Dieta dispepsia


Dieta dispepsia

La dispepsia es un término utilizado para la indigestión en la jerga médica. La dispepsia se debe a varios factores, pero fundamentalmente se relaciona con los hábitos de una persona en la alimentación y la bebida. Comer rápidamente, comer en exceso, consumir alimentos picantes, la cafeína, alcohol, bebidas gaseosas, chocolate, etc., y el consumo excesivo de tabaco y alcohol son las principales causas de la dispepsia. Las otras causas posibles de dispepsia incluyen la infección (infección bacteriana), gastritis, infecciones y úlceras pépticas. En la dispepsia, la persona experimenta dolor y malestar en el abdomen superior. Este problema de indigestión constante se produce cuando el ácido del estómago entra en contacto con la mucosa que es el revestimiento de protección del sistema digestivo. El ácido del estómago tiende a romper este revestimiento de las paredes y causa la inflamación y la irritación,  desencadenando  los síntomas de indigestión. Cuando el dolor y el malestar permanecen durante más tiempo se llama trastorno crónico y se le conoce como la dispepsia funcional. Antes de prescribir cualquier medicamento, la persona que sufre de esta enfermedad se le aconseja seguir una dieta  para dispepsia. La dieta consiste principalmente en cambiar o eliminar algunos alimentos junto con pequeños cambios en el estilo de vida.

La dieta funcional también se llama dieta para dispepsia no ulcerosa. Esta dieta es similar a la dieta para úlcera péptica donde el foco principal sigue siendo el consumo de alimentos que son ligeros y de fácil digestión. En esta sección del artículo, vamos a hablar de los alimentos que se pueden comer y alimentos que hay que evitar.

Alimentos que puede comer

Etapa 1 – Los primeros días (2-3 días) de la dieta se requiere que la persona permanezca en la dieta de verduras y jugos de frutas. En esta etapa inicial, el jugo de frutas frescas o jugo de verduras se debe consumir cada dos horas. El zumo de verduras se puede diluir con agua, si la concentración parece ser demasiado fuerte. La ingesta frecuente de agua caliente también se sugiere en esta etapa.

Etapa 2 – Después de estar en la dieta líquida durante un par de días, se cambia a la dieta “todas las frutas”   durante 3-4 días. La dieta “todas las frutas”, consiste en comer frutas frescas y jugosas como naranjas, manzanas, peras, etc. Evite las frutas en conserva ya que el valor nutricional es mucho menor que el de las frutas frescas. Coma cualquiera de las frutas frescas tres veces al día.

Etapa 3 – En la tercera etapa, es posible cambiar a la dieta que se puede llamar la dieta normal o una dieta bien balanceada. Esta etapa consiste en comer tres comidas adecuadas en un día. Eche un vistazo a lo que esas tres comidas incluyen:

  • Desayuno – El desayuno debe consistir en un vaso de leche sin azúcar. Si te gusta endulzar la leche, agregar un poco de miel en lugar de azúcar. Aparte de la leche,  comer algo de fruta fresca.
  • Almuerzo – La comida de mediodía debe constar de dos o tres tortillas de trigo integral, una porción de verduras al vapor y un tazón de yogur o un vaso de suero de leche.
  • Cena – La última comida del día debe consistir en brotes de soja, ensalada de verduras con aderezo o sólo con aderezo de jugo de limón, una pequeña porción de queso cottage y un vaso de suero de leche.

Además de estas tres comidas al día, se puede tomar un vaso de agua de coco o jugo de zanahoria en la noche. Como merienda antes de acostarse, una manzana o un vaso de leche también están permitidos.

Los alimentos que se deben evitar

Los alimentos que se deben evitar incluyen, básicamente, los alimentos picantes, encurtidos, vinagre, alimentos refinados, patatas, legumbres, queso,  conservas, mermelada, carnes muy condimentadas y el arroz. La mostaza, pimienta y otros condimentos tales también deben ser evitados. Además de estos alimentos, la ingesta de té fuerte, café, tabaco y alcohol también deben evitarse por completo para la dieta mencionada para que sea eficaz en el tratamiento de la condición.

Como te habrás dado cuenta, se debe solo comer comida ligera y fácil de digerir y vivir un estilo de vida saludable, evitar la cafeína, el tabaco y el alcohol. También hay que tratar de conseguir por lo menos 7-8 horas de sueño. El mantenimiento de una buena salud digestiva es la clave en el tratamiento de la dispepsia. Así que, póngase en una dieta saludable y usted se librara de este malestar pronto. Tenga cuidado.

Artículos relacionados:

El tratamiento contra el virus estomacal.

La gripe intestinal

La dieta para la gastroenteritis

¿Es la gripe de estómago contagiosa?

Bicarbonato de sodio para la indigestión

Indigestión severa

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *