Dímero-D en el embarazo


Dímero-D en el embarazo

La sangre es un fluido corporal que se oxigena por los pulmones, se bombea por el corazón y se entrega a diversas partes del cuerpo a través de los vasos sanguíneos. La sangre está compuesta de glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas y plasma. La sangre no sólo actúa como un transportador de oxígeno vital y los nutrientes esenciales, sino que también está implicada en varios procesos vitales del cuerpo. La coagulación de la sangre es un mecanismo de protección que el cuerpo emplea para la curación de heridas y la prevención de la pérdida de sangre severa. Además de las plaquetas, una proteína llamada fibrina juega un papel importante en la coagulación de la sangre. El proceso de coagulación de la sangre implica la conversión de fibrinógeno, una proteína que se encuentra en el plasma sanguíneo, en una proteína insoluble llamada fibrina. La fibrina forma una malla de filamentos para crear un coágulo de sangre en el sitio de la lesión. Al mismo tiempo, el cuerpo emplea otro mecanismo (iniciado por una enzima, la trombina) para evitar que los coágulos de sangre se vuelvan demasiado grandes. Durante el proceso de degeneración de coágulos de sangre por una proteína llamada plasmina los fragmentos entrecruzados D de proteína fibrinógeno se encuentran en la sangre. El dímero-D es un término médico que se utiliza para describir estos fragmentos de proteínas. Así, los niveles elevados del dímero-D en la sangre son básicamente indicativos de actividad de la trombina. En este artículo vamos a tratar de averiguar las posibles razones de los cambios en los niveles del dímero-D en el embarazo.

Concentraciones normales de dímero-D en el embarazo

Como se mencionó anteriormente, el dímero-D es básicamente un producto de degradación de la fibrina. Siempre, que un coágulo de sangre se forma en el cuerpo, la trombina activa el sistema fibrinolítico, con lo que se produce la disolución del coágulo de sangre. Esta es la razón por la cual los médicos suelen ordenar el examen de sangre del dímero-D cada vez que un paciente parezca estar mostrando los síntomas de los trastornos de coagulación de la sangre como trombosis venosa profunda, embolismo arterial o incluso un derrame cerebral. A pesar de que el dímero-D puede obtener unos niveles elevados debido a la inflamación, infección o lesiones vasculares, los cambios en la concentración del dímero-D no son infrecuentes durante el embarazo. Esto es debido a los diversos cambios fisiológicos que tienen lugar durante el embarazo.

El feto recibe los nutrientes de la sangre de la madre y el corazón trabaja más para satisfacer las demandas. El aumento en el volumen circulante de la sangre aumenta el riesgo de hemorragia y la formación de coágulos de la sangre. Las condiciones tales como hipertensión gestacional, preeclampsia y problemas en la placenta durante el embarazo también pueden causar cambios en el sistema de coagulación, por lo que los niveles del dímero-D pueden ser mayores que el rango del dímero-D normal de 0,50 mg / l. También se puede pedir el examen del dímero-D cuando en el tromboembolismo venoso (TEV) hay una sospecha clínica durante el curso del embarazo.

¿Cuando es necesaria la prueba de dímero-D en la sangre?

Como se mencionó anteriormente, la prueba de dímero-D puede ayudar en la detección de los trastornos asociados con el sistema de coagulación del cuerpo. La enfermedad tromboembólica venosa, que se refiere a la formación de coágulos de sangre en las venas, es una condición que puede afectar a mujeres embarazadas. La trombosis venosa profunda es otra condición médica grave que se asocia con el desarrollo de coágulos de sangre en las venas profundas ubicadas en las piernas. La hinchazón en las piernas, dolor en las piernas y dolor en la pierna afectada son algunos de los síntomas de la trombosis venosa profunda. Los coágulos de sangre también pueden quedar atascados en las arterias. La embolia pulmonar es otra afección potencialmente mortal en la que un coágulo de sangre se aloja en las arterias que suministran sangre a los pulmones. Mientras que algunas mujeres pueden estar genéticamente predispuestas a esta enfermedad, las mujeres que son obesas o sufren de mala circulación sanguínea en las venas también corren un mayor riesgo de desarrollar trastornos de la coagulación de sangre durante el embarazo.

Los riesgos relacionados con el embarazo también son grandes si las mujeres están en la edad de 30 o 40 años. Los trastornos de coagulación de sangre pueden representar serios riesgos para la madre y el bebé, y es por eso que hay una gran necesidad de diagnosticar y tratar estos en una etapa temprana. Cuando los médicos consideran que el paciente presenta síntomas de estos trastornos, es cuando se puede ordenar la prueba del dímero-D. Sin embargo, esta prueba no debe ser el único factor determinante en el caso de las mujeres embarazadas. Los cambios en el dímero-D se observan a menudo en los embarazos normales y por lo tanto, los médicos pueden realizar otras pruebas diagnósticas para confirmar el diagnóstico. Una variedad de pruebas de laboratorio que se encuentran en el examen de coagulación incluyen el tiempo de trombina, tiempo de protrombina (TP), fibrinógeno, tiempo de tromboplastina parcial activado, recuento de plaquetas y pruebas específicas de factores de coagulación. Estas pruebas son útiles herramientas de diagnóstico cuando se trata de la detección de problemas hematológicos.

En una nota final, un aumento en los niveles del dímero-D durante el embarazo es normal, y los niveles elevados del dímero-D no pueden ser tomados como una prueba concluyente de los trastornos de la coagulación sanguínea. Dado que las fluctuaciones en los niveles del dímero-D se observan con frecuencia durante el embarazo, los expertos médicos creen que la prueba del dímero-D por sí sola no puede ayudar en la detección de condiciones trombóticas. Los expertos creen que la investigación debe llevarse a cabo con el fin de determinar los nuevos umbrales para el diagnóstico del dímero-D con el fin de detectar trastornos de coagulación sanguínea durante el embarazo.

Loading...

Artículos relacionados:

La amenorrea y el embarazo

El sangrado en la semana 40 del embarazo

La presión arterial baja durante el embarazo

El síndrome de la banda amniótica

Los calambres durante el embarazo temprano

Picazón durante el embarazo

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *