Las complicaciones de la neumonía: líquido en los pulmones.


Las complicaciones de la neumonía: líquido en los pulmones.

La neumonía es un problema de la salud, durante el cual uno o ambos pulmones se infectan, ya sea por un virus, una bacteria o por un hongo. Cuando una persona contrae esta infección, las vías respiratorias y los sacos aéreos de los pulmones (conocidos como los alvéolos) se inflaman y se llenan de líquido. Como resultado, los pulmones son incapaces de funcionar correctamente, por lo que al oxígeno le es difícil entrar en los pulmones profundamente. Esto puede provocar consecuencias graves por la deficiencia de oxígeno en la sangre. Se observa, que las personas cuyo sistema inmunológico está débil, por ejemplo, los que están por encima de la edad de los sesenta y cinco años, que fuman o beben en exceso, que sufren de las enfermedades, como el cáncer o el VIH / SIDA, son mucho más propensos a contraer la neumonía en comparación con otros individuos sanos. Para entender mejor esta condición de la salud, a continuación, damos a conocer los síntomas y las causas explicadas en detalle, seguido por las opciones de tratamiento para el mismo.

Causas

  • Una persona puede contraer neumonía bacteriana, si se infecta por las bacterias presentes en el medio ambiente, como Streptococcus pneumoniaeStaphylococcus aureusHaemophilus influenzae y Klebsiella pneumoniae
  • Otra causa es cuando una persona respira el aire infectado por los organismos como la Legionella pneumophila, la que está presente en el medio ambiente y puede provocar la “enfermedad del legionario”
  • Ciertos virus, como los adenovirus, los rinovirus, la influenza (la gripe), los virus sincitial respiratorios (VSR), el pueden causar la neumonía viral.
  • La inhalación de algunas sustancias como el humo o ciertos productos químicos peligrosos.
  • Las infecciones por los hongos, como la histoplasmosis, blastomicosis, coccidioidomicosis, criptococosis y aspergilosis, pueden conducir a la neumonía.

Por lo general se observa, que los diversos microorganismos ya están presentes en el cuerpo, antes de que una persona realmente caiga enferma. Sin embargo, se producen muchos casos de infección “de una persona a otra”, cuando se inhalan las partículas presentes en el aire a través de la tós o los estornudos de la gente enferma.

Síntomas

  • Una tós persistente, que es seca al principio, pero más tarde se experimenta con flema maloliente de color amarillo o verde.
  • Un dolor en el pecho.
  • Otros síntomas en los adultos, incluyen la fiebre, la sudoración, la disnea.
  • Las personas mayores de sesenta años, pueden experimentar la confusión y la dificultad con el equilibrio.
  • Los síntomas de fluido en los pulmones, también conocido como el derrame pleural, acompañado de la dificultad en la respiración, se observa en los pacientes si su estado es muy deteriorado.
  • Si la infección se ha propagado por la sangre a otras partes del cuerpo, y la misma sangre está infectada, al paciente se le diagnostica la septicemia.

Tratamiento

Para el diagnóstico de la neumonía, el médico examina al paciente sus signos y su síntomas. El uso del estetoscopio ayuda para comprobar los sonidos de la respiración, se comprueba la cantidad de oxígeno en la sangre, a través de un dispositivo. Se puede recomendar una radiografía para encontrar la ubicación exacta de la infección, así como el nivel de su gravedad. A veces también, se envían al laboratorio las muestras de la flema o de la sangre para un diagnóstico. Todas estas pruebas se realizan para determinar, qué microorganismo ha causado la neumonía, por lo que se puede llevar a cabo el tratamiento de la misma.

Para el tratamiento de la neumonía se administran los antibióticos. Si la condición del paciente es muy grave, se le administrarán los antibióticos intravenosos del suero por goteo. Los pacientes que se enfrentan a los problemas respiratorios graves, se conectan a la ventilación artificial. Por lo general, después de tomar los antibióticos, las personas se recuperan en una semana, pero a veces, el tiempo de recuperación puede prolongarse hasta dos meses, si la infección es grave o si el sistema inmunológico es muy débil. Junto con el tratamiento, el reposo absoluto en la cama y el aumento del consumo de los líquidos es recomendable. Si el dolor en el pecho es insoportable, se puede tomar paracetamol para minimizarlo, pero sólo después de consultar con el médico.

El fluido en los pulmones, además de ser causado por la neumonía, puede provocsr un edema pulmonar cardíaco, también conocido como la insuficiencia cardiaca congestiva. Esto ocurre, cuando el ventrículo izquierdo del corazón no es capaz de bombear sangre suficiente, la cual se obtiene de los pulmones, resultando en un aumento de la presión en la aurícula izquierda, las venas pulmonares y los capilares. Por lo tanto, el fluido en los pulmones y las enfermedades del corazón, tales como la insuficiencia cardíaca congestiva, están relacionados entre sí. El líquido en los pulmones después de la cirugía cardíaca, especialmente la que implica la sustitución de la válvula, es un suceso demasiado común y no se considera nada serio. Además de la neumonía, existen muchas otras causas de los pulmones llenos de fluidos. Se debe realizar el tratamiento oportuno de los mismos, o la situación puede llegar a ser mortal.

 

Artículos relacionados:

¿Qué es la Streptococcus pneumoniae?

¿Cuándo la neumonía es contagiosa?

¿Por cuánto tiempo es la neumonía contagiosa?

Neumonía Vs neumonitis.

¿Cómo se contrae la neumonía?

Causas de la neumonía

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *