales no se quejan de los síntomas y por lo general, las piedras que se forman són expulsadas fuera del cuerpo sin ningún tipo de tratamiento médico. Sin embargo, las piedras renales grandes, que tratan de obstruir el flujo de la orina causan un dolor repentino agudo, que no está limitado al estómago, pero también puede afectar a la espalda y la zona de la ingle. Aparte de las molestias que comienzan de repente, uno puede sentir náuseas.
  • Comer en exceso: Algunas personas experimentan un leve dolor de estómago y náuseas cada vez que comen. Normalmente, esto ocurre debido a comer en exceso. Las personas que tienen el hábito de comer en exceso, seguramente ván a experimentar estos problemas después de comer. Experimentar la sensación nauseabunda y los dolores de estómago después de comer, también puede provenir de la diverticulitis. La inflamación de los sacos (tejidos que sobresalen hacia el exterior de la pared del intestino grueso) se conoce como la diverticulitis. Con la edad, puede haber modificaciones en la estructura de la pared intestinal grande, que se manifiestan en forma de crecimientos de tejidos anormales (divertículos). La diverticulitis está normalmente marcada por un fuerte dolor abdominal y las náuseas, y está acompañada por un movimiento irregular del intestino.

Se deberá adoptar un plán de tratamiento en función de la condición del paciente. Por ejemplo, el tratamiento para el dolor de estómago incluye medicamentos, tales como los antibióticos, que són tomados por personas con un diagnóstico de la gastritis o IBD, con el fín de matar las bacterias responsables de causar dolores de estómago y náuseas. Uno de los mejores remedios para el dolor de estómago en caso de cálculos biliares, consiste en beber mucha agua para eliminarlos de forma natural. Los procedimientos quirúrgicos pueden ser utilizados para eliminar los cálculos biliares si el dolor es insoportable. En general, el mantenimiento de una dieta saludable, baja en grasas, es igualmente importante para superar estos problemas de estómago.

Artículos relacionados:

Dolor abdominal izquierdo en las mujeres

Dolor de estómago superior

Dolor de estómago superior después de comer

Dolor de la pared abdominal

Dolor de estómago nervioso

Dolor de estómago en el lado derecho

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *