Debilidad muscular


Debilidad muscular

Uno experimenta debilidad muscular cuando los nervios que estimulan el movimiento del músculo del cuerpo no funcionan correctamente. Esta inmovilidad de los músculos no les permite contraerse o relajarse. La debilidad muscular puede ser identificada a través de un diagnóstico adecuado de la fuerza del cuerpo. Algunos tipos de debilidad muscular incluyen la fatiga muscular, síndrome de fatiga crónica y debilidad muscular proximal. Hay otro tipo de debilidad muscular, incluyendo la debilidad muscular central, debilidad percibida y periférica. Cuando una persona tiene que poner un esfuerzo excesivo en una determinada tarea, él o ella siente una sensación en los músculos del cuerpo. Esto se conoce como debilidad percibida de los músculos. La debilidad muscular central se refiere a la debilidad completa del músculo del cuerpo, mientras que la debilidad periférica se refiere a la debilidad muscular en una parte específica del cuerpo.

Causas
La debilidad muscular se produce generalmente debido a traumas, trastornos del sueño, depresión, enfermedades neuromusculares y cardíacas así como enfermedades renales. En el caso de los adultos, ciertos medicamentos, trastornos neurológicos, dolor muscular, calambres musculares, hipertiroidismo, accidente cerebrovascular, diabetes y consumo excesivo de alcohol pueden causar la debilidad muscular. Algunos otros factores que la causan son:

  • Cantidad de ejercicio excesiva
  • Pérdida de líquido
  • Desequilibrio de electrolitos
  • Trastornos del sistema nervioso
  • Distrofia muscular
  • Enfermedades metabólicas
  • Enfermedades de la tiroides
  • Trastornos nerviosos
  • Deficiencia de vitamina D
  • Parálisis cerebral
  • Diarrea
  • Anemia
  • Hipertiroidismo (polimiositis) o inflamación de los músculos
  • Desnutrición

Signos y síntomas
La debilidad muscular se refiere a la incapacidad del músculo para realizar una tarea o la dificultad en los movimientos, como levantarse de una silla o incapacidad para caminar. Los síntomas incluyen:

  • Fatiga
  • Entumecimiento en los músculos
  • Incapacidad para levantar los brazos y piernas
  • Incapacidad para realizar actividades físicas
  • Modorra
  • Cansancio prolongado
  • Somnolencia
  • Malestar
  • Letargo
  • Bostezo excesivo

Diagnóstico
El diagnóstico de la debilidad muscular, por lo general, incluye análisis de sangre, electromiografía, resonancia magnética, tomografía computarizada después de una evaluación completa de sus síntomas.

Tratamiento
La debilidad muscular no es un trastorno grave, se puede obtener un alivio de esta condición. Las siguientes medidas pueden ayudarle en el tratamiento de la misma.

Hacer ejercicios
Hacer ejercicios de forma regular ayuda a aumentar la resistencia y el apetito. Los ejercicios, como aeróbicos, estiramiento de los músculos, meditación y el yoga juegan un papel vital en mantenerse sano y en forma para luchar contra todo tipo de dolencias. Sin embargo, antes de hacer cualquier ejercicio, es bueno seguir los consejos de un fisioterapeuta.

Tomar un descanso
El esfuerzo excesivo puede causar la debilidad muscular. Por lo tanto, entre sus actividades diarias, cuando usted se siente cansado, tome un descanso. Duerma al menos siete horas diariamente. Tome un descanso después de las comidas pesadas, pero debe tener un intervalo de tiempo entre las comidas y el sueño.

Beber suficiente agua
Beber grandes cantidades de agua sobre una base regular le mantiene hidratado. También ayuda a la digestión y ayuda a mantener la salud digestiva.

Reducir el estrés
Las técnicas de relajación como la visualización y la meditación pueden reducir el estrés, que a menudo es una causa de la debilidad muscular.

Nutrirse adecuadamente
Una dieta equilibrada juega un papel importante en la reducción de la debilidad muscular. Lo mejor es evitar los alimento grasosos y fritos. Además, los alimentos ricos en carbohidratos como frutas, verduras, cereales y granos juegan un papel vital para mantenerse en forma y saludable.

El tratamiento de la debilidad de los músculos depende de su severidad y su tipo. Algunas terapias físicas como la terapia manual, movimientos y ejercicios de fortalecimiento muscular previenen la contracción de los músculos y ayudan en la retención de la fuerza física de los músculos del cuerpo.

Loading...

Artículos relacionados:

Los movimientos musculares involuntarios.

Debilidad muscular en las piernas

Fatiga muscular

Las causas de la fatiga muscular

Los síntomas de fatiga muscular

El músculo de los bíceps desgarrado

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *