La dificultad para respirar profundamente.


La dificultad para respirar profundamente.

La dificultad para respirar o la disnea, puede ser causada por varios factores, muchos de los cuales requieren la atención médica inmediata. Los problemas respiratorios pueden variar de una persona a otra. Algunas personas pueden tener dificultad para respirar después de comer, mientras que algunas pueden tener dificultades en la respiración profunda. Por lo tanto, es difícil de definir la dificultad para respirar. Si a menudo experimentan dificultades para respirar profundamente, entonces usted debe consultar con su médico para averiguar la causa exacta.

La dificultad respiratoria

Los que tienen alergia a las setas, pueden tener dificultades para respirar profundamente después de entrar en contacto con las mismas. Los que tienen asma, pueden experimentar un empeoramiento de los síntomas, debido a la exposición al moho. Después de entrar en los pulmones, las esporas de moho pueden bloquear las vías respiratorias. La inflamación y la constricción de las vías respiratorias producen la obstrucción del aire. La persona puede toser continuamente y puede tener dolor en el pecho al respirar profundamente. La situación empeora durante la noche y la persona puede despertarse con frecuencia. La falta de aliento puede dar lugar a los trastornos del sueño. La sinusitis puede causar la dificultad para respirar por la noche.

Las infecciones del tracto respiratorio, la congestión nasal, la falta de oxígeno en el cerebro debida a las alturas elevadas, la obstrucción en la boca o de garganta, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, neumonía, ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca congestiva, cardiopatías o enfermedades, embolia pulmonar (coágulo de sangre en los pulmones), hernia hiatal, lesiones en el cuello, la constricción de la tráquea, intoxicación por monóxido de carbono, inhalación de humo, hipertensión pulmonar, músculos del sistema respiratorio débiles, etc, pueden causar la dificultad en la respiración profunda. Ciertas enfermedades, como la enfermedad de Parkinson, pueden causar asfixia por los alimentos. Al descubrir la causa exacta, es necesario determinar el tratamiento.

Si se produce una grán cantidad de polvo en la atmósfera que nos rodea, usted puede experimentar la dificultad para respirar por la nariz. La falta de ejercicio y la obesidad, pueden causar la dificultad respiratoria. Uno puede tener dificultades para respirar durante un ataque de pánico, mientras escala por las montañas, o al realizar los ejercicios extenuantes. El reflujo ácido, flatulencia, alergia o intoxicación por los alimentos, pueden ser la razón de los problemas respiratorios experimentados después de comer.

Si usted experimenta un dolor de la espalda al respirar profundamente, es necesario comprobar si se debe a los músculos privados de oxígeno en el diafragma, a la espondiloartritis (la enfermedad inflamatoria crónica, que afecta a las articulaciones de la columna vertebral y el tronco del cuerpo) o se debe a las complicaciones derivadas del bloqueo de los nervios interescalénico trás una cirugía del hombro.

La mayoría de las mujeres desarrollan la anemia durante el embarazo, que puede causar la dificultad para respirar. Los síntomas leves, se consideran los síntomas normales, pero los severos necesitan los medicamentos sistemáticos. La presión creciente del útero sobre el diafragma, resultando por la expansión limitada de los pulmones, puede ser la causa de la dificultad para respirar durante el embarazo. El aumento del nivel de progesterona durante el embarazo también es responsable de la falta de aire.

Los síntomas de la dificultad respiratoria

  • Sibilancias
  • Respiración superficial
  • Dificultad para respirar profundamente
  • Opresión en el pecho y la dificultad para respirar
  • Jadeos o la falta de aire, los pulmones tienen que trabajar más
  • Dolor del pecho
  • Dolor que se irradia por todo el abdomen, el pecho y la espalda
  • Congestión nasal, secreción nasal, estornudos, tós, picor de la garganta, ojos llorosos o con picores

Los remedios caseros simples, como mantener la cabeza elevada, pueden ayudar a aliviar la dificultad para respirar debido al frío o a la sinusitis. Consumir comidas ligeras, dejar de fumar, evitar el alcohol, puede impedir que la situación se agrave. Si se notan los síntomas como los mareos, la confusión, un color azulado en la cara, el pecho o las manos y si la persona es incapaz de hablar o de sentarse, entonces se debe acudir a un médico inmediatamente. Un ataque cardiaco inminente, puede causar la falta de aliento, la sudoración excesiva, las náuseas, los vómitos y el dolor del pecho. Todas estas situaciones de emergencia, deben tratarse con precaución y con prontitud. La dificultad para respirar profundamente, nunca debe dejarse de un lado y el tratamiento no se debe retrasar.

Artículos relacionados:

Síntomas de sibilancias

Los síntomas de la dificultad para respirar

El silbido en el pecho

Problemas de la respiración corta

La dificultad para respirar después de comer

Paro respiratorio

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *